viernes, 19 julio, 2024
InicioPolíticaLos intendentes, en pie de guerra por el anuncio de Sergio Massa:...

Los intendentes, en pie de guerra por el anuncio de Sergio Massa: dicen que nadie les avisó y que le pedirán más plata a Axel Kicillof para pagarle los bonos a sus empleados

En las comunas bonaerenses aducen que no tienen fondos para darles los dos adicionales de $ 30.000 a sus trabajadores. Cerca del ministro les responden marcan los millonarios plazos fijos con plata inmovilizada que tienen muchos municipios.

Algo en Unión por la Patria no estaría funcionando del todo bien. El encargado de la calesita, Sergio Massa, zarandea con destreza la sortija pero nunca permite que nadie la saque. Arriba del carrusel están los intendentes peronistas del Conurbano, cansados de dar vueltas sin premio. Empiezan a sospechar que el ministro calesitero podría estar jugando sucio y no compartirá con ellos la sortija.

Este domingo, con la sortija en la mano, Massa anunció un generoso plan de beneficios sociales que contempla dos bonos de $30.000, en setiembre y octubre, para todos los trabajadores privados y a los 350.000 estatales que dependen de Nación. Rápido de reflejos y aunque no es obligatorio, el ministro metió en la bolsa en público a los empleados municipales.

El anuncio de Massa fue tan claro como necesario, pero al parecer se olvidó de avisarles a quienes deberán pagarlo. A los jefes del Conurbano no les cayó nada bien haberse enterado por las redes sociales o por el llamado de periodistas, como pasó entre Clarín y dos de ellos.

De mala gana y algo rabiosos porque Massa los expuso sin consultarlos, los alcaldes responden que la mayoría de las comunas no tienen plata para afrontar los bonos.

Pero Massa no les cree y los corre con los informes que le manda mensualmente la AFIP con los millonarios plazos fijos que tienen varios intendentes.

Desde el mismo domingo, la municipalidades hicieron trascender que le pedirán al gobernador Axel Kicillof que se haga cargo. 

Massa en el encuentro de Mujeres y Diversidades del que también participaron Kicillof, Menéndez y Magario. Archivo Clarín

Massa en el encuentro de Mujeres y Diversidades del que también participaron Kicillof, Menéndez y Magario. Archivo Clarín

Vaya casualidad, las medidas anunciadas por Massa tienen características similares a las que su mismo gobierno implementó hace dos años. También es similar el momento: en 2021 el anuncio fue después de la derrota electoral en las PASO. En aquella ocasión, los propios dirigentes kirchnerista lo bautizaron Plan Platita

Habría que reconocerle el copyright de la iniciativa a Martín Guzmán, aunque el verdadero ideólogo fue Máximo Kirchner. Así, lo que hace Massa es lo que ya se hizo tras la última PASO de 2021. Básicamente, repartir dinero que el Estado no tiene para conseguir votantes.

La ayuda es necesaria, sobre todo para los sectores más postergados que se perciben cada vez más pobres desde que asumieron Alberto Fernández y Cristina Kirchner, como probablemente también sintieron con el anterior gobierno de Mauricio Macri.

Los intendentes del Conurbano, tanto los kirchneristas como de Juntos por el Cambio, se enteraron de las medidas de Massa por los portales de noticias, salvo algunos pocos privilegiados que según le confesaron a Clarín tuvieron algún tipo de anticipo en una reunión que hicieron el sábado, pero casi sin precisiones o detalles.  

Lo que generó malestar, sobre todo entre los jefes peronistas que tienen hasta una relación personal con Massa, es que el ministro se cortó solo. Ni siquiera los llamó para interiorizarse sobre la crítica situación económica de muchas comunas. Es decir, nunca preguntó si las municipalidades cuentan con la plata necesaria para pagar los bonos.

«Todos lo conocemos a Sergio de hace muchos años. Sabemos cómo es y lo que piensa. Pero a veces nos desconcierta. Tanto en la falta de una estrategia clara y común para la campaña, como con este tipo de medidas que no nos comparte ni nos hace parte. Varios se sienten lastimados. Hasta hay quienes creen que Massa se está vengando por el altísimo corte de boleta que hubo en muchos municipios. Quizás se siente traicionado y nos está ninguneando», conjetura un intendente peronista.

En el Conurbano hay de todo. Municipios que por diferentes motivos (buena administración, austeridad o poder adquisitivo de sus vecinos) cuentan con hasta un presupuesto y medio anual invertidos en plazos fijos a otras comunas que si no son auxiliadas por la Provincia o Nación no pueden pagar los salarios.

Hay dos intendentes, uno de la Primera Sección y otro de la Tercera, que le dicen a Clarín que acaban de pagar un extra a sus empleados y que ahora están juntando la plata para los aguinaldos.

«Sergio nos empomó. Ninguno de nosotros, por lo menos los peronistas, se podrá negar a dar el bono. Los que tengamos plazos fijos deberemos desarmarlos y utilizar parte de la guita. Los que no tienen le irán a pedir plata a Kicillof», describe otro jefe municipal, del Segundo Cordón.

En los sindicatos que representan a los trabajadores municipales advierten que «los intendentes no podrán discriminar a sus empleados. Deberán pagarles el bono como a los demás. El horno no está para bollos y si bien es cierto que muchas comunas no tienen plazos fijos, de alguna manera deberán juntar la plata. Es más, nosotros hace meses que venimos pidiendo un bono», señala Víctor Pirillo, secretario general de un gremio municipal de la Primera Sección.

MR

Más Noticias