Campo y Gobierno: hubo diálogo, pero aún no hay hechos

Aunque sin avances concretos, el encuentro entre la Mesa de Enlace y Sergio Massa es una señal apenas mejor respecto del escenario que la relación campo-Gobierno reflejaba hasta ayer. En la novela más trágica que cómica que se ha convertido la realidad argentina, este viernes se desarrolló un capítulo más auspicioso que el de la…

campo-y-gobierno:-hubo-dialogo,-pero-aun-no-hay-hechos

Aunque sin avances concretos, el encuentro entre la Mesa de Enlace y Sergio Massa es una señal apenas mejor respecto del escenario que la relación campo-Gobierno reflejaba hasta ayer. En la novela más trágica que cómica que se ha convertido la realidad argentina, este viernes se desarrolló un capítulo más auspicioso que el de la semana pasada, tras lo cual en Clarín Rural titulamos “Se esperan hechos y no sólo palabras confusas”.

Luego de las acusaciones oficialistas sobre especulación y los pedidos de credenciales político-partidarias a los dirigentes agropecuarios, no surgieron medidas que den respuestas a las ya conocidas protestas y propuestas del campo. Pero esta vez se compartió un asado con tonos amables y los ruralistas dijeron que se sintieron escuchados.

El hermético encuentro -envuelto en una trama de inexplicable misterio y sin dar la posibilidad de registro periodístico- tuvo 4 protagonistas de cada lado. A Massa lo acompañaron el secretario de Agricultura, Juan José Bahillo, el titular de la Aduana, Guillermo Michel y el ex ministro Julián Domínguez.

Del otro lado participaron Carlos Achetoni (Federación Agraria), Jorge Chemes (CRA), Nicolás Pino (Sociedad Rural) y Elbio Laucirica (Coninagro), quienes luego se acercaron hasta donde estábamos los periodistas que habíamos hecho 5 horas de guardia a tientas, y ofrecieron una democrática conferencia de prensa a la vera del Acceso Norte, cerca del Centro Industrial de Escobar, donde se realizó el almuerzo. No hubo declaraciones de los funcionarios.

El análisis más optimista de los ruralistas apunta a que “se abre una etapa nueva”, y valoraron que pudieron expresar todas las inquietudes, desde las retenciones hasta las desregulaciones de los mercados de granos y carnes, sin olvidar el necesario refortalecimiento de las economías regionales. Pero aclararon que “no hubo respuestas concretas” y advirtieron que “se necesitan soluciones urgentes” en varios aspectos.

“Fuimos escuchados y hablamos de temas que antes no se habían tratado, como una reforma impositiva profunda. Planteamos los inconvenientes del dólar soja, que no es la solución para que el productor tenga un incentivo para aumentar la comercialización. Entendieron que es una herramienta complicada y no hubo definiciones sobre cambios en el esquema”, expuso Chemes. Y redobló la apuesta: “El Gobierno tiene que tomar medidas que generen confianza lo antes posible”.

En el mismo sentido, Achetoni evaluó que fue “un primer diálogo con las flamantes autoridades, tras lo cual no obtuvimos ninguna respuesta concreta, pero remarcamos las necesidades y urgencias de los productores de nuestro país. y expresamos que ni el sector ni el país tiene mucho tiempo para perder”.

Pino señaló que fue un encuentro “normal, como primera reunión de trabajo. Charlamos de todo, exportaciones de carne, fideicomisos, tipo de cambio, retenciones, y el resultado es lógicos por ahora. Esperamos que vayan apareciendo hechos concretos”.

Laucirica destacó que “más allá de los nombres propios, se necesita la generación de un plan para avanzar en múltiples cuestiones que afectan a los productores y nos les permiten desarrollarse a pleno, para generar alimentos, empleos y dólares para la economía”.

La expectativa es que se pueda avanzar a partir de este primer paso. Massa está calculando no sólo su interlocución con los dirigentes del campo sino las repercusiones de este acercamiento en su frente interno, en especial entre los referentes ligados a la vicepresidenta Cristina Kirchner, que suele considerar a los ruralistas como antagonistas.

Las declaraciones de Bahillo tras el encuentro mostraron un tono conciliador. “Fuimos a escucharlos –dijo- a trazar una hoja de ruta para trabajar con el sector, entendiendo que la cadena de valor del sector agroindustrial es la base de la economía”. Dijo que el objetivo más importante que pidió Massa es “encontrar un punto común de trabajo con uno de los sectores más dinámicos y competitivos”.

Y agregó: “Tratamos de encontrar puntos de síntesis para armar una agenda pensando en el futuro, y que puedan todos los sectores que componen la economía, tener previsibilidad para seguir invirtiendo”.

Aunque volvió a marcas las visiones internas. “Es un sector que tiene distintas miradas porque algunos vienen del mundo cooperativo, otros son pequeños o medianos productores, y otros más vinculados a los grandes productores o la carne…” Tras esa diferenciación, dijo: “Tenemos que confluir con todos para desarrollarlos”.

Acordaron que los técnicos de ambas partes se reunirán la semana que viene y que los protagonistas de este viernes tendrán una nueva reunión dentro de 10 días. En ese devenir, el sentido determinante lo “dirán” los hechos.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA