martes, 25 junio, 2024
InicioPolíticaEl Gobierno volvió a rechazar las renuncias de las funcionarias K Bernarda...

El Gobierno volvió a rechazar las renuncias de las funcionarias K Bernarda Llorente y Rosaura Audi

El Gobierno de Javier Milei volvió a demorar la designación de los nuevos presidentes de Télam y Contenidos Públicos (Pakapaka, Encuentro y DeporTV), cuyas Asambleas de Accionistas tenían que realizarse este viernes al mediodía, pero fueron suspendidas a última hora, ya que no tenían los nombres de los funcionarios para reemplazar a Bernarda Llorente y Rosaura Audi.

Lo mismo ocurrió el 29 de diciembre pasado, tal como publicó Clarín, cuando la entonces secretaria de Comunicación, Belén Stettler, el último día de su gestión se reunió con ambas presidentas de esas empresas públicas, les rechazó las renuncias que habían presentado y les pidió que se quedaran hasta este viernes 12 de enero, cuando se iban a designar los nuevos funcionarios.

En ese momento, las fuentes del Gobierno señalaron a Clarín que en las Asambleas se había pedido pasar a «un cuarto intermedio» hasta el 12 de enero, para que ese día se pudieran designar los nuevos funcionarios en Télam y Contenidos Públicos.

Sin embargo, el nuevo secretario de Comunicación, Eduardo Serenellini, tampoco llegó a tiempo para reemplazar este viernes a las dos funcionarias que fueron designadas en el gobierno de Alberto Fernández. Y pidió una nueva postergación de las Asambleas de accionistas de Télam y Contenidos Públicos.

Clarín consultó a fuentes oficiales del Gobierno, pero no obtuvo respuesta. Mientras que dos fuentes de las empresas estatales aseguraron que los cambios se demoraron porque «ahora necesitan la autorización de Jefatura de Gabinete».

Es que pocos días después de la reunión de Stettler con Llorente y Audi, el Gobierno dictó el Decreto 19/24, que crea la Secretaría de Empresas y Sociedades del Estado, que obliga a que haya una autorización previa de esa nueva área de Jefatura de Gabinete para la designación de los directivos en las empresas estatales.

La nueva normativa también establece que la Secretaría de Empresas estatales tendrá intervención directa en los gastos, planes de inversión y transferencias del Tesoro, con el objetivo de bajar el déficit y avanzar en las privatizaciones propuestas en el proyecto de Ley ómnibus que el Gobierno envió al Congreso.

Las funcionarias K Llorente y Audi

Bernarda Llorente había renunciado a la presidencia de Télam el 28 de noviembre pasado, con fecha del 10 de diciembre, para no tener que gestionar la agencia de noticias en el gobierno de Milei. Lo hizo junto con la vicepresidenta Antonia Portaneri, luego de difundir un libro con el balance de su gestión, que se llama «Télam, Memoria y Futuro – 2019/2023».

A lo largo de las 150 páginas del libro, «nos propusimos reflejar el trabajo visible e invisible, coyuntural y estratégico, que implicó la reconstrucción literal y casi desde los cimientos de Télam en estos cuatro años», planteó en el autoelogio de su gestión Llorente en el capítulo «Memoria viva e innovación».

Fuentes de la agencia contaron que pocos días antes de presentar ese libro, Llorente organizó un cocktail en Télam, para 250 personas, donde repasó «los logros alcanzados» durante su gestión, «con un presente en constante crecimiento y un gran futuro», anunció la conducción de la agencia en esos días en un comunicado a sus empleados.

Allí estuvieron las principales autoridades de los medios públicos de la gestión de Alberto Fernández, además de otros funcionarios, como el esposo de Llorente, el entonces ministro de Defensa, Jorge Taiana.

En abril pasado, la entonces diputada Victoria Villarruel anunció que, con Milei, «cerraremos Télam. Hoy cumple 78 años esta agencia de noticias para el adoctrinamiento bancada x todos nosotros». Y luego, la actual vicepresidenta de la Nación calificó a Llorente de ser una persona «impresentable», a quien le enrostró ser «la hija y la esposa de dos terroristas montoneros de esos que ponían bombas, atacaban regimientos y atacaron a soldados y civiles en plena democracia».

Uno de los anuncios que hizo Milei después de ganar el balotaje fue ratificar que privatizaría la TV Pública, Radio Nacional y Télam como una de sus primeras medidas de gobierno, para bajar el gasto público y terminar con el aparato de propaganda gubernamental, dijo el presidente libertario. Esa propuesta figura en el proyecto de Ley ómnibus que envió al Congreso, donde también incluyó a la empresa Contenidos Públicos Sociedad del Estado (CPSE).

Pero la actual gestión resolvió mantener en forma provisoria a las funcionarias kirchneristas Llorente y Audi. En cambio, el 8 de diciembre Alberto Fernández les aceptó la renuncia a Rosario Lufrano y Osvaldo Santoro, quienes estaban a cargo de Radio y Televisión Argentina (RTA). Y fueron reemplazados a fines de diciembre, en forma transitoria, por el dirigente radical Javier Monte, quien ya estaba como director de la empresa que maneja la TV Pública y Radio Nacional.

Rosaura Audi era la subsecretaria de Medios y Comunicación Pública del gobierno de Alberto Fernández. Fue periodista especializada en temas internacionales y de medio ambiente, trabajó en las agencias Télam y ANSA, desarrolló un portal latinoamericano para el Grupo Octubre y fue directora de difusión del Ministerio de Cultura en la gestión de Cristina Kirchner, entre otras actividades.

Lo sorprendente es que Llorente y Audi tienen presentadas sus renuncias desde el 28 de noviembre, para efectivizarlas el 10 de diciembre. Pero desde hace un mes el Gobierno se niega a aceptárselas y les pide que sigan en sus cargos, mientras por ejemplo Llorente promueve protestas contra el gobierno desde sus redes sociales, como la que hizo la CGT frente a Tribunales y también el «cacerolazo cultural» contra el DNU y el proyecto de Ley ómnibus que Milei envió al Congreso.

Más Noticias