jueves, 22 febrero, 2024
InicioSociedadQué pasaría si la Tierra dejara de girar?

Qué pasaría si la Tierra dejara de girar?

Si la rotación de la Tierra se detuviera, todo lo que está en su superficie saldría disparado hacia el Este a cientos de kilómetros por hora, un solo día duraría medio año, y los ritmos circadianos biológicos se verían totalmente alterados, afectando a todas las especies del planeta. Solo ocurriría si chocáramos con un gran asteroide u otro planeta.

La rotación de la Tierra es un fenómeno que pasa casi desapercibido en nuestra vida cotidiana, pero ¿qué ocurriría si nuestro planeta se detuviera en seco? O peor aún, ¿qué pasaría si girara en sentido contrario?

La Tierra gira a una velocidad de unos 1.670 km/h, pero esta rotación es muy importante para nuestra existencia. De hecho, probablemente no estaríamos aquí si la Tierra fuera un planeta estacionario.

Si la Tierra se detuviera de repente, sería enormemente catastrófico para gran parte de la superficie del planeta. Aunque no lo sintamos, todos nos movemos junto con el planeta mientras gira; en el ecuador, esto equivale a unos 1.600 km/h.

Si parara…

Si el planeta se detuviese de golpe, todo lo que está sobre la Tierra saldría disparado hacia el Este: personas, casas, árboles, rocas serían lanzados de lado a cientos de kilómetros por hora, menos lo que está en los polos. En las secuelas, vientos de alta velocidad, que todavía giran casi tan rápido como el planeta, barrerían la superficie.

Si la desaceleración ocurriera más gradualmente, los efectos serían igualmente dramáticos, pero se desarrollarían a lo largo de un período de tiempo más largo.

Lo primero que podríamos notar es que el Sol ya no viaja por el cielo a lo largo del día. El movimiento aparente del Sol se debe a la rotación de la Tierra, así que, si el planeta fuera estacionario, haría que un solo día durara medio año (aunque podríamos disfrutar de unos atardeceres muy largos).

Sin los días de 24 horas a los que estamos acostumbrados, los ritmos circadianos biológicos se verían totalmente alterados. Los procesos celulares rítmicos que le dicen a nuestro cuerpo cuándo dormir y cuándo despertar dependen en parte de los cambios regulares de luz solar para funcionar.

Muchas criaturas de la Tierra, desde las abejas hasta los árboles, dependen de los ritmos circadianos para llevar a cabo sus vidas. Cambiar estos ciclos podría alterar los patrones de comportamiento normales.

Sin rotación, los días en la Tierra duratían seis meses. Generador de imágenes de la IA de BING para T21/Prensa Ibérica, desarrollada con tecnología de DALL·E.

Atmósfera alterada

Los patrones atmosféricos de la Tierra también están vinculados a la rotación del planeta. Si el planeta dejara de girar, cambiaría enormemente la forma en que se mueven las corrientes de aire (una vez que los vientos de 1.600 km/h hubieran disminuido).

Los patrones de viento que vemos hoy en día juegan un papel importante en la conducción de la lluvia y las temperaturas alrededor del mundo. Cualquier cambio en las corrientes de aire podría provocar que los desiertos florecieran donde ahora hay bosques, por ejemplo, o que la tundra congelada se convirtiera en un lugar habitable.

Ya estamos viendo algo similar, aunque a una escala mucho menor, a medida que el cambio climático altera los patrones meteorológicos globales. Los resultados podrían ser catastróficos para los organismos que dependen de entornos específicos.

¿Y si girara en sentido contrario?

Pero ¿qué pasaría si la Tierra empezara a girar en sentido contrario? Esto también tendría consecuencias importantes para el clima y la vida.

Los vientos predominantes cambiarían de dirección, lo que afectaría a las corrientes oceánicas y a la distribución de las precipitaciones. Los continentes se moverían lentamente hacia nuevas latitudes, lo que alteraría sus temperaturas medias.

Los ciclos de día y noche se invertirían, lo que confundiría a los organismos que se guían por el Sol. Y, por supuesto, el Sol saldría por el oeste y se pondría por el este, lo que sería muy extraño para nosotros.

¿Qué haría falta?

Para que la Tierra dejara de girar o girara en sentido contrario, haría falta una fuerza externa muy grande que pudiera alterar su momento angular. El momento angular es una cantidad física que mide la cantidad de rotación de un cuerpo y se conserva a menos que haya un par externo que lo cambie.

En el caso de la Tierra, prácticamente no existe ninguna fuerza externa lo suficientemente grande como para detener su rotación. Incluso las fuerzas de marea ejercidas por la Luna y el Sol, que tienen un efecto de frenado mínimo, no son suficientes para detener significativamente la rotación de la Tierra en escalas de tiempo humanas.

Colisión planetaria

Una posible causa de que la Tierra dejara de girar o girara en sentido contrario sería una colisión con un objeto masivo, como un asteroide o un planeta.

Sin embargo, esto también tendría consecuencias catastróficas para la vida en la Tierra, ya que provocaría enormes terremotos, tsunamis, erupciones volcánicas y cambios climáticos.

Además, la probabilidad de que ocurra un evento así es muy baja, ya que la mayoría de los objetos que podrían impactar con la Tierra son desviados por su campo gravitatorio o por el de otros cuerpos del sistema solar.

Más Noticias