miércoles, 21 febrero, 2024
InicioEspectáculosSalen a la luz los diarios de Amy Winehouse

Salen a la luz los diarios de Amy Winehouse

Los padres publican las reflexiones que escribió la cantante muerta a los 27 años, y que luego inspiraron sus temas.

De no haberse producido la muerte prematura de Amy Winehouse el 23 de julio del 2011 por una excesiva ingesta de alcohol, el próximo 14 de septiembre la cantante británica hubiera cumplido 40 años. Como homenaje, sus padres, Mitch Winehouse y Janis Seaton, han recopilado los diarios que escribió en sus casi 28 años de vida.

Se trata de unos escritos íntimos que ayudan a adentrarse en la vulnerable personalidad de Amy Winehouse y que saldrán publicados el 29 de agosto bajo el título de In Her Words (En sus palabras).

A modo de avance, el matrimonio Winehouse ha concedido una entrevista al diario The Telegraph, donde desvelan algunos de los escritos así como anécdotas de la vida de la más pequeña de sus dos hijos y que empiezan el mismo día que nació: cuatro días después de la fecha prevista. Mitch y Janis dice que toda su vida bromearon con Amy sobre su continua falta de puntualidad.

Amy Winehouse. La cantante murió a los 27 años debido a una descomunal ingesta de alcohol.

Amy Winehouse. La cantante murió a los 27 años debido a una descomunal ingesta de alcohol.

El centro de atención

“Desde que la trajimos a casa del hospital, Amy fue un verdadero individuo. Podía ser adorable y encantadora, pero si no estaba contenta todo el mundo lo sabía. ‘Amy, silencio’ era probablemente la frase más oída en nuestra casa. Tanto si estaba contenta como triste, a Amy le encantaba ser el centro de atención”.

El matrimonio recuerda que no pasó mucho tiempo para que la cantautora comenzara a llenar de garabatos decenas de cuadernos con ideas abstractas de lo que más temprano que tarde serían los esbozos de un artista en desarrollo.

Amy Winehouse tenía una relación complicada con su padre, Mitch.

Amy Winehouse tenía una relación complicada con su padre, Mitch.

Según Mitch y Janis, Amy se quedaba hasta altas horas de la escribiendo ideas abstractas o dibujando garabatos en sus cuadernos, que siempre iban con ella, y que para sus padres siempre fue un misterio lo que contenían, aunque recuerdan que en días especiales como un cumpleaños o el día de la madre solía leer en voz alta un poema que tenía escrito en ellos.

En el colegio también aprovechaba para plasmar ideas cuando se aburría. “Los profesores nos decían que era brillante y capaz, pero siempre había un ‘pero’. Pero… no podía estarse quieta o se portaba mal en clase. En cambio, Amy devoraba películas, musicales, novelas, poesía y música”, aseguran sus padres, que recuerdan que cantaba canciones de Ella Fitzgerald o de Mary Poppins.

Vocación de cronista

En los cuadernos, Amy no solo volcaba a sus pensamientos, también tenían cabida las personas que veía en la calle, en las revistas o en la televisión. Pegaba recortes de estas personas que le llamaban la atención y hacía comentarios acerca de su apariencia.

Mitch recuerda muchas discusiones con su hija, donde entre gritos, ella lo interrumpía, iba por su cuaderno e inmortalizaba sus palabras. De hecho, esa fue la forma en que nació una de las canciones más importantes de su carrera: Rehab.

“Fue escrita tras una conversación con Mitch, probablemente garabateada en un cuaderno. Había llegado a su casa con sus entonces managers, que estaban preocupados por su forma de beber y querían llevarla a un centro de rehabilitación. No quiero ir, papá. No tengo 90 días”, le dijo a Mitch. Luego esa conversación acabaría inspirando el tema”, asegura su madre.

En la cima del éxito Amy Winehouse es consciente de sus problemas de conducta: “Odio mi temperamento. A veces me carcome tanto que me pongo físicamente violenta con los que amo. Por mucho que diga ‘lo siento’, es algo que nunca podrán olvidar”, confiesa.

Mitch y Janis Winehouse posan con una estatua de su hija Amy. Foto AP/Tim Ireland

Mitch y Janis Winehouse posan con una estatua de su hija Amy. Foto AP/Tim Ireland

“Doce años después de su muerte, mirar hacia atrás en estos dibujos y garabatos todavía nos hace sonreír, al igual que lo hizo Amy. Por supuesto, no podemos blanquear su historia. Sí, era adicta y sí, su vida era caótica. En última instancia, sus adicciones le robaron a ella y a nosotros su vida. Pero esos son tiempos en los que no nos detenemos”, asegura la madre de la artista.

Y su padre lee uno de los pensamientos escritos por su hija de su puño y letra: “Sobre todo tengo el sueño de ser muy famosa, de trabajar en el escenario. Es una ambición de toda la vida. Quiero que la gente escuche mi voz y olvide sus problemas durante cinco minutos… Quiero que me recuerden por ser… simplemente yo”.

Fuente: La Vanguardia

WD

Más Noticias