miércoles, 21 febrero, 2024
InicioSin categoríaCúneo Libarona y el exceso de empleados en Justicia: Tengo gente...

Cúneo Libarona y el exceso de empleados en Justicia: Tengo gente que no sé qué hace

El ministro de Justicia Mariano Cúneo Libarona se mostró indignado por la exagerada cantidad de empleados en la cartera que dirige. «Tengo gente que no sé qué hace», se descargó en declaraciones televisivas. Con críticas a la gestión anterior, aseguró que «rompieron siete veces» el lector de huellas que sirve para marcar el presentismo, y confesó que debió «poner una cámara para ver quién entra, quién sale y quién rompe».

“Veo escritorios vacíos, con gente sentada. Esto no puede seguir, estamos con un Estado enorme que genera gastos y hay que estar encima”, señaló el funcionario.

El ministro anticipó la implementación de una auditoría para evaluar la asistencia efectiva de personal a las oficinas de Justicia y detalló incidentes llamativos. «Había un dispositivo para marcar la asistencia que fue dañado siete veces, así que instalé una cámara. Tres individuos presentes allí fueron designados para registrar los horarios de entrada y salida».

«En otro sitio arrojaron arena para invalidar el sistema. Instalé una cámara para identificar quién entra, quién sale y también para descubrir quién daña el dispositivo. Hay una cantidad de personas de las que no sé qué hacen», explicó Cúneo Libarona en una entrevista en radio Con Vos.

El jefe de Justicia, uno de los primeros ministros confirmados por Milei tras ganar las elección reveló que adquirieron escritorios nuevos una semana antes de su asunción, durante la transición con los salientes Martín Soria y Juan Martín Mena.

«Encontramos a cinco o seis personas ocupando esos escritorios. Prensa, alrededor de veinte mientras que yo me arreglo con cuatro. Veo a varios individuos viendo televisión; está bien que lo haga pero de repente noto escritorios vacíos, computadoras apagadas, gente sentada, y me pregunto, ‘¿qué están haciendo?’», relató.

Fue entonces cuando Cúneo decidió abordar a uno de los individuos que ocupaban un escritorio sin tener encendidas las computadoras. «¿Qué estás haciendo?», le preguntó. La respuesta lo sorprendió: «Pensando». «Está bien, ¿pero en qué estás pensando?», insistió el ministro, y el empleado no supo qué responder.

«Esto no puede continuar. Es como tu casa; tenes ciertos ingresos y un presupuesto. Creo que debería ser así en todas partes, a nivel provincial. Tenemos un Estado enorme que genera gastos, y debe haber contratos que también generan pérdidas. Hay que estar encima; me convertí en administrador», subrayó.

«Ahora soy el administrador de este monstruo; no me conformo con lo que me proporciona recursos humanos, tengo que verificar», añadió el ministro, quien afirmó tener autoridad para rescindir todos los contratos de empleados del último año. Además, buscó tranquilizar a los empleados permanentes: «Quienes estén en relación de dependencia y trabajen pueden estar tranquilos». 

Más Noticias