sábado, 20 abril, 2024
InicioSociedadGanó una beca para estudiar en Los Ángeles y canta ópera en...

Ganó una beca para estudiar en Los Ángeles y canta ópera en el tren para juntar los U$S50.000 que le faltan

Aimé Costantini se preparó toda su vida para cumplir el sueño de brillar sobre un escenario. Ingresó a la American Academy of Dramatic Arts, pero no cuenta con la plata para completar el monto que necesita para los dos años.

Yanina Sibona

06 de enero 2024, 12:34hs

Video Placeholder“Toda mi vida quise ser una actriz de Hollywood, y no me quedé solo con la idea, no es un sueño etéreo, es algo por lo que me esforcé siempre. Estudié mucho, nunca tuve vida social, no tengo amigos y todo fue para tener todas las oportunidades, para ver dónde la ‘pegaba’ – que hasta ahora fue con el canto – para ahorrar plata para cumplir mi sueño”, explica Aimé Costantini a Telenoche.

La carta que recibió Aimé de The American Academy of Dramatic Arts. Foto: TN

La carta que recibió Aimé de The American Academy of Dramatic Arts. Foto: TN

Hace unos meses, audicionó para ingresar en la American Academy of Dramatic Arts y quedó elegida. Más allá de que le otorgaron una beca de 25 por ciento, que es el máximo que otorgan, es imposible para ella juntar el resto. “Es una escuela de actuación que queda en Los Ángeles de ahí salieron Danny DeVito, Anne Hathaway y muchos otros actores y actrices. Con poder estar un año al menos yo me conformaría, porque confío en que podría conseguir los contactos para seguir mi sueño”.

Leé también: De Cuartel V a la Selección de atletismo: aprendió a saltar sobre colchones rotos y ahora rompe récords

Aimé recuerda entre risas que su mamá le contaba que cuando era bebé lloraba afinada. “Desde chica siempre supe que la música era lo mío. Desde que nací, canto y todo el piano. Lo que más me gustaba era el ballet. Siempre quise ser bailarina y actriz. Siempre tuve varios sueños”.

“Mi mamá es profesora de música, por eso siempre hubo un piano en mi casa. Cuando volvía de la escuela, sacaba de oído las canciones que ella tocaba. Mientras hacía la secundaria, a la noche iba a la escuela de música donde estudiaba la carrera de intérprete de piano, canto y flauta traversa. Estudiaba en los recreos. Cuando terminé el colegio comencé la licenciatura de Canto Lírico en la Universidad Nacional de las Artes (UNA) y empecé a dar clases particulares de canto”.

Leé también: Es pescadora y cría sola a sus 4 hijos sin saber el valor del dólar: “En el río la remo y en la vida también”

Siempre había sido su sueño ser actriz y por eso, en paralelo, empezó a audicionar en castings. “Hice un ciclo de monólogos que no daban plata, pero yo lo que hacía era ganar experiencia”.

Actriz de película o cantante en una ópera

Aimé siente que su lugar es sobre un escenario. Como actriz de Hollywood o como cantante de ópera. “El año pasado cumplí el sueño de ir a Inglaterra, nos quedamos con mi novio en la casa de un familiar. Para recuperar algo de lo que habíamos invertido para viajar, empecé a cantar en la calle. Vi que se podía, armé un cartelito y me mandé a la calle. No necesitaba un micrófono porque la ópera se escucha fuerte de por sí”.

Aimé se pasa horas estudiando partituras en su casa. Foto: Juan Pablo Chaves/TN

Aimé se pasa horas estudiando partituras en su casa. Foto: Juan Pablo Chaves/TN

Empezó a cantar en el barrio chino y llegó a juntar 100 libras por día. “Era impresionante todo lo que podía comprar allá. Nunca se me había ocurrido cantar en la calle en la Argentina, pero cuando volví se me prendió la lamparita”.

Leé también: De Formosa al top mundial: la rompe en el break dance con un estilo único inspirado en “Pequeños Karatecas”

Aimé y su novio le cuidan la casa a una conocida, por eso, dicen que tienen la suerte de no tener que pagar alquiler. Ella da clases particulares y con eso, más lo que gana en el tren le alcanza para comer. “Solo canto cuando voy y vuelvo de la facultad. Pierdo tiempo de estudio, pero gano plata”.

La experiencia de cantar en el tren Mitre

Durante el viaje, las personas le prestan atención, muchas se le acercan para decirle que nunca habían escuchado ópera en sus vidas. “Tengo la ventaja con respecto al resto de los artístas de que yo tengo a todo el público: la gente con poca plata me deja porque le parece increíble lo que hago, los de clase alta me dejan porque me dicen que ‘hago música de verdad’”.

La joven en el tren donde va a cantar ópera. Foto: Juan Pablo Chaves/ TN

La joven en el tren donde va a cantar ópera. Foto: Juan Pablo Chaves/ TN

“Es realmente impactante que estés viajando al trabajo y de repente alguien se ponga a cantar La Boheme en el tren. Hago un promedio de dos mil pesos por vagón y el Mitre tiene seis vagones y lo bueno es que lo que gano viene subiendo como la inflación. Los que me dejaban 100 pesos, ahora me dejan 200 y los que me daban mil ( personas muy consideradas) ahora me dejan dos mil”.

Leé también: Es argentino y su tatuaje de un Messi prócer ganó un premio internacional: “Quiero que Leo vea este trabajo”

Aimé reconoce que la plata que gana solo le alcanza para vivir y que por eso es que siente un dolor muy grande por saber que más allá de los esfuerzos que haga, sin ayuda, no podrá juntar la plata para pagar la cuota de dos mil dólares por mes de la academia de arte dramático en Los Ángeles.

Llegar a Los Ángeles

La joven afirma que si consigue el dinero para pagar las ocho primeras cuotas del primer año de la carrera, ella estaría realizada porque confía en que podría lograr los contactos para acceder a las oportunidades y castings.

“Para el primer año necesito 27 000 dólares y si sueño con hacer toda la carrera debería recaudar 50 000. Es insoñable esa cantidad de plata para mí. Sé que es re dificil la situacion para todos los argentinos, yo para esto me esforcé toda la vida, desde que tengo seis años, o antes. Si me ven en el tren, sepan que lo que dejen, la colaboracion que me den, va directamente a cumplir mi sueño”.

Producción: Federico Llovera

Realización: Juan Pablo Chaves

Edición: Juliana Guglielmi

Más Noticias