Qué papel juega cada uno de los investigadores de ¿Quién es la máscara?

Los cuatro panelistas de ¿Quién es la máscara? que acompañan a Natalia Oreiro como conductora del extraño concurso de Telefe -un éxito en otros países, pero en la Argentina todavía no conquistó la audiencia esperada- tienen perfiles bien diferentes en sus carreras. Pero, además, en el programa, cada cual juega su juego a su manera, como…

que-papel-juega-cada-uno-de-los-investigadores-de-¿quien-es-la-mascara?

Los cuatro panelistas de ¿Quién es la máscara? que acompañan a Natalia Oreiro como conductora del extraño concurso de Telefe -un éxito en otros países, pero en la Argentina todavía no conquistó la audiencia esperada– tienen perfiles bien diferentes en sus carreras. Pero, además, en el programa, cada cual juega su juego a su manera, como para distinguirse unos de otros e instalarse ante el público.

Por un lado, Lizy Tagliani y Roberto Moldavsky ya probaron que forman buena dupla desde que compartieron Trato hecho, el año pasado, también por la pantalla de Telefe. Pero acá, cada uno arma la rutina por su lado. Por otra parte, Karina La Princesita y Wanda Nara muestran perfiles casi antagónicos en un cruce que aún no rindió como podría hacerlo.

A mitad de camino entre el show musical y el reality, el formato permite que cada investigador muestre su auténtica personalidad o lo que quiera exhibir de su “personaje” público. 

“¿Quién es la máscara?, los investigadores, distendidos. Foto: Captura TV.

Wanda: una bomba de tiempo

Su presencia generó tanta expectativa como el debut mismo del ciclo y ya, desde la primera aparición en pantalla, despertó todo tipo de opiniones. Desde su vestuario hasta sus intervenciones, la mediática empresaria es la más nueva del grupo, en cuanto a experiencia televisiva en un ciclo de entretenimientos. Y está como nena con juguete nuevo, mostrando un entusiasmo que, por momentos, se desborda.

Acostumbrados a la Wanda mediática que habla sobre su vida privada sin tapujos y que maneja la exposición y el escándalo como pocos en el ambiente, en el ciclo de Telefe parece estar un poco desorientada y probando su nuevo perfil. Ni la conductora, ni sus compañeros ni el público saben muy bien para dónde va a disparar Wanda cada vez que opina sobre los participantes.

En la primera semana del ciclo al aire, Wanda no se privó en mostrar su cuota de desfachatez. “Quiero ver esa cola, a ver si la reconozco… puede ser mi hermana, pero Zaira no se mueve así, es más tosca”, dijo intentando adivinar la identidad de uno de los enmascarados.

En otra de las emisiones, al descubrir que la famosa bajo la máscara era la artista plástica Marta Minujín, le dijo: “Lo hiciste muy bien, dedicate a esto”, frente a la mirada atónita de Oreiro y el resto de sus compañeros.

Sin inmutarse ante una posible metida de pata, Wanda pasa de hablar en italiano hasta preguntar “¿qué es el pastrón?”. En algún punto, la esposa de Mauro Icardi se parece a esas alumnas que desordenan la clase y distraen a los demás, a quien hay que controlar para intentar que no se desmadre todo.

Panelistas con tarea de investigadores. Foto: Captura TV.

Lizy: la que anima la fiesta

Por su parte, Lizy es quien aporta simpatía, carisma y espontaneidad en partes iguales. Con su sentido del humor que atrapa tanto a los adultos como a los chicos, es capaz de lanzarse a hacer una vuelta carnero en el escenario, con vestido y tacos. Y asegurar: “Prefiero desnucarme antes que mostrar los dedos de los pies”, cuando Oreiro le sugiere descalzarse para hacer la pirueta circense.

Compenetrada con su personalidad absolutamente popular, Lizy tampoco tiene pelos en la lengua a la hora de opinar sobre los posibles famosos camuflados bajo los estrafalarios trajes y, aprovechando que no tiene que guardar la compostura de la conductora, se nota que se divierte con su rol.

Karina: oído privilegiado y gran incógnita

La experiencia como cantante de Karina es lo que le marca, como una de sus características, su desempeño en el programa. Hasta ahora, demostró que es la que mejor oído tiene ya que logró identificar a dos participantes por su voz: a Ángela Leiva y a Ricardo Mollo.

Pero más allá de esa faceta, Karina cultiva un perfil más bajo (no es tanto, tampoco, teniendo al lado a Lizy y a Wanda), guardando sus opiniones hasta que lanza un dardo y, o la pega con el personaje o, le para el carro a Wanda.

Natalia Oreiro y tres de los cuatro investigadores de Quién es la máscara, Wanda Nara ausente con aviso.

Moldavsky: la cuota de humor y de seriedad, a la vez

El humorista aparece relajado en su silla, jugando a adivinar sin desesperarse. El actor sorprendió cuando fue el primero en acertar, y con una de las difíciles, al descubrir que, bajo la máscara de Hipo y cantando Satisfaction de los Rolling Stones estaba Marta Minujín.

Con acotaciones picantes para sus compañeras de panel y fiel a su estilo, Moldavsky ya le encontró la vuelta al latiguillo dedebajo de la máscara está mi amigo/a personal para referirse a los participantes. Casi sin buscarlo, Roberto adoptó, entre chiste y chiste, el rol de moderador cuando intenta atajar, como puede, algún desborde verbal de Wanda.

Uno de ellos, por ejemplo, cuando Wanda le dijo a un participante: “Tengo la astucia de un zorro. O alta zorra puede ser”, y Moldavsky acotó: “¡Epa! ¡Qué raro que vos llegues a esa conclusión!”, en clara alusión a su escandaloso cruce mediático con Eugenia “China”, Suárez. Picardía por picardía.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA