Canadá sufrió ante Bélgica otra muestra que en el Mundial de Qatar 2022, el merecimiento te condena

Los norteamericanos, que volvieron a un Mundial por primera vez desde 1986, sufrieron su falta de eficacia ante los europeos, uno de los candidatos a dar pelea a los favoritos. 23/11/2022 21:45 Clarín.com Deportes Actualizado al 23/11/2022 21:45 Le pasó a la Argentina, también a Alemania y este miércoles hubo otra muestra que oportunismo mata…

canada-sufrio-ante-belgica-otra-muestra-que-en-el-mundial-de-qatar-2022,-el-merecimiento-te-condena

Los norteamericanos, que volvieron a un Mundial por primera vez desde 1986, sufrieron su falta de eficacia ante los europeos, uno de los candidatos a dar pelea a los favoritos.

23/11/2022 21:45

  • Clarín.com
  • Deportes

Actualizado al 23/11/2022 21:45

Le pasó a la Argentina, también a Alemania y este miércoles hubo otra muestra que oportunismo mata intensidad. Si lo sabrá Bélgica, que padeciendo ante una asfixiante Canadá en su debut en el Grupo F, se llevó igual los tres puntos al sacar tajada de una de las poquitas veces que pisó el área. Si bien se llevó un gusto amargo por la derrota 1-0, el conjunto canadiense ratificó su buen nivel, ese que lo trajo a su segundo Mundial de la historia luego de 36 años. A puro corazón y dinámica, fue más que los europeos, aunque fallaron en la zona de fuego, ahí donde su rival metió la que tuvo.

Lo que debió haber hecho Canadá por merecimiento, lo hizo Bélgica sobre el final de la primera parte por oportunismo. El equipo de América del Norte tuvo todo para ponerse arriba, incluido un penal. Sin embargo, la falta de templanza en los últimos metros le sesgó la vista a sus hombres de ataque que no resolvieron bien las numerosas chances en una etapa inicial en la que fueron dominadores.

Bélgica se vio asaltada. Canadá le robó la pelota y la hizo suya. Lo apretó arriba al seleccionado europeo y le creó muchos problemas en la salida. Tuvo una marcha más de velocidad y también de intensidad. Antes de los diez minutos ya vio pasar el gol delante de sus ojos. A través del llamado del VAR, el árbitro zambiano Janny Sikazwe cobró penal por una mano clara de Yannick Carrasco tras un tiro de Tajon Buchanan. Alphonso Davies pateó y Thibaut Courtois eligió muy bien tirar hacia el palo derecho para bloquearlo.

Kevin De Bruyne fue elegido el mejor jugador del partido, aunque no quiso aceptar el premio. Foto: AP / Ariel Schalit.

El arquero del Real Madrid fue importante para resistir ante la insistencia canadiense. También le desactivó un disparo a Alistair Johnston. Buchanan, que juega en el Brujas de la liga belga y pareció tener una noche especial, perdió el suyo de frente al arco luego de un centro de Richie Laryea.

Bélgica la pasaba muy mal, principalmente porque su hombre clave, Kevin De Bruyne, no estaba fino; todo lo contrario. La figura del Manchester City se paró de enlace y desde allí tenía la tarea de manejar a su equipo. Sin embargo, se lo vio errático e impreciso. Y su arma mortal, el pase filtrado, no funcionó.

Un control orientado de Eden Hazard que terminó en la chance de Michy Batshuayi interceptado justo a tiempo por Kamal Miller había sido la única producción interesante de Bélgica. Hasta que, en una salida del fondo, Toby Alderweireld levantó la cabeza y sacó un lanzamiento que más que un pelotazo fue una verdadera asistencia de más de 50 metros para Batshuayi, que picó entre los centrales y definió de zurda.

Cyle Larin, de Canadá, reacciona durante el partido correspondiente al Grupo F entre Bélgica y Canadá. Foto: Xinhua/Meng Dingbo.

¿Injusto? Sí. Pero el fútbol se juega también con astucia. Y el equipo del español Roberto Martínez estuvo despierto en el momento justo para aprovechar un espacio en un instante y no fallar dentro del área, algo que Canada se cansó de hacer. Resolvió mal una y otra vez en los últimos metros el elenco comandado por John Herdman.

Así y todo, Canadá nunca aflojó. Mantuvo la presión y la intensidad, siempre fue más y contabilizó unas cuantas opciones de gol más, que no supo resolver. Se fue con las manos vacías, pero con la certeza de que está para pelear la clasificación.

Rayán, Qatar. Enviado especial.