martes, 23 abril, 2024
InicioSin categoríaInvestigan relación entre el hombre ejecutado en Ibarlucea y la mujer asesinada...

Investigan relación entre el hombre ejecutado en Ibarlucea y la mujer asesinada en Ludueña

La víctima del homicidio cometido este viernes minutos antes del mediodía en Ibarlucea fue identificada como Emanuel “Camote” Velázquez, de 35 años. Era nieto de Elvira Susana Velázquez, la mujer de 75 años que fue asesinada a tiros el mismo día y casi a la misma hora en su casa de Felipe Moré al 500 bis. No parece coincidencia, y por ello los pesquisas no tardaron en enfocar la investigación en la relación entre los dos crímenes. Camote tuvo algunas menciones en las crónicas policiales en los últimos tres años, tanto de partícipe como de blanco de balaceras, en la violenta disputa por el liderazgo del territorio para el narcomenudeo entre los regenteadores de un búnker de pasaje Franco al 1800, y la gavilla de Francisco “Fran” Riquelme, que explota otro a la altura de Felipe Moré al 400 bis, distantes a sólo unas tres cuadras entre sí.

Los asesinatos de Emanuel y de Elvira se conocieron con minutos de diferencia. Los trabajadores del cementerio de Ibarlucea llamaron al 911 a las 11.35 tras escuchar detonaciones a metros de la entrada por avenida de los Incas al 4500, casi en el cruce con la ruta nacional 34. Cuando se asomaron, advirtieron que había una personas tirada en la zanja, con una moto al lado. Después se conocería que los homicidas se movilizaban en un auto, que también estaban acompañados por un motociclista, y que una vez que se pusieron a la par de Emanuel, lo acribillaron para luego emprender una fuga veloz. La víctima falleció casi en el acto, describieron voceros policiales.

Persiguen y matan a tiros a un motociclista en Ibarlucea

A las 12.05 de este viernes los pesquisas se enteraron del crimen de Elvira. De acuerdo con las primeras informaciones, testigos de identidad reservada vieron dar vueltas también a un automovilista y un motociclista por la cuadra de Felipe Moré entre De la Salle y Esquiú, de barrio Ludueña.

Elvira vivía por Felipe Moré, y él o los homicidas se metieron en su casa y le dispararon unas cuatro veces, para luego escapar. La mujer caminó gravemente herida hasta la vereda en busca de auxilio, se sentó en una silla que tenía al lado de la puerta principal y murió.

Una mujer muere de un disparo en barrio Ludueña y por el caso demoran al nieto

Elvira vivía con Matías, otro de sus nietos, de 18 años, quien volvía de un almacén cuando vio que había gendarmes y policías frente a su casa. Pensó que lo buscaban a él, intentó escapar corriendo, y fue aprehendido y demorado. Las fuentes del caso indicaron que debían realizar algunas medidas para descartar que hubiera tenido alguna participación, pero no actualizaron la información sobre su situación. Vecinos aseguraron que la mujer no se metía con nadie y que el chico no estaba, que corrió por haber tenido algunos problemas con ley tiempo atrás.

La investigación por los dos homicidios quedó a cargo en un primer momento de la fiscal María Granato, quien ordenó las medidas de rigor a los pesquisas de la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI).

Luego de la identificación de las víctimas, a los detectives no les costó encontrar algunas hipótesis sobre el móvil que relacionen los dos hechos. Elvira vivía en barrio Ludueña, en el límite con Empalme Graneros, y desde la vía hacia el este con barrio Industrial, la zona donde hace por lo menos tres años recrudecieron los enfrentamientos entre las gavillas de Fran Riquelme, que responde a Estaban Alvarado, y la de Matías “Pino” César, un lugarteniente de Los Monos, quien conformó desde la cárcel una bandita para quedarse con el control del narcomenudeo. 

Además de ese sector de calle Felipe Moré también hubo violentos ataques armados a unas tres cuadras, por pasaje Franco del 1800 al 2000, ya en barrio Industrial y donde estuvo domiciliado por algún tiempo Emanuel Velázquez, y por ello tuvo algunos cruces con la gente de Fran Riquelme.

Treinta disparos sonaron en pasaje Franco al 1800, escenario recurrente de balaceras en zona norte

A su vez, los investigadores no descartan un móvil más personal, ya que el apodo de Camote había surgido tras una balacera cometida en 2020 que dejó con graves secuelas a un pariente de Riquelme, pero esto no se materializó en la causa debido a que fueron condenadas otras dos personas como los autores materiales.

Ocho años de prisión por balear a un joven y a un nene de 3 años

Por lo reciente de los casos, los pesquisas son cautos en inclinarse por alguna de las hipótesis, y no descartan que pueda surgir alguna otra con el resultado de las medidas que llevan adelante desde este viernes.

Las bandas Fran Riquelme está detenido desde 2020 tras ser imputado por liderar una asociación ilícita integrada por unas 30 personas, dedicada a cometer desde balaceras y extorsiones hasta homicidios para liderar el narcomenudeo en los barrios Empalme Graneros, Larrea, Ludueña e Industrial.

También fue acusado por intentar matar a tiros a Mariana Ortigala, la testigo protegida que declaró en el juicio provincial contra Alvarado y que luego quedó acusada por extorsiones en nombre de Los Monos.

Además, sumó una causa este año por instigar balaceras contra las escuelas Rosa Ziperovich y José Mármol, el Complejo Penitenciario de bulevar 27 de Febrero al 7800 junto a las comisarías 16ª y 20ª, cometidos entre abril y mayo pasados.

Siete nuevos acusados de integrar banda de Fran Riquelme, el hombre de Alvarado en el noroeste

De acuerdo a la investigación, Fran Riquelme tenía el amparo de Alvarado, también acusado en esta causa y quien purga una pena a perpetua en la Justicia provincial y a 15 años por narcotráfico.

Sin embargo, a mediados de 2021 el “territorio” de Riquelme entró en una violenta disputa con otra gavilla que fue creada desde la cárcel por Pino César, un recluso que en 2021 fue penado a 20 años de prisión por haber planificado atentados contra edificios judiciales y domicilios de jueces y policías a pedido del líder Los Monos, Ariel “Guille” Cantero.

Los lugartenientes de Pino eran Mauro Gerez, Julián Aguirre y Andy Benítez –todos presos– quienes trataron imponerse a balazos, lo que dejó decenas de homicidios y heridos en esos barrios de zona noroeste, cuyas réplicas aún continúan acumulando víctimas.

Falleció un hombre de 41 años que había sido baleado hace más de un mes

Más Noticias