Precios Cuidados: fabricantes buscan sacar algunos productos de la canasta

La actual lista de “Precios Cuidados” vence el 7 de enero. Ya se está negociando la renovación para los siguientes tres meses. La instrucción del Poder Ejecutivo a la secretaria de Comercio es que la próxima lista sea “consensuada”.Los productos que componen el actual programa de “Precios Cuidados” representan cerca de un 35% de las…

precios-cuidados:-fabricantes-buscan-sacar-algunos-productos-de-la-canasta

La actual lista de “Precios Cuidados” vence el 7 de enero. Ya se está negociando la renovación para los siguientes tres meses. La instrucción del Poder Ejecutivo a la secretaria de Comercio es que la próxima lista sea “consensuada”.

Los productos que componen el actual programa de “Precios Cuidados” representan cerca de un 35% de las ventas de los supermercados. Es porque allí se encuentran las categorías básicas: azúcar, leche, aceite, harinas, pastas, galletitas, limpieza.

La intención del Gobierno es que, durante la próxima renovación, la mayoría de los productos y marcas continúen en el programa. Sin embargo, en las empresas predomina cierta prudencia. Allí dicen que la cantidad de productos con precios “acordados” con el Poder Ejecutivo caerá.

Entre hoy y mañana, saldrá una resolución o anexo que suma productos navideños a Precios Cuidados. Pero no  incluye garrapiñada ni turrones.

En teoría, hay 1500 productos en “Precios Cuidados”. Pero los fabricantes dicen que son menos, a raíz de errores en las listas con los que fueron elaborados. La realidad daría una canasta de entre 1200 y 1300 artículos.

Si fuera por los fabricantes, en la próxima renovación quedarían en pie la mitad, es decir entre 500 y 600 productos. Pero estiman que el Gobierno buscará mayor cantidad.

En la lista vigente hay bebidas con alcohol (como whisky), que nadie cree necesario que se encuentren en una canasta de productos básicos.

Los fabricantes de productos y consumo masivo también quieren negociar sobre cómo serán las actualizaciones para 2022. Se supone que, con cada revisación trimestral, habrá un incremento.

Ese aumento siempre suele ser motivo de tironeos entre las partes.

Al Gobierno también le interesa la idea de avanzar en precios “uniformes” en todos los canales comerciales. Esto implica que los importes de los supermercados sean iguales a los de autoservicios chinos o almacenes.

Hubo un lanzamiento de Paula Español -la anterior secretaria de Comercio- que no funcionó a mediados de 2021. Feletti quiere lograr importes más sincronizados entre los distintos canales de venta.

Los sectores de menores consumo recurren a almacenes y autoservicios, según creen en los supermercados. Esto es porque realizan compras chicas, o no les resulta económico desplazarse para abastecerse de alimentos. Van a comercios de “cercanía”.

Los fabricantes están aprovechando que los autoservicios “chinos” no están tan controlados como los supermercados. Cada vez sucede más que productos que no están en las góndolas de las cadenas se consiguen en los locales de comercio de dueños asiáticos.

“Los abastecimientos de lácteos, aceites, harinas vienen en cuotas, o en cantidades insuficientes eb relación a la demanda, lo que provoca quiebres de stocks”, admiten en algunas cadenas. Los clientes lo ven a través de “faltantes” en las góndolas.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA