Los chats del I Phone de Baratta, una radiografía del poder real de los K

Los chats descubiertos por la Justicia en el celular Iphone de Roberto Baratta constituyen una radiografía de las operaciones político-judiciales del kirchnerismo en grandes casos de corrupción e incluso de la feroz interna de De Vido con Carlos Zannini, Axel Kicillof y Aníbal Fernández por obtener más espacios en el entorno de la ex presidenta…

los-chats-del-i-phone-de-baratta,-una-radiografia-del-poder-real-de-los-k

Los chats descubiertos por la Justicia en el celular Iphone de Roberto Baratta constituyen una radiografía de las operaciones político-judiciales del kirchnerismo en grandes casos de corrupción e incluso de la feroz interna de De Vido con Carlos Zannini, Axel Kicillof y Aníbal Fernández por obtener más espacios en el entorno de la ex presidenta Cristina Kirchner.

Desde el punto de vista jurídico, los cientos de chats de las conversaciones de la mano derecha de De Vido fueron incorporados como prueba al juicio oral por la causa de los Cuadernos de las Coimas, donde está procesada la vicepresidenta. Desde el político, es una película del trasfondo del poder real que habría que mirar comiendo un balde de pocholos.

Mientras la ex presidenta buscó instalar que era la causa de “las fotocopias de los cuadernos”, la pericia sobre el teléfono de Baratta detectó que éste último conocía la existencia de los cuadernos escritos por su chofer Oscar Centeno desde al menos el 11 de mayo del 2017, es decir mas de un año antes de que salieran a la luz con anotaciones de cobro de coimas por 200 millones de dólares en el diario La Nación.

Además, en esta saga que está publicando Clarín , se demuestra que la ex pareja de Centeno, Hilda Horovitz, se comunicaba con Baratta para pedirle dinero a cambio de silencio sobre lo que sabía de esta historia de plata negra. Como no llegó a un acuerdo, Horovitz se presentó a declarar ante el juez Claudio Bonadio en la causa por la importación irregular de buques con Gas Natural Licuado, la madre del caso de los Cuadernos. Al principio, su declaración pasó desapercibida pero cuando se conocieron los Cuadernos se confirmaron los dichos de esta “viuda del poder” que dio el primer indicio del escándalo.

En las comunicaciones también queda claro que Centeno siguió colaborando como remisero de confianza con Baratta, incluso dos años después de su salida de gobierno en diciembre de 2015, lo que habla de la confianza entre ambos.

Un capítulo inédito fue cómo Baratta -procesado en Cuadernos y otras causas- organizaba presiones contra Carlos Stornelli, desde el 2016 tenía detalles de datos personales sobre la secretaria letrada del fiscal, María Alejandra Provítola.

Otro capítulo de los chats señala cómo De Vido armaba operaciones y bajaba línea a periodistas K como Roberto Navarro para acompañar a sus denuncias contra ministros de Macri o Elisa Carrió.

Todo hasta octubre de 2017 cuando Cristina -elegida senadora- ordenó que el bloque del Frente de la Victoria no bajara al recinto y así facilitó el desafuero de De Vido y su posterior detención.

El giro de Cristina quedó registrado. La ex número dos de la SIGEN y esposa de De Vido, Laly Minnicelli, escribió a Baratta: “Roberto, donde leas” CFK le soltó la mano a Julio De Vido “por favor pone” … y por lo visto a su marido Nestor también !!! “! Y después contame que se escribe”.

La secuencia de comunicaciones muestra a Laly Minnicelli como el verdadero cerebro jurídico detrás de los abogados.

Baratta, que de taxista pasó a alto funcionario, no solo es el secretario todo terreno, asesor, vínculo con decenas de periodistas y amigo de De Vido, sino que manejaba una caja y pagaba colaboradores, incluyendo honorarios de abogados. Y aún quedan secretos sin revelar de los chats cubiertos por seudónimos, palabras encriptadas o envíos por Telegram.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA