miércoles, 21 febrero, 2024
InicioDeportesSangrienta pelea en la Liga Americana de Hockey sobre hielo: de las...

Sangrienta pelea en la Liga Americana de Hockey sobre hielo: de las piñas salvajes al insólito abrazo

Aunque parezca raro, la escena que vamos a describir no forma parte de la UFC ni de unas nuevas artes marciales alternativas sobre hielo. Todo transcurre en la Liga Americana de Hockey (AHL), en un partido entre los Belleville Senators y los Manitoba Moose. Corrían doce minutos con catorce segundos del segundo período cuando Boko Ibama y Tiyrel Bauer se sacaron los guantes y se empezaron a pegar. Eso sí, todo transcurrió dentro de los límites del reglamento. Si no lo cree, mire.

Fueron 30 segundos a puro vértigo. Piñas que iban y venían. Imana, de los Belleville perdió el casco, pero fue muy certero y conectó un puñetazo directo al rostro de Bauer. Incluso, el de los Manitoba Moose, a pesar de haber contado con la protección sobre su cabeza fue el que se llevó la peor parte: uno de los golpes de su rival dio en su ceja y terminó con toda la cara ensangrentada.

Pasado el momento de lucha, quedó claro que los jugadores se habían sacado las ganas, y se dieron la mano para seguir con el juego.

Es cierto que nadie se acordará del partido, pero los Belleville ganaron 3-1 y se fueron celebrando. Eso sí, podría decirse que la velada boxística la ganó el jugador de los canadienses, Manitoba Moose.

Por qué en el hockey sobre hielo se permiten las peleas

Parece un código barrial. «Déjenlos que se peguen». O, «que se saquen las ganas». Y, algo de eso hay. Ocurre en las ligas de los Estados Unidos y Canadá. Los árbitros permiten que los jugadores «se agarren a piñas», para que los conflictos no se agranden en los partidos.

Esta situación está prohibida en los Juegos Olímpicos.

Por otro lado, los jugadores deben dejar sus palos y sus guantes antes de comenzar una pelea. Y tanto los árbitros como sus compañeros pueden separar si la cosa pasa a mayores. También eso puede provocar que escale el conflicto y que no haya manera de pararlo.

Los árbitros siguen de cerca la pelea y, una vez terminada la riña, los jugadores pueden ser sancionados.

El que inició el pleito seguramente se lleve la peor parte y pase algunos minutos en el vestuario.

Más Noticias