martes, 25 junio, 2024
InicioPolíticaNegociación minuto a minuto por la ley ómnibus: los puntos clave que...

Negociación minuto a minuto por la ley ómnibus: los puntos clave que discuten los libertarios y la oposición

Mientras en el plenario de comisiones del anexo de Diputados avanzan en el debate público de la ley ómnibus de Javier Milei -con la exposición de organizaciones y asociones de distintos rubros-, en la oficina del titular de la Cámara, Martín Menem, en el primer piso del palacio legislativo, se suceden desde el mediodía de este martes intensas negociaciones a puertas cerradas entre funcionarios del Ejecutivo y diputados de los bloques de la oposición dialoguista en la búsqueda de destrabar los temas más complejos de la iniciativa oficialista, que el Gobierno pretende llevar al recinto en los próximos días.

Esa especie de mesa política que informalmente comenzó a funcionar este lunes terminará definiendo la letra final de la ley ómnibus, y de eso dependerá la postura de los bloques a la hora de votar.

Como una puerta giratoria, del despacho de Menem entran y salen diputados y funcionarios desde las 12.30.

Pero pasadas las 17 empezó un encuentro clave: el del análisis del paquete económico y fiscal; el más determinante y conflictivo del proyecto porque el Presidente asegura que de ahí no hay posibilidades de tocar nada. «El proyecto es un todo. Se aceptan sugerencias, el rumbo no se toca», repiten oficialistas.

Pero hay cuestiones, como la reforma jubilatoria, que la oposición se niega a aceptar. Es un tema que junto al aumento de las retenciones a las economías regionales, para ellos son imposibles de acompañar. También cuestionan algunas cuestiones sobre el blanqueo, y los poderes especiales que se lo otorga al Presidente por el tema de la deuda pública y la posibilidad de que el mandatario quede autorizado a privatizar 41 empresas del Estado a sola firma suya.

Como contó Martín Menem a Clarín, en el tema de las privatizaciones se están buscando alternativas intemedias.

Todo eso es motivo del encuentro. Sin embargo, no esperan respuestas. Como contó Clarín, al igual que en las reuniones previas, el oficialismo receptó los cuestionamientos, pero quedó en confirmar más adelante qué cambios son viables y cuáles no aceptará.

Este martes primero fue el turno de la negociación sobre el capítulo de energía del proyecto. Estuvo el vicejefe de gabinete, José Rolandi, y el secretario de Energía, Eduardo Chirillo, además de abogados de ambos organismos.

Las discusiones giraron en torno a los biocombustibles y además se hizo un planteo para que en la ley quedé establecido de alguna manera que se va a garantizar el abastecimiento interno de energía. La liberalización total que plantea el proyecto ya no impone ningún control y el temor es que se exporte todo.

Los tres bloques que participan de las conversaciones reservadas son el PRO, la UCR y Hacemos Coalición Federal, que envían a distintos delegados según el tema del proyecto a analizar.

De esas bancadas depende la firma del dictamen, el paso previo y necesario para que el proyecto llegue al recinto. La Libertad Avanza necesita que al menos firmen en disidencia el dictamen.

Como contó Clarín, si no, esos bloques amenazan con firmar sus propios dictámenes y si hay dispersión, el Frente de Todos puede terminar quedándose con el de mayoría, que es el primero en tratarse en una sesión. Esa situación le complicarían todos los planes al oficialismo.

Los encuentros empezaron el lunes. El primer tema fue el de la delegación de facultades al Poder Ejecutivo. La iniciativa de Javier Milei plantea una delegación que podría alcanzar a todo su mandato, el Congreso la quiere acotar a 1 año con posibilidad de extender otro más previa autorización del Congreso. El Ejecutivo lo aceptaría.

Más Noticias