Fue la estrella de Pesadilla, se retiró por su familia, pero la muerte del hijo la impulsó a volver al terror

“Hay dos reacciones que tienen las personas con el miedo. Hay personas que gritan y salen corriendo mientras que otras dicen, ‘ok, cómo enfrento esto’. Una vez que pasás eso y estás cómodo, podés hacer algo mucho mejor que antes”. Wes Craven, el creador de Pesadilla, definió así lo que motivó a construir un personaje…

fue-la-estrella-de-pesadilla,-se-retiro-por-su-familia,-pero-la-muerte-del-hijo-la-impulso-a-volver-al-terror

“Hay dos reacciones que tienen las personas con el miedo. Hay personas que gritan y salen corriendo mientras que otras dicen, ‘ok, cómo enfrento esto’. Una vez que pasás eso y estás cómodo, podés hacer algo mucho mejor que antes”. Wes Craven, el creador de Pesadilla, definió así lo que motivó a construir un personaje femenino que lidie con lo peor que pasaba en su trama, la de luchar contra el maestro del sueño y uno de los peores villanos del cine, Freddy Krueger.

Con ese matiz, nació el personaje de Nancy Thompson, interpretado por Heather Langenkamp, la actriz que quedó inmortalizada como una de las scream queen más guerreras de la historia del género del terror. Detrás de esa faceta, además, se esconde una vida que tuvo algunos giros tristes, la pérdida dolorosa de un hijo, la muerte de su cuñada en un terrible accidente y un regreso a lo más alto del horror con una serie por streaming.

Leé también: El origen de Freddy Krueger: el perturbador caso real del nene que murió tras una pesadilla y por qué una pizza sirvió de inspiración

Quién es Heather Langenkamp, la estrella de “Pesadilla”

Heather Langenkamp nació el 17 de julio de 1964 en Tulsa, Oklahoma. Como su padre trabajó en la administración política durante un tiempo, pasó su infancia en una primaria de la ciudad donde se crío, pero su adolescencia la vivió en Washington DC.

Cuando era muy chica, le fascinaba bailar. “Me moría por estudiar ballet cuando era una nena. Le rogué a mi mamá que me llevara”, contó en el documental de 2011 I am Nancy. Con el tiempo, reconoció, el método que le enseñaron le sirvió para trabajar en los sets, tanto para memorizar las letras como los tempos del rodaje.

Al volver a su ciudad natal, tras haber terminado el secundario en la capital de los Estados Unidos, Langenkamp consiguió un trabajo de verano como copista en el diario Tulsa Tribune. Allí nació su conexión con el cine al ver un aviso en el que pedían extras para la película de Francis Ford Coppola The Outsiders.

La actriz Heather Langenkamp en “Pesadilla”. (Foto: New Line Cinema)

Pero esa no iba a ser su primera participación, ya que finalmente la escena en la que trabajó no salió. Su entrada al cine, contó Langenkamp, se la debe a su amiga Lisa, que la llevó con ella como extra en el film Rumble Fish. “Allí dije mi primera línea en una película”, recordó.

Con la posibilidad de tener más trabajos actorales anotada como extra en el Sindicato de Actores, Langenkamp viajó desde Tulsa a Los Ángeles para probar suerte, recién salida del secundario y, además, para estudiar en la Universidad de Stanford.

Langenkamp estaba en ese ir y venir, entre su ambición de ser actriz y sus estudios, cuando se enteró de un nuevo casting que prometía un papel relevante: ser la protagonista de una película de terror fantástico, un género pocas veces explorado hasta ese momento. Estaba a punto de convertirse en Nancy Thompson.

Cómo es el personaje de Heather Langenkamp en “Pesadilla”

Wes Craven quedó absolutamente fascinado por el casting que hizo Heather Langenkamp para el rol de Nancy Thompson. Su virtuosismo para lidiar con lo físico, los gritos y esa mirada cándida que necesitaba en el primer acto del film fueron la base para construir uno de los mejores personajes femeninos del universo del terror.

Langenkamp se impuso a las más de 200 competidoras que tenía para ese papel. Con el tiempo, muchas de ellas fueron estrellas o nombres importantes de la industria: Jennifer Grey, Demi Moore, Courteney Cox, Tracey Gold y Claudia Wells, por ejemplo.

Heather Langenkamp, Johnny Depp, Robert Englund y otros actores de “Pesadilla” en el set del film. (Foto: captura de “I am Nancy”)

“¿Por qué elegiste el nombre Nancy? ¿Qué significa para vos?”, le preguntó Langenkamp a su mentor, Wes Craven, en el documental antes citado. “Buscaba a la chica americana de mi juventud”, comentó, riendo. En la entrevista, se notaba la buena química que había entre los dos. El director murió poco tiempo después de que se estrenara ese documental.

Luego, el cineasta explicó que Nancy era el nombre de una nena que era el personaje central de un comic que él leía y tenía los pelos eléctricos. “Es verdad. El pelo es un tema que debemos mencionar”, comentó Langenkamp, haciendo referencia a la forma de mostrar los peinados de su personaje, que varían a medida que avanza la trama de la película.

Craven introdujo en Pesadilla el elemento sobrenatural, lo que modificó de manera rotunda las reglas del terror de la época, sobre todo de las películas slasher, que nacieron alrededor de Halloween. En Pesadilla, el alma de Freddy Krueger se mete en los sueños de los adolescentes para matarlos y, así, vengarse de sus padres que fueron quienes lo asesinaron a él.

Todo podía pasar en el universo de lo onírico: desde dar vuelta una habitación entera para golpear a alguien hasta la muerte hasta salir con su garra desde el fondo de una bañera. “Mi personaje tenía mucho coraje. No puedo encontrar una escena en la que ella demostrara miedo”, reflexionó Langenkamp, al analizar su propio trabajo en el documental que encabezó.

Freddy Krueger, uno de los mayores villanos del cine.

La manera en la que la figura de Nancy se enfrentó al villano de Freddy Krueger hizo que, así como Jamie Lee Curtis popularizó la figura de la screem queen, Langenkamp metió el condimento de luchar contra el miedo como eje para su papel. Así, nació otro tipo de final girl para el género del terror, todo de la boca de Craven: “Quería olvidar el rol del héroe masculino y poner a alguien que enfrentara la verdad. Creo que las mujeres son mejores que los hombres en general. Ese fue el origen del concepto”.

Qué pasó con Heather Langenkamp después de “Pesadilla”

Con el éxito de Pesadilla, su figura empezó a ser requerida en algunas producciones especiales televisivas, mientras intentaba terminar sus estudios de Licenciada de Arte en Stanford. Aunque el universo de Craven iba a seguir estando cerca.

Por eso, en 1987, se puso otra vez en el rol de Nancy Thompson para rodar una de las mejores secuelas de la saga, Pesadilla en lo profundo de la noche 3: Guerreros del sueño. Langenkamp volvió a lucir un papel duro, combativo y mucho más violento que en la primera entrega.

Mientras conseguía éxito en Hollywood, la actriz tampoco dejó los estudios y se recibió en 1989. A la vez, empezaba a construir su vida sentimental que había encontrado en el medio del set de la primera película. Se enamoró de David LeRoy Anderson, uno de los responsables del maquillaje en el film de Craven, que con el tiempo llegó a ganar dos Oscar, uno por Men in Black y otro por El profesor chiflado.

Heather Langenkamp fue una de las grandes estrellas del terror de los ’80. (Foto: sitio web oficial de Heather Langenkamp)

La actriz hizo algunos papeles en sitcoms como Growing Pains y Just the Ten of Us, pero al tiempo volvió a ser protagonista en La nueva pesadilla, aunque su personaje fue bastante distinto. En 1994, Wes Craven, cansado de su propia historia, le dio una vuelta cómica y de “cine dentro del cine” a una de las secuelas de Pesadilla, que se burló de la trama y de sus clichés.

Nancy Thompson, en realidad, no existía y la que se mostraba en la pantalla era a la actriz Heather Langenkamp que había interpretado ese rol. A ella, en la realidad del film, le pasaba exactamente lo mismo que a su propio personaje: Freddy Krueger atacaba sus pesadillas. Craven estaba a punto de construir otro giro en el horror: la nueva pesadilla sirvió de prototipo de lo que fue, dos años después, Scream.

Una de las tragedias que rodearon a Heather Langenkamp

Tras ese gran éxito, Langenkamp desapareció de la pantalla grande, aunque quedó inmersa en el negocio de Hollywood a partir de lo que hace su marido, uno de lo grandes maquilladores que tiene la industria.

Langenkamp y Anderson fundaron en enero de 2001 AFX Studio, una productora que sigue en la actualidad. De acuerdo al LinkedIn de la actriz, la compañía se especializa en “todo tipo de maquillaje, marionetas, aparatos protésicos, utilería y criaturas con efectos especiales para la industria del entretenimiento”.

Su empresa trabajó para varias de las producciones de Ryan Murphy, como varias de las temporadas de American Horror Story o en películas como Cabin in the Woods y Dawn of the Dead, entre otras. Fuera del entretenimiento no le fue del todo bien a Langenkamp que fundó una empresa de chicles, que duró 5 años, y también creó el desarrollo de una app, que abandonó a los 7 meses.

El tuit de Heather Langenkamp en el que recordó a su cuñada, tras el accidente fatal que sufrió. (Foto: Twitter/LangenkampH)

Pero detrás de todo ese trabajo, a la vez, hubo dos tragedias que la marcaron: las muertes de su hijo y su cuñada. Hace muy poco, el 25 de agosto, su familia perdió Sarah Langenkamp, que fue atropellada por un camión mientras circulaba en bicicleta. Tenía 42 años.

De acuerdo al medio The Washington Post Sarah Langenkamp era una diplomática que trabajó 17 años en el Departamento de Estado. En julio, junto a su esposo Daniel Langenkamp y sus dos hijos, habían vuelto de Ucrania hacia Maryland, Estados Unidos, debido a que había estallado la guerra en ese país europeo.

Sarah era ciclista desde hace años. “Sus amigos saben que nuestro compromiso con el ciclismo está vinculado a nuestra profunda creencia en vivir una vida saludable, humilde y ecológica”, dijo el viudo de la mujer en un posteo en el que busca recaudar fondos para organizaciones que ayuden a los ciclistas a tener rutas más seguras en los Estados Unidos.

Leé también: La historia del destripador de Gainesville que inspiró a “Scream”, la película que cambió al terror

“Mi hermosa, talentosa, amorosa, atenta y amable cuñada, Sarah Langenkamp, fue atropellada y asesinada por un camión mientras viajaba a casa en su bicicleta. Estaba en un carril señalizado para bicicletas”, tuiteó Heather Langenkamp, al compartir la mala noticia y dejar así un recuerdo digital de su querida familiar.

La muerte del hijo de Heather Langenkamp que la impulsó a volver al terror

Antes de este golpe anímico que recibió hace pocas semanas, Langenkamp tuvo otro, en 2018, mucho peor: la pérdida de un hijo. Daniel Atticus Anderson, con solo 26 años, murió tras haber padecido un tipo de cáncer cerebral del que no se pudo recuperar.

Según contó Langenkamp en el medio Tulsa World, Atticus sufría de esta enfermedad desde los 20. Eso hizo que tuviera altibajos, momentos buenos y momentos malos, que hicieron que transitara el trastorno de diferentes maneras.

Su hijo se había recibido de ingeniero en la Universidad de Stanford, a pesar de sus problemas de salud. “Era un modelo a seguir para todos nosotros. Siempre decía, ‘simplemente hacé cosas geniales’. Para eso estamos todos aquí”, reflexionó la actriz.

Heather Langenkamp va a ser parte de la serie “The Midnight Club”. (Foto: Netflix)

Eso motivó a que Langenkamp no se olvidara de sus orígenes, una vez que pudo pasar la primera ola de la tempestad anímica. Cuando Mike Flanagan, uno de los artífices del terror moderno en el streaming gracias a La maldición de Hill House, fue con una propuesta, no dudó. “Para los fanáticos del terror como yo, Heather es realeza y estoy muy emocionado de trabajar con ella”, tuiteó el realizador, al presentar su nuevo proyecto.

Se trata de la serie The Midnight Club, en la que Langenkamp interpreta a la directora de un extraño hospicio de jóvenes que se internan tras sufrir diferentes trastornos de salud por el cáncer. Al leer el guion, la actriz comprendió de qué se trataba. “Veo cosas en estos chicos que vi en mi hijo cuando luchaba contra el cáncer. Nuestra colaboración fue increíble. Quería que fuera auténtico viniendo de una madre que perdió a su hijo por cáncer”, aseguró Langenkamp.

Leé también: Wes Craven, el maestro que reinventó el terror

En el documental I am Nancy, Wes Craven, tal vez sin reparar de manera consciente el peso de sus palabras en el futuro de su amiga, dio parte de la esencia de por qué el terror tiene tantos fanáticos y por qué se elige para contar historias terribles, como la que se está a punto de ver de la mano de la figura de Pesadilla: “La gente ve horror para enfrentar el verdadero horror que hay en sus vidas reales”.