viernes, 12 julio, 2024
InicioDeportesLos Pumas y mucho más que un partido por el tercer puesto:...

Los Pumas y mucho más que un partido por el tercer puesto: por qué frente a Inglaterra se define un legado

La vida adulta supone un registro del tiempo en algunos casos distorsionados. Decir 2007 en 2023 puede significar un lapso corto en medio de una vida, pero entre las dos fechas hay nada menos que 16 años. De los 33 jugadores que conforman Los Pumas en Francia 2023, pocos tienen un recuerdo vívido de la primera medalla que se colgó la Selección, cuatro Mundiales atrás.

En el cuerpo entrenadores, dos de los ayudantes de Michael Cheika saben de que se trata. Felipe Contepomi y Juan Martín Fernández Lobbe fueron parte del plantel que marcó un hito en el rugby argentino. Los Pumas lograron en 2007, acá en Francia, subirse al podio, detrás de Sudáfrica e Inglaterra.

“Trato de ser cuidadoso y no ser auto referencial cuando hablo con los jugadores. Está bueno vivir esas experiencias e ir descubriéndolas. La sensación de ganar y perder es totalmente diferente. Lo que me deja tranquilo respecto al foco es que lo que este equipo quiere conseguir es mucho más que un resultado”, indicó Corcho Fernández Lobbe, el único presente en las tres instancias por el podio: las dos primeras como jugador y la del viernes como entrenador.

Festejos por el tercer puesto, a la derecha de la imagen, Corcho Fernández Lobbe, actual entrenador. Foto AFPFestejos por el tercer puesto, a la derecha de la imagen, Corcho Fernández Lobbe, actual entrenador. Foto AFPLos entrenadores saben de qué se trata colgarse una medalla y cómo se dispara la popularidad. Pero sobre todo dónde queda la marca: el techo de Los Pumas es el tercer puesto alcanzado en una sola oportunidad. La siguiente chance, la del 2015 quedó trunca. En el Mundial de Inglaterra -en cuya final Nueva Zelanda venció a Australia-, Sudáfrica le puso un freno a la Argentina, que terminó cuarta.

De aquel cuarto puesto de hace ocho años, había nueve jugadores entre los 23 que tendrán revancha el viernes. La cuenta se va a 12 si además se cuentan a los que quedaron afuera de ese partido -y además se incluye a Pablo Matera- y forman parte del grupo en este Mundial.

El fuego interno alimenta en la previa del partido el objetivo. Los más grandes buscan la medalla que no consiguieron en 2015. Contagian a los más chicos y saben exactamente lo qué significa el concepto que se repite desde la derrota con Nueva Zelanda: “Queda un partido y no da lo mismo terminar el Mundial con un triunfo o una derrota”.

En rigor la revancha se multiplica e involucra al grupo entero, ya que el rival será Inglaterra el verdugo de Marsella que en la primera fecha del Mundial, a puro drop, desdibujó el presente de Los Pumas que habían llegado para hacer el mejor torneo de la historia.

Try de Los Pumas ante Sudafrica en el partido por el tercer puesto en el Mundial de 2015. En la imagen se puede ver a Lavanini y Sánchez, ambos en el actual plantel Foto: Lucia Merle, enviada especial. Try de Los Pumas ante Sudafrica en el partido por el tercer puesto en el Mundial de 2015. En la imagen se puede ver a Lavanini y Sánchez, ambos en el actual plantel Foto: Lucia Merle, enviada especial. Con los componentes históricos, con un mojón inmediato en este Mundial y otros repartidos en ediciones pasadas, Los Pumas tienen los argumentos ideales para que el partido “que nadie quiere jugar” tenga un incentivo fundamental: los jugadores serán los protagonistas de un encuentro en el que no tienen nada para perder y mucho festejar en caso de un triunfo.

“No me gusta comparar. Son distintos planteles, eran otras épocas. Para mí, Los Pumas son los del momento, queremos escribir nuestra historia. El ‘99, 2007, 2015, son capítulos dentro de la rica historia, quizás capítulos más lindos de leer. Son momentos históricos, ojalá que pasen más frecuentemente. El valor es la oportunidad es la oportunidad que tenemos”, distinguió Contepomi, para evitar comparaciones con el pasado.

Esa historia, sobre todo la de los primeros capítulos que señala el ayudante de Cheika, se escribió cuando al menos un tercio del plantel actual nacía o empezaba el jardín de infantes. Pedro Rubiolo, el tercera línea que le tocó entrenar algunos minutos, nació en la última quincena de 2002, cinco años después del boom de 1999 que llevó a Los Pumas a jugar como locales en la cancha de River.

El final es en dónde partí

Por vivencias personales, por el relato épico que escuchan los que no estuvieron, el partido ante Inglaterra ya se palpita. El rival, está dicho, es conocido. Será el mismo que seis partidos atrás, humilló a Los Pumas, que no tuvieron reacción ni “plan de juego”.

Una escena del primer partido de Los Pumas ante Inglaterra en Marsella. Fotos Emmanuel Fernández/ enviado especial Una escena del primer partido de Los Pumas ante Inglaterra en Marsella. Fotos Emmanuel Fernández/ enviado especial “Vimos (en otros juegos) a Inglaterra y ellos evolucionaron desde el primer partido, pero nosotros también. Le van a meter más al scrum en la semana porque se les fue ahí (el partido contra Sudáfrica). Para nosotros también, porque hubo varios penales nuestros en el scrum. Va a haber un lindo duelo, una linda batalla ahí”, pronosticó el lunes Joel Sclavi, que tenía 13 años cuando Los Pumas consiguieron el tercer puesto histórico.

El pilar probablemente sea recambio para ese partido, ya que formó parte de la mayoría de los 23 convocados, a excepción del periodo en que estuvo ausente por lesión. Del mismo modo Lautaro Bazán Vélez, el tercer medio scrum de Cheika que nunca fue titular pero siempre fue la alternativa desde el banco, tiene su modo de ver a La Rosa.

“Claramente nos van a venir a jugar con el pie. Tenemos que hacernos fuertes en el juego aéreo, confiar en nuestros jugadores y tener clara la estrategia”, distinguió con precisión el Laucha.

La patada, un arma muy aceitada de Inglaterra. Fotos Emmanuel Fernández/ Enviado especial La patada, un arma muy aceitada de Inglaterra. Fotos Emmanuel Fernández/ Enviado especial El miércoles, la Unión Argentina de Rugby (UAR) difundirá el equipo en sus redes sociales. Será la última alineación de Cheika al frente de Los Pumas. Él también quiere colgarse la medalla y pondrá un equipo competitivo, en lugar de uno que compense a aquellos que jugaron poco.

La única variable tras la clasificación a la fase final fue el medio scrum: alternó entre Gonzalo Bertranou y Tomás Cubelli y esa sería la única duda para el último partido del Mundial.

Con esa incógnita, el equipo que irá por la medalla sería: Juan Cruz Mallía; Emiliano Boffelli, Lucio Cinti, Santiago Chocobares, Mateo Carreras; Santiago Carreras, Bertranou o Cubelli; Facundo Isa, Marcos Kremer, Juan Martín González; Tomás Lavanini, Guido Petti; Francisco Gómez Kodela, Julián Montoya y Thomas Gallo.

Más Noticias