sábado, 20 abril, 2024
InicioSociedadDoscientas muertes «de más» este verano achacables al calor

Doscientas muertes «de más» este verano achacables al calor

Máximas que rondan los 40 grados y mínimas tropicales o incluso, tórridas, con un mercurio que no baja de los 25 grados. Es lo que está dejando esta ola de calor anómala por las alturas del año en España y que va a ser la más larga de este estío. La consecución de muchos días (y noches) de termómetros disparados va a afectar a la salud de los ciudadanos. Habrá que esperar al final de la temporada para saber la factura en muertes de estas seis olas de calor sumadas pero, hasta este miércoles, los sistemas de vigilancia ya estiman que se han registrado hasta 200 muertes «de más» relacionadas con el termómetro.

Así lo refleja el sistema de vigilancia de la mortalidad diaria asociada a la temperatura (MOMO) del Centro Nacional de Epidemiología (dependiente del Instituto de Salud Carlos III, ISCIII). Este registro hace un estudio de las muertes «de más» que se registran, las no esperadas teniendo en cuenta las que se vienen anotando en años anteriores, y las cruza con las temperaturas de esos días. Así se extrae una estimación de qué pasa cuando hay un exceso o defecto de temperatura. Las cifras del MoMO no son cifras «reales» sino aproximaciones, pero ayudan a ver el impacto de los periodos de frío o calor.

En los que llevamos de verano (desde el 15 de junio al 23 de agosto), se ha registrado un exceso de 200 muertes sobre lo esperado que podrían relacionarse con las seis olas de calor registradas. Agosto, aún sin que haya acabado, sería por ahora el mes con un mayor impacto en fallecidos por el calor, 97, por encima de los 92 de todo julio. Con todo, este verano de 2023 no está siendo el peor. Solo el año pasado, el que se considera el más cálido, se estimó que el exceso de muertes por el mercurio fue de 303 personas en estas mismas fecha.

El calor desestabiliza las enfermedades

Cuando se piensa en muertes por altas temperaturas, se piensa en ese deportista que muere por un golpe de calor pero estos decesos son los menos. Este «exceso» de fallecidos en verano se debe más a otra cuestión. «No estamos hablando de muertes por golpes de calor, que también pueden suceder», explica el investigador de Fisabio y presidente de la Sociedad Española de Epidemiología, Óscar Zurriaga, «sino por agravamientos de patologías de base. El calor, sostenido además, ayuda a descompensarlas» y una persona con problemas que empeora durante una ola de calor puede después fallecer, incluso cuando se ha acabado la alerta por calor». Y la culpa la tiene el calor sostenido de día pero también por las noches, que no deja descansar al cuerpo.

Precisamente, el vicepresidente primero de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES), Pascual Piñera, explicaba en una entrevista a EFE que las urgencias hospitalarias en toda España están en situación de colapso que se había agudizado con un 10% más de pacientes de media que en el mismo período del año pasado. Piñera lo achacaba a la ola de la calor que favorecía que se descompensen las patologías crónicas de las personas mayores, entre otras cuestiones como el repunte de covid.

Según explica Zurriaga, en los certificados de defunción de estas personas no aparece la palabra calor (salvo que se hable de una deshidratación) pero las altas temperaturas sí han jugado un papel determinante «sobre todo en los mayores».

Más Noticias