miércoles, 22 mayo, 2024
InicioEconomíaEl pequeño círculo de fieles al Presidente

El pequeño círculo de fieles al Presidente

La velocidad del ajuste y las guerras políticas que decidió encarar -con más énfasis- sobre fuerzas aliadas, comenzaron a achicarle a Javier Milei su círculo de referencia. El grupo de fieles que le sostienen la aventura quedó expresado en no más de 4 funcionarios que cree que no lo van a traicionar, y un puñado de 5 empresarios que hablan directamente con el Presidente, lo envalentonan a seguir con el programa de contracción económica y hasta le alimentan la idea de que los gobernadores son «zanguijuelas» del Estado Nacional. 

Puede sonar a muy poco tiempo de gestión para tener una mesa chica cuasi ratona, pero el Presidente se abraza, por estas horas, a su hermana Karina Milei, la secretaria de la Presidencia, y a otros tres cuadros que, con diferentes estilos, aplican su idea y le responden. Uno es el Jefe de Gabinete, Nicolás Posse; el otro uno de sus asesores estrella y el cuarto es Federico Sturzenegger, quien según Milei mejor expresa su ideario económico. A los tres primeros fieles los une, además, el rechazo a un desembarco masivo del macrismo en el Gobierno. En el fondo, viendo en perspectiva acciones recientes del Presidente, ese factor parece ser un aglutinante no menor. Son los únicos que interpretan la única estrategia clara de Milei en medio de un gobierno con marcado amateurismo político: la representación del pensamiento conservador no puede estar, a la vez, en dos vertientes, por eso los libertarios tienen que poner de rodillas al PRO, quitarle su esencia, más que sacarle cuadros. En esa lógica se explica la embestida contra los gobernadores del interior por el ajuste a las provincias, que inició con el caso Chubut. 

Uno de los más cercanos a Milei fue quien le hizo llegar al presidente la información de que fue el propio Mauricio Macri el que, posterior charla con el gobernador de Chubut, Ignacio Torres, avaló la rebelión de gobernadores del PRO y el consecuente comunicado, que hasta llevó la rúbrica de su primo y alcalde porteño, Jorge Macri. Todo ese hecho desató la furia tuitera de Milei, que mientas viajaba a los Estados Unidos a una convención de ultra derecha, insultó en terminos personales a Torres. 

La estrategia de trolls de redes se armó con una agresividad pocas veces vista, en la que el Gobierno además blanqueó que periodistas de La Nación Más, el canal que aseguran es de Macri, fueron funcionales a la estrategia de destrucción de Torres en redes. Algo de eso contó el propio gobernador, quien aseguró que le avisaron que lo iban a destruir en redes sociales. Un dato extra sobre el chubutense y su bronca: hace unas semanas, el presidente de YPF y ex hombre de Techint, Horacio Marín, congregó a accionistas y les avisó que la nueva política de ajuste petrolero ordenada por Milei constaba en bajar todas las inversiones en crudo convencional. Chubut es, precisamente, una de las provincias que sólo tienen esa calidad de recurso. 

En este escenario, Posse es el único cuadro firme del acuerdo entre Milei y Eduardo Eurnekian, el dueño de Corporación América y creador inicial del producto Milei. Cultiva un perfil de negociación menos agresiva, pero no se mueve un ápice de los pedidos de presidente. Con el libertario se conocieron trabajando en el proyecto de Corredor Bioceánico Aconcagua, de Corporación América, y Milei ve en él «a un tipo muy ordenado». «Hablan el mismo idioma», describen en su entorno. Posse es, para el presidente, el arma central para sostener vivo el DNU de desregulación económica. 

El «Circulito» Rojo

Son pocos, cada vez menos, pero le hablan seguido y al oído al presidente Javier Milei. Un grupo de cinco o seis ceos militantes de los libertarios son los que mantienen una relación directa con el mandatario, un vínculo que pasó de la efusividad de la victoria a una cautela con críticas y pases de factura mutuos. Por caso, el presidente quiere -según supo este diario-, que los empresarios que son beneficiados jueguen más fuerte a favor del Gobierno; y los ceos le reclaman que expliquen bien los alcances del ajuste y por qué la gente se beneficiaría con sus políticas, como método para evitar una crisis social.

En este contexto, contaron a Página I12 quienes lo frecuentan que Milei tiene a muy poca gente del empresariado agendada en su Whatsapp, y que suele bloquear a aquellos que le escriben sin que él sepa el remitente. Fue sacando a gente de su agenda y circunscribiendo el nexo sólo a los más cercanos. A estos cinco o seis empresarios los atiende casi religiosamente. Este viernes a última hora, muchos de ellos abonaron en privado la embestida contra los gobernadores. Inclusive, uno de los que se mencionan a continuación, se refirió al gobernador Torres como «una de las zanguijuelas que viven de la Nación». 

El listado del teléfono al que accedió este diario tiene los siguientes nombres, de diferentes rubros, que aconsejan y debaten con el mandatario: Marcos Galperín, el ceo de Mercado Libre; Georgie Neuss, dueño de un imperio de negocios polirubro; Gonzalo Tanoira, dueño de Citrícola San Miguel; Alejandro Elsztain, hermano de Eduardo el dueño de IRSA y quien maneja Cresud y la rama agro; y Eduardo Bastitta Harriet, titular de Plaza Logística.

La particularidad de este grupo es que, en general, se cocinaron al fuego libertario y no se mueven en los mismos ámbitos que el resto de los ceos. Varios de ellos viajaron a Roma a la gira del presidente al Vaticano y se reunieron en privado con Milei. Fueron la envidia del contingente de ceos que invitó el Gobierno, que nunca pudieron ver ni de cerca al presidente. Uno de los privilegiados fue Tanoira, que mantuvo una reunión con Milei y su hermana y secretaria de la Presidencia, Karina Milei, en la suite del mandatario en el Hotel Intercontinental de esa ciudad.

Qué se dicen

En una de las últimas charlas, el presidente les recriminó a los empresarios que le alimentan la aventura libertaria que “no están siendo grandes comunicadores de los logros del gobierno”. “Tienen que salir a militar las virtudes del camino”, los instó Milei. La respuesta de por qué no juegan tan a fondo se debe a que, tras la caída la Ley Ómnibus, se dieron cuenta que no está claro si el modelo será exitoso. Uno de los ceos que habló con este diario aseguró que “apoyar y decir que esto tendría que salir bien no es lo mismo que decir que va a salir bien”.

De los antes nombrados, los que mejor transmiten esa idea son Bastitta y Tanoira. El primero le hizo la logística de la campaña bonaerense a Milei. También lo llevó, en campaña, a ver su proyecto en Colonia, Uruguay, llamado + Colonia. Una ciudad para empresarios argentinos que no quieren pagar impuestos en su país de origen. El caso de Tanoira, asimismo, es llamativo: fue un personaje muy cercano a Mauricio Macri, tanto que el ex presidente se entusiasmó tanto con la exportación de cítricos que hizo un acto en Tucumán anunciando como un hito la venta externa del producto. El ingeniero, poco habituado a ser querido por industriales, le hizo lobby internacional a Tanoira en los Estados Unidos. Cuentan los que conocen el paño que el ex presidente Donald Trump le puso a Macri el mote de “Míster Lemon”, porque le hablaba seguido del negocio de venta de cítricos.

En la otra esquina, los ceos juegan y, de refilón, le pegan al ministro de Economía, Luis Caputo. Y se lo dicen al presidente. Le plantearon que “no se entiende nada una celebración del superávit fiscal, si no se sabe cuál es la sustentabilidad del plan”. “Que explique mejor la situación, no está claro el plan económico”, leyó Milei en uno de los últimos mensajes que recibió en su celular. Muchos de estos ceos, a decir verdad, son más cercanos a Sturzenegger que a Caputo. El ex BCRA se mueve, además, como el que espera paciente movimientos determinados para acercarse aún más a posiciones de poder. 

Galperín, que se siente liberado como pocas veces en su vida, le planteó a Milei por qué Caputo “se cortó solo y hace la suya”. Es mileísta no caputista y no quedó en buenas migas con el macrismo. Otro que banca fuerte y habla directo con Milei es Neuss. Este último entró en un dilema con el caso Torres: el empresario, que es dueño de la firma que hace la VTV en CABA, tiene distribuidoras eléctricas, haras y bodegas, fue el que viajó en su avión personal a Chubut a celebrar el triunfo electoral de Torres, e invitó a ese viaje a Patricia Bullrich. Tiene muy buen nexo con el jefe distrital chubutense y puso fondos en la campaña de Bullrich y, luego, de Milei

Más Noticias