sábado, 20 abril, 2024
InicioPolíticaSergio Massa: «La idea de Javier Milei presidente hace inviable a la...

Sergio Massa: «La idea de Javier Milei presidente hace inviable a la Argentina»

-Se habló de un escenario de tercios, pero si se repitiera ese resultado en octubre el peronismo quedaría fuera del balotaje.

-No, porque lo que se vota son candidatos y el primer candidato más votado es (Javier) Milei, el segundo soy yo y la tercera es (Patricia) Bullrich, con una diferencia de dos millones de votos. La gente, cuando vota a presidente, vota a personas, no es la suma de las fuerzas políticas. Tengo el desafío, primero, de invitar a compartir el sueño a todos los que votaron a (Juan) Grabois. Después, a todos los que votaron a Horacio (Rodríguez Larreta) y que claramente no comparten la idea del todo nada que planteó Bullrich. Y después, tratar de convencer a aquellos que en 2019 nos votaron a nosotros y en 2015 a mí y en esta elección están enojados o decepcionados y eligieron a Milei.

-Pero el oficialismo como frente electoral quedó tercero. ¿No se siente responsable por haber sido la cabeza del frente.

No, fui el segundo candidato más votado. Si la elección se diera hoy con los tres candidatos que quedamos de las primarias -y los primeros números que salieron así lo demuestran- el ordenamiento sigue siendo que hay un primero, un segundo y un tercero y con mucha diferencia. JxC pagó pagó el costo de no explicar el fracaso de (Mauricio) Macri y de dedicarse a destruir al Gobierno en lugar de generar esperanza a futuro. Llevaron una candidata que, en lugar de hablarle a todos, sólo le habló a los duros. Por eso Macri termina más inclinado a tratar de jugar como fetiche con su nuevo juguete Milei. Para adelante hay dos caminos para la Argentina: el que plantean ellos, sin distribución, sin Estado y autoritario y otra Argentina, que me va a poner en la obligación de convocar a un gobierno de unidad nacional, más amplio, con radicales con dirigentes peronistas que que acompañaron a Horacio, con sectores independientes.

-¿El oficialismo puede sumar más votos si no mejora la economía?

Hay 17 millones de votos en juego entre los que no fueron a votar y los que votaron a otras fuerzas. Hay un número importante de voto en blanco e impugnado. Hay como 13 millones de votos de gente que no fue a votar, así que hay un trabajo grande por hacer. Cada elección expresa un momento. El FMI volvió a la Argentina por responsabilidad exclusiva de Macri y es la peor catástrofe que le tocó vivir a la Argentina, con 45 mil millones de dólares de deuda que no fueron a parar ni escuelas ni a rutas, ni a hospitales, pero sí a las cuentas de fondos de inversión que se llevaron los dólares de la Argentina. Y la renegociación (de Martín Guzmán) para mí fue mala, porque el cronograma de vencimientos que dejó para el segundo segundo semestre del 2023 está absolutamente disociado de la realidad argentina. Y mucho más después de la sequía, que le costó a la Argentina US$ 21 mil millones para este año. Todo eso nos obligó a cambiar lo que era un programa de estabilización con crecimiento por un programa de estabilización de las reservas, cuidando del nivel de actividad y conservación del empleo de alguna manera. Hay que seguir trabajando en eso y hoy estuvimos trabajando en las medidas que vamos a tomar después de mi viaje a Estados Unidos. El daño que le generó la devaluación que le impuso el FMI lo vamos a poder paliar con las medidas que vamos a tomar.

Sergio Massa durante la entrevista con Clarín.  Foto: Martín Bonetto

Sergio Massa durante la entrevista con Clarín. Foto: Martín Bonetto

-¿Devaluó el lunes por el impacto del resultado electoral?

-Teníamos previsto hacerlo el viernes, pero el lunes los bonos argentinos cayeron hasta 17 por ciento. El triunfo de Milei hizo caer el valor del país casi un 20%. Y eso generaba mayor presión en el sistema del dólar financiero y por eso se aceleró la decisión, para fortalecer el régimen de acumulación de reservas, que ya lleva 21 días. El mundo piensa que la Argentina de Milei es inviable. La idea en el mundo de que lo que propone el candidato que ganó es inviable. Hay 70 artículos de todo el mundo que plantean la inviabilidad de la Argentina si el 11 de diciembre Milei es presidente,

-Quería preguntarle antes por la campaña…

-Yo prácticamente no hice campaña.. Todos saben que, salvo los últimos 10 días, estuve enfocado en garantizar un acuerdo con el FMI después de tres meses de pelea, porque nos pedían 100% de devaluación y 1.5 de resultado fiscal. Eso representaba un daño cinco veces mayor que el que generó esta medida (la devaluación del 22%), y un recorte de la mitad de la obra pública, de la mitad de las cloacas y de las escuelas que se están construyendo, es lo que hizo Macri en 2019. Fueron tres meses de una negociación muy dura que me quitó la oportunidad de poder hacer campaña. Es una ventaja grande, porque en general el que está en campaña se pasea por los medios diciendo frases lindas e incomprobables y el que tiene la responsabilidad de estar al frente del timón tiene la responsabilidad de que el barco en medio de la tormenta siga recorriendo destino hacia el puerto. Yo elegí seguir al frente del timón, elegí enfocarme en llevar el barco a puerto entendiendo que pagaba el costo de una cosa que yo no hice. Yo no traje el Fondo a la Argentina, lo trajo Macri. Yo no renegocié el acuerdo, el ministro que renegoció el acuerdo se escapó del Gobierno y nos dejó en una crisis que terminó haciendo que yo dejara la tranquilidad de la Cámara de Diputados.

Sergio Massa, en su despacho en Economía, con la Rosada de fondo. Foto: Martín Bonetto

Sergio Massa, en su despacho en Economía, con la Rosada de fondo. Foto: Martín Bonetto

-¿No faltó mayor presencia en el territorio y más esfuerzo de los gobernadores e intendentes?

-La Argentina transita una situación crítica producto del acuerdo, pero también tiene en perspectiva oportunidades únicas. No haber podido contar lo que viene, porque estaba enfocado en lo que tenía que hacer en ese momento, puede haber generado falta de épica, trabajo en el cuerpo a cuerpo y territorio de mi parte y eso no se le puede aducir a otros. Tiene que ver con mi tarea. No sé como hacen otros para cumplir su responsabilidad y estar todo el día en la tele. A mí me llama la atención.

-Ud dice que Milei y Bullrich son lo mismo.

-Plantean lo mismo, los dos soñarían a Macri como ministro plenipotenciario por el mundo consiguiendo inversiones. Milei se animó a decirlo, Patricia todavía no. Lo más grave del jugueteo de Macri con Milei es que le falta el respeto a los votantes de Horacio y a los radicales. Entiendo que es parte de la bronca o de la angustia y de la renuncia de Carrió. Macri decidió destruir JxC y empujar a todo el mundo con Milei, porque hay una falta de respeto de Macri a Patricia: la idea de ir empujando suavecito y con gestos (y poniéndole gente a trabajar) los votantes a Milei.

-¿Ud no le ofrecería una embajada a Macri como trascendió?

-Yo creo que todos los ex presidentes tienen que tener un rol. Los países más serios y desarrollados son los que cuidan a sus expresidentes, no los que los destruyen, acá en la Argentina hasta hubo un intento de magnicidio contra una ex presidente y pasó como si nada. Fue noticia, tres días

-Dice que Bullrich y Milei son lo mismo. ¿Con quién se imagina en el balotaje?

-Ceo que está claro. La gente que ganó va a seguir intentando ganar y en todo caso además hay una enorme diferencia en la cantidad de votos. Bullrich tiene 2 millones de diferencia con nosotros y 4 millones con Milei. Me parece que eso está terminado. Por lo menos, por lo que vi de las primeras encuestas que se publicaron, pareciera ser el escenario más probable.

-Ud coincide con Milei en que los votantes de Larreta están más cerca de ud que de Bullrich.

-Hay muchos peronistas que en algún momento se desencantaron y también hay muchos radicales defensores de la escuela pública, de la gratuidad universitaria, de la movilidad social ascendente en la Argentina que que no tienen nada que ver con Bullrich y tienen mucho más que ver conmigo, con la identidad de origen del Frente Renovador.

-¿Invitaría a Larreta y a Gerardo Morales a integrar su gobierno de unidad nacional?

-No me gusta hacer nombres, porque después los obligan a que opinen sobre lo que digo o a que tengan que desmentir. Sin dudas buscaría un gobierno de unidad nacional e integrar un gabinete con radicales y con peronistas que hoy está en el PRO. No voy a empezar a hacer nombres, porque van a empezar a elucubrar, pero probablemente terminen siendo. Hay dirigentes de otras fuerzas políticas, del espacio de Juan Schiaretti, que no sonaría ilógico que fueran funcionarios de mi gobierno. Me gustaría ver en el cuarto oscuro a muchos de los que integraron las listas de de Horacio en JxC el 22 de octubre.

-¿Sus aliados del kirchnerismo están de acuerdo con ese gobierno de unidad?

-El presidente voy a ser yo y el que decide quiénes van a ser ministros voy a ser yo y la convocatoria la voy a hacer soy yo porque soy el que tiene la responsabilidad de gobernar. Hoy el gobierno no tiene esa identidad y la identidad plural del gobierno va a ser una marca que ya la tuve cuando fui director de ANSES e intendente de Tigre. Cuando tuve esa diferencia (con el kirchnerismo) di la batalla electoral. Las diferencias que tuve las dirimí en las urnas.

-Si Milei y Bullrich representan lo mismo, Sergio Massa y Cristina Kirchner también representan lo mismo?

-En términos de proyecto de país, representamos un proyecto de país con educación pública gratuita, no arancelada. Representamos un proyecto de país con producción y trabajo como valores, sin patria financiera. Como modelo económico representamos un modelo de inclusión de derechos. Representamos un país con sistema de jubilación pública y con un PAMI funcionando y con un sistema de jubilaciones público, no privatizado, como las AFJP que plantean ellos. Son dos modelos de país muy distintos.

-¿CFK podría haber sacado más votos?

-Eso es contrafáctico y es el jueguito de la especulación al que les gusta jugar a ustedes. A mí no me toca jugar al jueguito de la especulación, a mí me toca hacer. 

-Ud dijo que no indultaría a Cristina Kirchner, porque ella no quería ser indultada.

-Yo dije que no la indultaría, porque además ella no quiere ser indultada. Quiere Justicia. Lo reitero.

-¿Cree que hay lawfare, como ella denuncia?

-Creo que en la Argentina hay jueces que hacen política. No tengo ninguna duda. Creo que la gente tampoco tiene dudas. Hay muchos jueces y fiscales que le deben una explicación a la sociedad cuando demoran siete años en condenar a un homicida. (…) Cuando hablamos de la inseguridad nos olvidamos de contarle a la sociedad que parte del problema que tenemos es que la policía detiene y la Justicia libera. El combate contra la inseguridad tiene un costado en el que hace falta más profesionalismo e inversión en prevención, pero también hace falta una justicia que se embarre y vaya al territorio

Un momento de distensión. Sergio Massa competirá por segunda vez en 8 años por la presidencia. Foto: Martín Bonetto

Un momento de distensión. Sergio Massa competirá por segunda vez en 8 años por la presidencia. Foto: Martín Bonetto

En la entrevista con TN, dijo admitió que el gobierno de Alberto Fernández fracasó, pero no profundizó.

-Es un análisis que el 11 de diciembre deberá hacer Alberto y todos los que fuimos parte del Gobierno. Yo creo que hay cosas en las que el gobierno claramente decepcionó a los que nos abrazaron en el 2019 y que nos tenemos que hacer cargo y en todo caso contarles, por qué no se pudieron hacer. El Gobierno debió haber denunciado la catástrofe del acuerdo de Macri con el fondo el 11 de diciembre del 2019, el Gobierno debió haberle contado a la sociedad la hipoteca que dejaba Macri entre deuda pública en default en pesos, más deuda con el FMI, más deuda con bonistas y no lo hizo. Fue un grave error. También creo que fue un grave error mío no haber puesto en dimensión en enero la catástrofe que significó la sequía por el impacto que iba a tener en las reservas.

Tiempos turbulentos para un ministro en campaña

A pasos de la Rosada. El ministro de Economía concentrado en su celular. Foto: Martín Bonetto.

A pasos de la Rosada. El ministro de Economía concentrado en su celular. Foto: Martín Bonetto.

De sport, Sergio Massa recibe a Clarín en el quinto piso del ministerio de Economía. En un salón aledaño, las ministras de Trabajo y Desarrollo Social discuten el paquete de medidas para paliar el impacto de la devaluación.

El candidato presidencial de UxP no disimula su malestar cuando las preguntas sobre Economía le quitan tiempo para hablar de sus propuestas y no quiere dar precisiones sobre cuándo oficializará las medidas en estudio. «Las voy a anunciar cuando estén. Yo pensé que era una entrevista a un candidato a presidente y viniste a entrevistar al ministro de Economía«, destaca.

Cuando se le señala que el ministro y el candidato son la misma persona, asiente, pero señala que a ciertos medios no les interesa lo que piensa en materia educativa, de trabajo y salud. «Es una ventaja que tienen los que no tienen ninguna responsabilidad y son candidatos», sostiene.

En febrero fue el candidato presidencial quien señaló que lo electoral y ser ministro eran incompatibles y seis meses después no cambió de opinión. «Desgraciadamente tengo que enfrentar la incompatibilidad. Peor sería que hiciera como las ratas que se tiran del barco cuando las papas queman. Yo cuando las papas queman siempre voy al frente. Soy de los que pelean. La Argentina merece que los que tenemos responsabilidades públicas peleemos por ella y la gente mucho más», afirma.

Cuando se le recuerda que él mismo le dijo a este diario que si había acuerdo con el FMI, pero se perdía con la inflación el esfuerzo sería en vano y reconoce que por ahora la batalla contra los precios se está perdiendo. «Estamos perdiendo contra la inflación y recién en los últimos 11 meses hay recuperación de salario contra la inflación. Estaría bueno que además de contar todo lo que lastima la inflación hagan un comparativo de salario contra la inflación, así como cuentan otras cosa que son malas a veces. Parte de las medidas que vamos a tomar van a ayudar a a curar la lastimadura que genera la inflación, porque la devaluación genera la inflación y la devaluación la pidió el FMI y el acuerdo con el Fondo de Macri también era inflacionario», concluye. Entre las propuestas que se vienen, reconoce que habrá un blanqueo de trabajadores informales a través del monotributo productivo vía DNU.

El fondo de su programa de gobierno para los próximos 4 años es aumentar las exportaciones y abrir mercados para vender trabajo argentino que permitan fortalecer las reservas, evitar el ajuste y revalorizar la moneda, además de que haya acceso al crédito.

No anticipa cuál será la inflación de agosto, pero señala que en los meses siguientes bajará. Sugiere que dólar blue y el MEP podrían haber alcanzado su techo. «Con tipo de cambio fijo en el oficial van a disminuir todas las fases especulativas salvo para los que nos miran de afuera, pero intervienen en los mercados argentinos. La idea de Milei presidente hace inviable a la Argentina y por eso cayeron los bonos de una manera dramática», reitera antes de afirmar que el costo de toda la política -que quiere bajar el libertario- equivale nada más que a un punto del PBI.

Evita criticar a los intendentes, que consiguieron hasta 20 puntos más que él en las PASO. «Hubo corte de boletas en todas las fuerzas», sostiene. Tampoco considera que Cristina Kirchner haya esquivado la campaña. «Fueron más que en 2019. El problema que tienen ustedes es que si aparece mucho, dicen que Cristina va al rescate y si aparece poco, dicen que Cristina no está. Lo arreglan en el psicólogo, el candidato soy yo», dice y sonríe.

Al toque

Sergio Massa, en los pasillos del ministerio de Economía. Foto: Martín Bonetto

Sergio Massa, en los pasillos del ministerio de Economía. Foto: Martín Bonetto

Un proyecto: Argentina 5.0 que son 350 mil jóvenes de 16 a 30 becados y capacitados como Programadores.

Un líder: Juan D. Peron Un prócer: Gral. Jose de San Martin.

Una comida: Milanesa con pure.

Una sociedad que admire: La Alemania integrada post muro.

Un recuerdo de la infancia: La chocolatada de mi vieja después del colegio.

Un sueño: Argentina parte del G7.

Un placer: Asado y truco con mis amigos de la infancia del colegio Agustiniano.

Un libro: Ni un centavo más ni un centavo menos, de J Archer.

Una serie: Chicago Fire.

Una película: La vida es bella.

Un desafío: Estabilizar Argentina a pesar del acuerdo de Macri con el FMI.

Itinerario

El lunes, a Washington. Sergio Massa gesticula durante un diálogo de una hora con Clarín. Foto. Martín Bonetto.

El lunes, a Washington. Sergio Massa gesticula durante un diálogo de una hora con Clarín. Foto. Martín Bonetto.

El 28 de abril cumplió 51 años. Es abogado. Se recibió en la universidad de Belgrano. Nació y se crió en San Martín y fue diputado bonaerense, intendente de Tigre, director ejecutivo de la ANSES y jefe de Gabinete de Cristina Kirchner. Desde 2019 hasta 2022 fue el presidente de la Cámara Diputados, cargó que dejó para hacerse cargo del ministerio de Economía. Se inició políticamente en la juventud Ucedé y en los 90 migró al PJ, donde permaneció hasta 2013, cuando se alejó para fundar el Frente Renovador y convertirse en diputado. Es su segundo intento para llegar a la presidencia. Está casado con Malena Galmarini, la titular de AYSA, hace 26 años. Tienen dos hijos Tomás (17) y Milagros (20), que estudia Ciencias Políticas y milita en el Frente Renovador.

Más Noticias