Paro docente: Soledad Acuña apuntó contra los gremios y el acatamiento fue mayor que en medidas anteriores

“Son los mismos que militaron las escuelas cerradas durante dos años”, cuestionó la ministra. En una recorrida, Clarín encontró una mayor adhesión que en paros previos. Soledad Acuña, ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, criticó duramente el paro que los docentes realizan este jueves, en contra de la decisión de realizar tres…

paro-docente:-soledad-acuna-apunto-contra-los-gremios-y-el-acatamiento-fue-mayor-que-en-medidas-anteriores

“Son los mismos que militaron las escuelas cerradas durante dos años”, cuestionó la ministra. En una recorrida, Clarín encontró una mayor adhesión que en paros previos.

Soledad Acuña, ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, criticó duramente el paro que los docentes realizan este jueves, en contra de la decisión de realizar tres jornadas de capacitación en 2023 los días sábados y que según pudo comprobar Clarín en una recorrida está teniendo un acatamiento mayor que medidas de fuerza anteriores. 

“No coincidimos en nada con lo que están planteando. La gran mayoría de sindicatos no adhirieron a esta medida de fuerza, los que sí adhirieron son los mismos que militaron las escuelas cerradas durante dos años“, afirmó en diálogo con TN.

La medida de fuerza la impulsan la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) y la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera) además de Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP), la Asociación Docente Ademys y la Unión Argentina de Maestros y Profesores (CAMYP).

La funcionaria porteña responsabilizó a estos sindicatos de ser quienes “están generando esta catástrofe educativa” que atraviesa actualmente la Argentina. Y apuntó particularmente a Ctera, a Roberto Baradel en la Provincia y Ademys en la Ciudad.

“Ademys es un sindicato de izquierda que se opone sistemáticamente a todas las medidas que se toman en el Gobierno, es un sindicato que dijo que hasta que no se declarara el fin de la pandemia no iban a volver a la escuela”, agregó.

Más acatamiento que en paros anteriores

La medida dispuesta por el Gobierno porteño de trasladar las jornadas de mejora institucional (las llamadas EMI) a los sábados a partir de 2023 generó una reacción de los gremios docentes que dispusieron un paro para este jueves. Según pudo comprobar Clarín en una recorrida, el acatamiento fue alto.

En una recorrida por una decena de escuelas primarias y secundarias en Villa Pueyrredón, Villa Urquiza y Saavedra, este diario comprobó que más de la mitad estaba sin clases. En el resto, algunos grados tenían clases y en otros los chicos estaban en hora libre.

Esto es por ejemplo lo que sucedió en la Escuela de Comercio N° 15 “Dra. Cecilia Grierson”, de Urquiza, o en la primaria N° 12 España de Saavedra. La escuela Hilarión Moreno y la N°22 República de Nicaragua, ambas de Villa Pueyrredón, y la primaria N° 1 Coronel José de Olavarría, en Villa Urquiza, directamente no tuvieron clases.

En la escuela Hilarión Moreno de Urquiza directamente no hubo clases. Foto Maxi Failla

Clarín había recorrido todas estas escuelas en paros anteriores, y la adhesión de los docentes había sido mucho menor que en esta jornada. El Gobierno porteño también reconoció un mayor acatamiento respecto del último paro, aunque con números muy disímiles a los que manejan los gremios.

Según informó la Ciudad, el acatamiento fue del 26%. En la última medida de fuerza, la que dispuso CTERA a nivel nacional en agosto por la condena a un gremialista, el Gobierno porteño había informado un 12% de adhesión. 

Desde UTE-Ctera, el sindicato docente mayoritario de la Ciudad y el que impulsó la protesta, evaluaron la adhesión por encima del 90% “en todas las áreas, niveles y modalidades de la gestión estatal”. Al paro también se adhirieron SADOP, la Asociación Docente Ademys y la Unión Argentina de Maestros y Profesores (CAMYP). CAMYP relevó más del 80% de acatamiento en inicial, primaria y educación especial de gestión pública.

SADOP, el sindicato que nuclea a los docentes privados, destacó un “contundente acatamiento”. “Pararon escuelas enteras por primera vez. Es mucho el hartazgo”, dijeron voceros del gremio.

Las EMI a los sábados

La medida de fuerza fue dispuesta luego de que el Ministerio de Educación de la Ciudad confirmara el calendario escolar para el año que viene. Las capacitaciones previstas para 2023 se establecieron en cinco jornadas, de las cuales tres serán sábados, con una duración equivalente a las horas de trabajo de cada docente. Así, si un maestro se desempeña en jornada completa, deberá asistir ocho horas. Para los de jornada simple serán cuatro horas.

El horario de las capacitaciones no se confirmó, pero sí desde el Gobierno porteño dijeron a Clarín que las tres jornadas se les pagará a los docentes, a valor de hoy, cerca de 20.000 pesos. “Con la paritaria del año que viene, seguramente sea más. Este año hubo más de 60% de aumento”, aclararon desde el Ministerio de Educación porteño. Los que no vayan, no cobrarán ese día extra.

Pero los gremios docentes lo rechazan. Desde CAMYP, por ejemplo, cuestionan que “a esta definición se suman los exámenes de ascenso los sábados y las clases virtuales de inglés para segundo ciclo, fuera de horario laboral, en las que los docentes deben quedarse cuidando los grupos, y la extensión de la jornada escolar con una quinta hora en la jornada simple”.

“Ubicar los EMI en días no laborables implica por estatuto la pérdida de la obligatoriedad y, por lo tanto, una merma en la participación en un espacio fundamental y trascendental para el quehacer escolar”, aclaran.

El Gobierno porteño dispuso también otra jornada de clases un sábado para este año. Será el 31 de octubre, día que se recuperará el feriado dispuesto por el Gobierno nacional por el atentado contra Cristina Kirchner.