sábado, 15 junio, 2024
InicioSin categoríaMuseo del Automóvil de Termas de Río Hondo

Museo del Automóvil de Termas de Río Hondo

Museo 1

ARCHIVO MUSEO. Se levanta en el predio del Circuito Internacional de Termas de Río Hondo.

Las Termas de Río Hondo -tal su nombre completo- es una ciudad que durante muchos años fue reconocida por las propiedades curativas de sus aguas y por adquirir notoriedad como uno de los lugares turísticos frecuentados por las personas de la tercera edad.

Ubicada a unos 70 kilómetros de la capital provincial, Santiago del Estero, esa población creció notoriamente en su infraestructura y de modo especial en la oferta hotelera y gastronómica.

La transformación se remonta a poco tiempo atrás, más concretamente desde la inauguración del Circuito Internacional de Termas de Río Hondo, que se dejó oficialmente inaugurado el 11 de mayo de 2008 con la presentación del Turismo Carretera.

Después, el trazado, gracias a la firme decisión y el apoyo incondicional del Gobierno de Santiago del Estero, se modificó para servir de marco, nada menos, que a competencias internacionales.

Rediseñado por el italiano Jarno Zaffelli, el escenario santiagueño sirve de marco al Gran Premio de la República Argentina de Motociclismo desde el año 2014 y hasta la actualidad.

En un espacio de tan generosas dimensiones se fueron construyendo nuevas obras, para seguir avanzando en un proyecto ambicioso.

Quienes asisten a los eventos que se desarrollan en ese renovado autódromo, desde el 5 de octubre de 2012, fecha de su habilitación, aprovechan la oportunidad para recorrer el Museo del Automóvil.

En el ingreso, la figura del quíntuple campeón mundial Juan Manuel Fangio y una réplica del emblemático Mercedes Benz con el que logró triunfos memorables en la Fórmula 1, reciben a los visitantes, en un sector donde además se pueden adquirir souvenirs.

En su nave central, se exhiben vehículos que marcaron épocas importantes en el deporte motor nacional e internacional, junto a otros de producción en serie.

Un original Benetton, que alguna vez condujo el francés Jean Alesi, montado sobre una plataforma giratoria, ocupa el centro de la escena, flanqueado por automóviles de diferentes marcas y modelos.

Todos, impecablemente presentados y mimados por los encargados de mantenerlos relucientes. Un ejército de hombres y mujeres son los responsables del orden y la limpieza de un espacio que puede transitarse con absoluta libertad.

Un ascensor vidriado con capacidad limitada, puede ser utilizado por los visitantes para trasladarse a la planta superior, como una alternativa a las escaleras, que conducen a un restaurante y café.

En ese lugar, reservado a la exhibición de motocicletas, se pueden admirar máquinas antiguas, clásicas y de última generación. Cada una con sus particulares encantos y características técnicas, que sorprenden por la creatividad de sus diseñadores, quienes a lo largo del tiempo siempre encontraron las soluciones adecuadas para responder a las exigencias de los fanáticos de las dos ruedas.

Rigurosamente ordenadas en una galería extensa y atractiva, se exhiben desde las legendarias Indian, siguiendo por las Harley Davidson y Ducati, hasta llegar a las clásicas japonesas, producidas en las impresionantes factorías del Imperio del Sol Naciente.

Se puede acceder, finalmente, hasta los dos últimos pisos, donde los palcos ofrecen un panorama fantástico del Circuito Internacional de Termas de Río Hondo, que desde esa privilegiada ubicación puede apreciarse en la totalidad de su extensión.

Más Noticias