domingo, 25 febrero, 2024
InicioSociedadCon un tractor y una aplanadora, un intendente destruyó los caños de...

Con un tractor y una aplanadora, un intendente destruyó los caños de escape de las motos ruidosas en una medida inédita

El municipio cordobés de General Cabrera, de apenas poco más de 15 mil habitantes, lanzó una campaña bastante atípica contra la contaminación sonora. No solo prohibió las motos que tengan caños de escape considerados ruidosos, si no que además organizó una destrucción masiva: los puso todos en filita en la calle principal y les pasó por encima con una aplanadora. Hicieron pim pum pam por última vez.

La campaña se organizó a finales de diciembre, pero se volvió viral a partir de un video que se subió a Twitter esta semana. La mayoría de los comentarios eran elogiosos.

En concreto la medida nace de una ordenanza dictaminada en el municipio de Cabrera, que prohibe la circulación de motos que tengan elementos adulterados. Es uno de los reclamos más grandes de los vecinos, que protestan por el ruido que hacen al cruzar a toda velocidad por las calles.

Es por eso que se pusieron más estrictos en el control y comenzaron a secuestrar las motos que vayan con elementos adulterados. El vehículo se retiene, se cobra una multa y no se devuelve hasta que el dueño aparezca con los papeles en regla y el caño de escape original si hiciese falta.

«Los lunes tenemos filas larguísimas en la puerta de Tránsito, con toda la gente que aparece con el caño original bajo el brazo, pero a veces no se las podemos dar porque no tienen el resto de los papeles. No doy moto sin caño de escape original», comentó Nancy Ulagnero, jueza de faltas de General Cabrera en una nota con la FM local La Voz de la Amistad.

«Las motos tienen modificaciones, tarritos de raid picados que es por donde salen los ruidos molestos que ocasionan un daño perjuidical a la población. Especialmente a la madrugada, que es cuando se queja la gente», comentó la funcionaria antes de avanzar con la destrucción.

En total se destruyeron unos 41 caños de escape, los cuales fueron secuestrados a lo largo de todo 2023. Se colocaron en el Boulevard Buenos Aires, una de las calles céntricas de la localidad, y les pasaron por arriba.

Más allá del espectáculo, no es la primera vez que desde el municipio van contra las motos. En marzo del año pasado se hizo una subasta masiva de motos que estaban secuestradas y nunca habían sido retiradas. «Las que no estaban en condiciones de volver a la calle fueron destruidas», afirmaron desde el municipio dirigido por Guillermo Cavigliasso (JxC).

«Se busca concientizar que son un problema, porque están prohibidas. Estamos buscando controlarlas, hay muchas que no cumplen requisitos», comentaron fuentes policiales a Clarín. Otros municipios vecinos también están avanzando con disposiciones similares.

Más Noticias