jueves, 18 abril, 2024
InicioSociedadBeto, el productor de cumbia que se hizo narco, chamán y ahora...

Beto, el productor de cumbia que se hizo narco, chamán y ahora atiende pacientes en una cárcel

El mediodía del miércoles 21 de junio de 2023, una ambulancia Peugeot Partner llegó al puesto de control vehicular del penal de Güemes, en Salta. Dentro iban, además del chofer, una enfermera, una mujer de 53 años y su hija de 14, con grave retraso madurativo y en estado crítico, al punto de que tenía asistencia mecánica respiratoria.

La mujer le explicó al guardiacárcel de la puerta que estaba allí para visitar el interno Basimiani, Raúl Narciso, en calidad de «amiga». Pero la cosa se complicó: por su condición, la nena debía pasar con la ambulancia, bajar con camilla y enfermera. Sin embargo, la madre no había llevado ningún certificado médico.

Finalmente, alegando razones humanitarias, el Servicio Penitenciario Federal (SPF) permitió el ingreso del grupo y la «visita excepcional» de las mujeres.

Todo quedó asentado en una serie de comunicaciones internas, comunicaciones que hoy son un indicio del las cosas extrañas e irregulares que pasaban en ese penal de seguridad media del que, en pleno Año Nuevo, se fugó Patricio Ruiz Díaz (45), conocido como «El Señor Fusil».

La visita del 21 de junio, en realidad, había sido una «consulta». Raúl Narciso «Beto» Basimiani (58) -un hombre con trayectoria en el mundo de la cumbia de Santa Fe y con una condena unificada a narco a 20 años de prisión- usaba el Complejo Penitenciario III del NOA como su consultorio.

«Beto» Basimiani deberá afrontar en 2024 un juicio oral en el que se lo acusa por el presunto abuso sexual de dos hijas de su pareja, de 7 y 13 años.Aunque nunca había tenido ese perfil, en los últimos años se había convertido en sanador, chamán y la lista de «amigos» que necesitaban pasar a verlo al Pabellón A del Sector Funcional IV comenzó a ser cada vez más grande.

La historia quedó al descubierto durante las primeras horas de 2024, cuando la cúpula de la cárcel de Güemes comenzó a ser investigada y finalmente salió eyectada tras la escandalosa fuga del «Señor Fusil», armado sólo con un alicate.

El caso de Ruiz Díaz puso muchos temas en el tapete: la corrupción penitenciaria, la necesidad de un protocolo para que presos peligrosos no sean alojados en cárceles permeables (nivel 3) y la facilidad con la que los internos obtienen desde celulares hasta -como en el caso de «Beto» Basimiani- un lugar cómodo para ejercer ilegalmente la medicina.

«El Señor Fusil», protagonista de una increíble fuga en Salta para Año Nuevo.Güemes es una cárcel federal -un complejo, en realidad- que ya ha pasado por todo tipo de denuncias, desde malos tratos y apremios ilegales hasta hechos de corrupción y escapes. En eso, hay que decirlo, no se diferencia de otros establecimientos penitenciarios locales o federales.

En octubre de 2023 un equipo de la Unidad Fiscal Salta visitó el complejo y denunció que había 412 internos varones para 288 plazas y que el 22% de ellos, por sus características, no debían estar allí.

La situaciones irregulares están tan encarnadas en la vida diaria que pese al escandalete de la fuga de Ruiz Díaz, apenas al pasado jueves 11 de enero el SPF debió abortar otro intento de fuga.

Celulares y perímetro reforzado

El dato llegó del área «Inteligencia» del SPF (que, como las brujas, «no existe, pero que las hay las hay«). Fue a mediados de la semana pasada. Decía que tres internos pensaban escaparse del Complejo Penitenciario III NOA (popularmente conocido como «cárcel de Güemes») y tenían teléfonos celulares para coordinar todo el plan.

La información se judicializó, quedó en manos del fiscal federal Carlos Amad, y gatilló una serie de medidas la noche del jueves 11 de enero pasado: hubo un requisa nocturna ordenada por el nuevo director del complejo y se reforzó el perímetro de la cárcel con policías, por las dudas.

El Complejo Penitenciario Federal III, en General Güemes, Salta.El Complejo Penitenciario Federal III, en General Güemes, Salta.En total se secuestraron tres celulares, dos en espacios comunes y uno en poder de uno de los tres presos que, según el rumor, se iban a fugar: José Mauricio Canillas (47), condenado por la Justicia Federal de Salta, en dos causas, como organizador de tráfico de estupefacientes. En una le impusieron ocho años de prisión y en otra, 10.

Otro de los presos que, se dice, iba a ser de la partida fue identificado como Federico Rolando González(39), detenido por trafico de drogas en abril de 2022 y condenado a cuatro años de prisión.

Pero, de los tres apuntados, el que tiene la historia más peculiar es Claudio Tárraga (32), quien protagonizó un secuestro que tuvo como protagonista a su sobrino, hijo de su hermana.

Según determinó la Justicia -que lo condenó en 2022 a 10 años de prisión-, Tárraga estuvo detrás del secuestro extorsivo de Carlos Pellegrino Argañaraz, un taxista de 28 años al que mantuvieron cautivo, maltrataron y le hicieron filmar un video rogándole a su familia 28 mil dólares por su liberación.

El video fue difundido por la propia madre del secuestrado, Irene Santa Tárraga, y en él se veía al taxista en estado de pánico. «Por favor me están por cortar un dedo, me van a cortar una oreja. No están jugando. Si pueden conseguir la plata, consíganla y páguenle a esta gente. Por lo menos por mi hijo háganlo«, rogaba Pellegrino en la filmación.

Video

Una persona fue secuestrada y llevada a Bolivia. Los secuestradores piden 28.000 dólares para liberar a la víctima que pide ayuda desesperadamente.

Al parecer, a Pelllegrino lo tuvieron del lado boliviano de la frontera y en un descuido, al moverlo de lugar, se les escapó. El hombre deambuló dos días hasta que encontró ayuda. Fue así que su tío y tres cómplices más quedaron con captura, que finalmente se concretó pocos días después, en Neuquén.

Ahora González, Canillas y Tárraga están siendo investigados por la evasión frustrada. En cuanto a la situación de «Beto» Basimiani, no está claro -según las fuentes consultadas- si la fuga del «Señor Fusil» le arruinó el negocio de la sanación.

Por lo pronto, 2024 se le presenta difícil por otra razón: comenzaría el juicio oral en el que se lo acusa por el presunto abuso sexual de dos hijas de su pareja, de 7 y 13 años.

EMJ

Más Noticias

Javier Milei, en vivo: las últimas medidas del Gobierno

El vicerrector de la Universidad de Buenos Aires (UBA),...

Sube la deuda en pesos

La deuda pública alcanzó el equivalente a 403.044 millones...

Unión fue eliminado por Gimnasia de Mendoza

FOTO TWITTER UNION SORPRESA./ El Tate fue eliminado...