miércoles, 21 febrero, 2024
InicioDeportes«No va a haber vuelta atrás en los derechos de las deportistas»,...

«No va a haber vuelta atrás en los derechos de las deportistas», asegura el director general de la Liga Femenina de Fútbol española

Tras el escándalo que provocó el beso sin consentimiento de Rubiales a Jenni Hermoso, miles de mujeres marcharon en Madrid en repudio a la situación. Clarín habló con Pablo Vilches, director de la liga española de fútbol de mujeres.

“Se ha iniciado un camino sin retorno”, dice a Clarín Pablo Vilches, director general de la Liga Femenina de Fútbol Profesional española, sobre la reacción institucional y social que despertó el beso en la boca de Luis Rubiales, presidente de la Real Federación de Fútbol suspendido por la FIFA, a la jugadora Jenni Hermoso, para festejar el Mundial que ganaron las españolas.

Vilches lleva un año como CEO de la Liga F, cargo al que llegó desde el Real Betis, donde fue coordinador de todas las secciones deportivas durante siete temporadas.

-¿Este tipo de abuso de poder es estructural?

-Sí, aunque no es extensivo a la sociedad española. Me refiero a la Real Federación y a las personas que la componen. Como pudimos ver el viernes pasado, en una vergonzosa asamblea en la que aplaudían los comportamientos y las explicaciones que dio Luis Rubiales.

-Verónica Boquete, ex capitana de la selección española, señaló este lunes que abusos como el beso de Rubiales a Hermoso representan “una cultura dentro de la Federación” y que son actitudes “constantes y normalizadas”. ¿Pasó siempre? ¿El gesto de Rubiales no sorprende a quienes viven el fútbol femenino desde adentro?

-Efectivamente. Es algo que está latente. No es más que una actitud paternalista con las jugadoras, algo que no ocurre con los chicos. Se las trata como “las niñas” y hay actitudes paternalistas. Solamente el hecho de la pregunta: “¿Te puedo dar un pico para celebrar?” denota la mentalidad de un superior que le hace esa pregunta a una mujer. Hubo una renuncia de 15 jugadoras antes del Mundial que demandaban cuestiones que no se han hecho públicas pero que, entendemos, parte de lo que subyacía era esto que ha ocurrido.

La multitudinaria manifestación contra el presidente de Federación Española Fútbol Luis Rubiales.  Foto: Cézaro Luca

La multitudinaria manifestación contra el presidente de Federación Española Fútbol Luis Rubiales. Foto: Cézaro Luca

-¿Fue entonces necesaria la vidriera a nivel mundial para poner en evidencia lo que desde adentro ya se sabía que ocurría en el fútbol femenino español?

-La vidriera nunca hubiera sido necesaria ni deseable. Lo que sí ha hecho es poner en el foco la situación. La apertura de diligencias por parte de la Fiscalía hace pensar que habrán considerado que pude haber un delito de agresión sexual.

-Las medidas que se están activando como consecuencia del beso no consentido de Rubiales, ¿son cosméticas y fruto del momento o España está ante un verdadero “Me Too” (el movimiento de denuncia de acoso y abuso sexual que nació en Estados Unidos) dentro del deporte?

-Creo que se ha iniciado un camino sin retorno. No va a haber vuelta atrás en los derechos de las deportistas, en no permitir determinados comportamientos, en reestructurar esa Federación. Es el equiparable al Me Too en el deporte español.

-Los entrenadores de los seleccionados masculino y femenino, Luis de la Fuente y Jorge Vilda, aplaudieron a Rubiales en la asamblea de la Federación cuando repitió varias veces que no iba a renunciar pero, un día después, condenaron la actitud del presidente de la Federación. ¿Pueden seguir siendo entrenadores o tienen que renunciar?

-Deben renunciar. Es absolutamente vergonzante que estuvieran legitimando con aplausos y ovaciones una asamblea que nos ha avergonzado a nivel mundial. Hay que hacer una reforma completa de la Real Federación.

-¿Quién debería ocuparse de esta reforma?

-El organismo competente es el Consejo Superior de Deportes, que puede instar al Tribunal Administrativo del Deporte a inhabilitar a cuantas personas considere que no deben estar ahí.

Madrid. Corresponsal

Más Noticias