martes, 16 julio, 2024
InicioSociedadMi abuelo es héroe de Malvinas: la historia del veterano asesinado en...

Mi abuelo es héroe de Malvinas: la historia del veterano asesinado en un robo y el regalo que no llegó a ver

Ricardo Akins fue parte de los Comandos Anfibios que hicieron rendir a las tropas inglesas e izaron la bandera argentina en las Islas. Dos delincuentes lo mataron de un disparo en la cabeza horas antes del 2 de abril. Brian, su hijo, compartió a TN la sorpresa que le tenían preparada.

Mariano López Blasco

«Mi abuelo es un héroe de Malvinas», la remera que su nietito le iban a regalar a Ricardo Akins. (Foto: TN)

“Un 1° de abril desembarcó en Malvinas y un 1° de abril lo enterramos”, resume Brian el hilo temporal que marcó el paso de su papá por este mundo. En el medio, transcurrieron más de cuatro décadas en las que Ricardo Rubén Akins (64) dedicó su vocación a las Fuerzas Armadas, supo convertirse en un héroe de guerra, formó una familia y se jubiló. El sábado fue asesinado de un balazo en la cabeza por delincuentes que lo asaltaron en Lanús, mientras trabajaba como custodio privado.

Akins fue suboficial mayor de la Infantería de Marina del Ejército. Como integrante de la Agrupación de Comandos Anfibios, fue de los primeros soldados que arribaron a las Islas y participó de la llamada Operación Rosario.

Leé también: Quién era Ricardo Akins, el excombatiente de Malvinas que fue asesinado en un robo en Lanús

“Mi papá puso prisioneros a los ingleses, tomó el cuartel de los Royal Marines e izó la bandera argentina en las Islas después de un siglo”, lo recuerda Brian (26), con el pecho inflado de orgullo.

“Mi papá dio su vida para que no mataran al compañero”

No fue la guerra ni sus secuelas las que apagaron la vida de Ricardo Akins. Su historia no terminó en Malvinas, ni un soldado inglés fue su verdugo: lo mataron en Arturo Illia y Ferré, Lanús, por una billetera y un celular.

Akins murió defendiendo a un compañero. El sábado a la tarde, el excombatiente estaba junto a Claudio Osvaldo Guzmán (49), un expolicía de la Ciudad, descargando objetos de una camioneta en la puerta de la casa de una señora de 77 años. El veterano trabajaba como custodio privado de la mujer. Allí fueron sorprendidos por dos hombres.

La sorpresa que le habían preparado a Ricardo Akins. (Foto: TN)

La sorpresa que le habían preparado a Ricardo Akins. (Foto: TN)

“Mi padre estaba armado y, cuando los interceptan, logra herir a uno. Pero el delincuente lo abrazó a Guzmán, lo agarró como escudo, y mi padre dudó. Ahí (el atacante) sacó el arma por encima del hombro de Guzmán y le disparó. Se ve en los videos”, relata Brian a TN. “Hasta en el último momento de su vida, papá fue leal con su gente. Dio su vida para que no mataran al compañero”, sigue.

Guzmán recibió un disparo en el brazo y se recupera en el Hospital Vecinal de Lanús. Akins fue despedido con honores en el Centro de Veteranos de Malvinas y sus restos fueron inhumados en el cementerio de Guernica. En el féretro, Brian le dejó un regalo: una remera con la imagen de su nieto Lautaro –de un año y tres meses- y una frase: “Mi abuelo es un héroe de Malvinas”.

Leé también: La dolorosa despedida de sus compañeros de comando al excombatiente de Malvinas asesinado en Lanús

“Nunca llegó a verla. Se la iba a dar hoy. El día anterior había estado con él y ya la tenía, pero no se la di. Quería que fuera una sorpresa para el 2 de abril. Se la llevó con él”, se emociona Brian, y vuelve sobre el ataque que le arrebató a su padre: “Es algo que pasa todos los días. Uno lo ve por televisión. Ves cómo matan a gente inocente que se gana la moneda trabajando. Y hoy me tocó a mí”.

Akins era vecino de la localidad de Guernica. Tenía una nieta más grande, Tiziana (21), y “otro nieto del corazón”, hijo de su actual pareja y a quien “crió desde chiquito”. “Mi papá era mi héroe y un ejemplo a seguir para muchos. Fue un excelente padre. Siempre estuvo presente. Con el paso de los días, seguramente su ausencia se va a sentir más y va a ser muy doloroso”, retrata Brian.

El joven, oficial de la Policía Científica de la Ciudad, recuerda que su papá “siempre quiso que yo ingresara a la fuerza”. “Me pasaba semanas internado en la Escuela de Policía Metropolitana. Y todos los viernes, al salir, él siempre me esperaba en el mismo lugar. No me olvido más”, evoca.

“La primera vez que lo vi llorar fue cuando me entregaron el diploma”, contó Brian sobre su papá. (Foto: gentileza Brian Akins)

“La primera vez que lo vi llorar fue cuando me entregaron el diploma”, contó Brian sobre su papá. (Foto: gentileza Brian Akins)

«Mi papá siempre quiso que yo ingresara a la fuerza», recordó el hijo de la víctima. (Foto: gentileza Brian Akins)

“La primera vez que lo vi llorar fue cuando me entregaron el diploma”, sigue, y el anecdotario vuelve a florecer: “Si se me quedaba el auto en algún lugar, ahí estaba él. ‘Hijo, decime dónde estás y voy’, decía, y venía sin pensarlo dos veces. No importaba donde estuviera. Mi viejo era así”.

La investigación

El crimen tiene, hasta el momento, un detenido: Emanuel Marcelo Serrano (34) cayó en el Hospital Iriarte de Quilmes con disparos de arma de fuego en zonas no vitales, no supo explicar en qué circunstancias había sido herido y estaba vestido con prendas similares a las del atacante que aparece en los videos del hecho.

El excombatiente fue abordado por dos delicuentes. (Captura: TN)

El excombatiente fue abordado por dos delicuentes. (Captura: TN)

Leé también: Detuvieron a un sospechoso por el crimen del excombatiente de Malvinas en Lanús

Hay otro delincuente que fue identificado y permanece prófugo. La investigación a cargo del fiscal Martín Darío Rodríguez, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N°6, sospecha que puede haber un tercer involucrado.

Akins murió en el lugar. “Yo estaba yendo a lo de un amigo y recibí un llamado: ‘Tu viejo tuvo un enfrentamiento, está herido’, me dijeron. Me mandaron la ubicación y vi que era una calle. Yo trabajo en la Policía Científica y supe que mi papá ya estaba muerto. Si no, me habrían mandado la dirección de un hospital. Cuando llegué, la cuadra estaba llena de policías. Todos se portaron muy bien”, detalla Brian. Y concluye: “Estamos destrozados. Queremos que haya justicia y que los responsables paguen por lo que hicieron”.

Más Noticias