sábado, 20 abril, 2024
InicioSociedadEl infierno de Corrientes: de sufrir incendios devastadores a lluvias sin control...

El infierno de Corrientes: de sufrir incendios devastadores a lluvias sin control en apenas dos años

La provincia tuvo varias ciudades tapadas por el agua y hay alerta prácticamente cada vez que viene una tormenta. En 2022 se quemaron casi un millón de hectáreas en un contexto de sequía. Especialistas detectan una rapidez inusual en los cambios de una condición a otra.

Tomás  Barrandeguy

inundacion lluvia corrientes

La ciudad de Corrientes colapsó por la caída de casi 300 milímetros a principios de mes.

El millón de hectáreas arrasadas por el fuego en Corrientes hace dos años quedaron en el pasado luego de las intensas lluvias que se dieron este verano en la mesopotamia argentina. Especialistas indican que estos cambios bruscos, incluso dentro de una misma estación, pasarán a ser moneda corriente en un contexto en el que diversos fenómenos se intensifican producto del cambio climático.

Actualmente, determinar las condiciones de los suelos, al menos en esa zona, se volvió un desafío por las modificaciones constantes que sufren los territorios, en el marco de las variaciones intensas del tiempo.

Leé también: Falta de humedales y fuertes lluvias: qué hay detrás de la crecida del Paraná que complica al noreste del país

“Es a lo que nos tenemos que acostumbrar. Las situaciones extremas se están dando con más frecuencia y más brusquedad, pasa de poco a mucho con mucha rapidez, con una variabilidad climática potenciada más que antes”, explicó a TN el subgerente de Sistemas de Alerta Hidrológico del Instituto Nacional del Agua (INA), Juan Borús, que remarcó que se dan cambios muy marcados “dentro de un año e, incluso, dentro de una misma estación”.

A dos años de los incendios que arrasaron con unas 935 mil hectáreas y dejaron pérdidas multimillonarias, además de un período en el que el gobernador de la provincia, Gustavo Valdés, tuvo que declarar a los Esteros del Iberá como zona de catástrofe ecológica y ambiental, las repetidas lluvias en la zona imponen un contrapunto y multiplican los desafíos ante las posibilidades del territorio para adaptarse a condiciones cambiantes.

Los incendios devastaron 900 mil hectáreas en la provincia de Corrientes (Foto: NA).

Los incendios devastaron 900 mil hectáreas en la provincia de Corrientes (Foto: NA).

Este verano, Valdés decretó la emergencia hídrica ambiental por seis meses “debido al prolongado evento crítico climático e hídrico que afecta a toda la provincia”.

Entre los principales perjuicios, el decreto enumera los “graves daños” ambientales, económicos, productivos y sanitarios, y remarca el “grave riesgo” para la vida y la salud.

Modificación en los suelos

Sobre estos cambios, Borús detalló: “A los suelos se les dificulta adaptarse y terminan en condiciones que rara vez son normales, porque o están con un estrés hídrico total o con una saturación completa, con excedentes. Y eso es algo que pasa en toda la Cuenca del Plata”.

La situación de hace dos años en la provincia parece sacada de otra coyuntura: altas temperaturas, baja humedad y sequía desde hacía meses. Por entonces, en declaraciones a TN, Valdés describió que la provincia era un “infierno”.

Los incendios provocaron un grave daño ambiental en la provincia de Corrientes (Foto: NA/REWILDING ARGENINA)

Los incendios provocaron un grave daño ambiental en la provincia de Corrientes (Foto: NA/REWILDING ARGENINA)

Las imágenes de ese período también mostraban a la fauna intentando escapar del fuego, dejando su hábitat a la fuerza.

A principios de mes, Corrientes sufrió temporales que dejaron tapadas por agua varias zonas de la provincia con especial foco en la capital: en el primer fin de semana de marzo, cayeron más de 250 milímetros (mm). En enero, la ciudad de Mercedes tuvo un récord histórico de precipitaciones luego de que llovieran 300 mm en 24 horas, mientras que en Goya cayeron 400 mm en el mismo período.

Recuperación

El especialista duda que tanto la fauna como la flora se recuperen fácilmente con cambios tan bruscos e intensos: de bajantes históricas a situación de aguas altas, para retornar a una nueva bajante. Los principales afectados son los ejemplares de peces que viven en los cursos de agua, que ven cómo las condiciones de su hábitat se modifican de un año a otro.

En ese marco, analizar el contexto de los hábitats supone otro desafío. Borús explicó: “Los territorios tienen memoria. La condición hídrica de los suelos responde a cuánto me tengo que ir para atrás en el tiempo para explicar el estado actual de los suelos”.

La ciudad de Corrientes, bajo agua a principios de marzo.

La ciudad de Corrientes, bajo agua a principios de marzo.

“Antes era muy claro, sobre un mapa de la Cuenca del Plata podía explicar esto, pero hoy ese mapa lo pongo en revisión porque es tan frecuente el cambio que ya hay un impacto hidrológico”, añadió.

Cambio en la temporalidad

El subgerente del INA contó que los suelos correntinos “tienen una gran capacidad de retener agua”, pero todo está cambiando en los últimos años.

“Los momentos de mucha lluvia, la provincia los vive con inundaciones en distintas zonas rurales que se ven superadas por la cantidad de agua. La condición hídrica en los Esteros del Iberá de las últimas semanas, con muchas lluvias, quedó en el olvido”, aseveró, para agregar que los resentimientos tanto por aguas bajas como por aguas altas “tienen impactos en otros lados” en los ecosistemas.

“Si hiciéramos esta comparación en 1950, te diría que el pasaje de dos años atrás a este, con incendios antes e inundaciones ahora, es un cambio brusco. En la realidad actual, donde todo pasa muy rápido, estos dos años no son mucho tiempo y queda muy lejos lo que pasó en 2022 en lo que respecta a los suelos de Corrientes”, concluyó.

Más Noticias