miércoles, 21 febrero, 2024
InicioSociedadLos 8 días de furia de Fran Riquelme, el narco rosarino acusado...

Los 8 días de furia de Fran Riquelme, el narco rosarino acusado de amenazar al gobernador Pullaro

Fueron ocho días de furia en los que Fran Riquelme (32) subió de nivel de peligrosidad para el Servicio Penitenciario Federal (SPF). Señalado como aliado del capo narco Esteban Lindor Alvarado (44) – preso en Ezeiza-, hoy es el principal sospechoso de las amenazas que viene sufriendo el gobernador de Santa Fe, Maximiliano Pullaro. O al menos parte de ellas.

Según confiaron fuentes del caso a Clarín, dos detenidos en las últimas horas -a los que se les secuestró una nota amenazante y dos litros de nafta- tendrían relación con Riquelme: aparecería entre sus contactos. Por eso este martes Riquelme fue imputado de amenazas en la audiencia publica realizada por la fiscalía.

La nota en cuestión apunta a las condiciones de detención de los presos de «alto perfil» alojados en el penal rosarino de Piñero. Pero se investiga su conexión con un paquete -dejado el lunes en la Delegación Rosario de la Dirección Nacional de Migraciones- que llevaba la leyenda «Feliz Año Flia Pullaro».

Viendo su perfil criminal y la escalada de violencia con la que terminó 2023 no parece difícil creer que Riquelme tenga algo que ver con las amenazas al gobernador, aunque esto aun debe ser probado.

Alojado en Piñero tras ser detenido el 3 de abril de 2020, fue trasladado a la cárcel federal de Ezeiza para controlarlo mejor. Pero allí tuvo un diciembre acorde a su fama de pesado.

Francisco Ezequiel Francisco Ezequiel «Fran» Riquelme, ligado al capo narco rosarino Esteban Lindor Alvarado.Según pudo reconstruir Clarín, una sanción interna generó que el 22 de diciembre no lo dejaran tener «visita». Entonces Riquelme rompió todo lo que encontró a su paso y amenazó de muerte a cuanto guardiacárcel tuvo enfrente.

La cosa empeoró el 29 de diciembre cuando, con total impunidad, en el Complejo Penitenciario 1 de Ezeiza apareció colgada una bandera (una sábana pintada con aerosol), con los nombres de tres jefes penitenciarios y la leyenda: «Dejen de verduguear a los presos del Modulo. ATT: los narcos del 6».

Ambos episodios quedaron a cargo del juez federal de Lomas de Zamora Ernesto Kreplak en causas separadas por «daños» y «amenazas». Sin embargo los fiscales Sergio Mola y Diego Iglesias, titular de la Procuraduría de Narcocriminalidad, ya pidieron que todo se investigue en conjunto.

Como la cosa había pasado a niveles intolerables para la seguridad interna, la madrugada del 30 de diciembre Fran Riquelme salió eyectado de Ezeiza rumbo al Complejo Penitenciario II de Marcos Paz. Allí el régimen es más duro. Entre otros en Marcos Paz están alojados en un régimen estricto de control Ariel «Guille» Cantero ( lider de los Monos) y el peruano Julio Rodríguez Granthon, uno de los principales proveedores de droga de Rosario.

Por el momento Riquelme esta a la espera de dos juicios orales. En uno, que tramita en el fuero federal se lo acusa de ser el proveedor de cocaína de una banda conocida como «Los Tripis». En otra, que está en el fuero provincial, se lo acusa de intentar matar a Mariana Ortigala.

Paquete con una nota que dejaron el lunes en Migraciones de Rosario.Paquete con una nota que dejaron el lunes en Migraciones de Rosario.Esta mujer es central en la historia narco de Rosario. Primero fue persona de extrema confianza de Esteban Lindor Alvarado y luego lo traicionó e incriminó en la Justicia. Acto seguido pasó a trabajar para el archienemigo de Alvarado, Ariel «Guille» Cantero. De hecho, hace pocos meses fue detenido como una de sus principales testaferros.

Hasta su detención en abril de 2020, Fran Riquelme no tenía un prontuario muy impresionante: en 2012 lo condenaron a seis años por homicidio en riña agravado, en 2016 sumó una condena a 10 meses por tenencia ilegal de arma de fuego y en 2019 lo condenaron a dos años por el encubrimiento de un robo.

Claramente en los últimos años su perfil cambió al punto de que la propia Ministra de Seguridad de la Nación se ocupó de ponerlo en la lista de presos a controlar mañana tarde y noche.

«Hemos dispuesto medidas con presos de riesgo, di instrucción al subsecretario de Política Penitenciaria, para que aquellos que se considera prima facie por la Justicia de Santa Fe, que están llevando la amenaza, van a entrar al programa de algo riesgo», indicó Bullrich.

Bullrich fue al grano:»Eas personas van a estar aisladas y no van a tener contacto con nadie hasta que se esclarezcan estos temas».

Todo parece indicar que en los próximos tiempos recrudecerá la pulseada entre los narcos presos mas peligrosos -que ya inundaron Tribunales de habeas corpus y las calles de notas amenazantes- y las autoridades. El final es incierto.

PS

Más Noticias