La Justicia allanó la obra social del Poder Judicial por malversación con fondos de la entidad

La Justicia allanó este jueves la obra social del Poder Judicial y el domicilio de su director, Aldo Tonon, en un caso que investiga la supuesta malversación de fondos y el supuesto delito de peculado por el uso de elementos informáticos en beneficio propio. La investigación está a cargo del fiscal Carlos Rívolo que fue…

la-justicia-allano-la-obra-social-del-poder-judicial-por-malversacion-con-fondos-de-la-entidad

La Justicia allanó este jueves la obra social del Poder Judicial y el domicilio de su director, Aldo Tonon, en un caso que investiga la supuesta malversación de fondos y el supuesto delito de peculado por el uso de elementos informáticos en beneficio propio.

La investigación está a cargo del fiscal Carlos Rívolo que fue quien pidió el allanamiento -que estuvo a cargo de la Policía de la Ciudad y la Federal- que fue ordenado por el juez federal Daniel Rafecas. En los procedimientos secuestraron documentos, computadores, dispositivos digitales, tablets y notebooks que podrían ser clave para el avance de la causa.

La obra social del Poder Judicial está en el foco de atención luego de que la Corte Suprema decidiera auditarla por presuntas irregularidades.

El tribunal ya designó una comisión de auditoría mixta que está a cargo del director del área de Asuntos Jurídicos de la Corte, Sebastian Clericci.

Esa auditoría ya nombró a Mariano Althabe como nuevo director en reemplazo de Tonon que está bajo investigación judicial.

La causa arrancó a mediados de septiembre con la denuncia de un empleado de la obra social que dio cuenta de supuestas irregularidades en el uso de elementos de la obra social que Tonon habría utilizado con fines personales. El denunciante ya declaró en la causa.

La obra social maneja fondos millonarios. Según uno de los documentos de la auditoria que realizó la Corte tiene cuentas abiertas con plazos fijos que acumulan unos 34.000 millones de pesos. Además hay otros plazos fijos por 4 millones de dólares.

Esta investigación interna de la Corte se reactivó con el cambio de presidencia en el máximo tribunal que incluyó la llegada de Horacio Rosatti por Carlos Rosenkrantz. Camina en paralelo a la causa judicial que tiene Rafecas pero tiene puntos en común ya que la auditoría del máximo tribunal detectó problemas graves en el sistema informático de gestión de la obra social y en el área de administración.

El informe de la Corte quedó en manos de Daniel Marchi, el hombre a cargo de la caja del máximo tribunal. Marchi detectó que el sistema informático “es obsoleto y de alto riesgo”, que hay una infraestructura tecnológica precaria que no es eficaz para la gestión de la obra social.

El informe es público y está subido en la página web del Centro de Información Judicial (CIJ)

Además, Marchi explicó que el sistema es vulnerable a todo tipo de ataques e intrusiones informáticas y que hay diferencias entre el stock de remedios y lo que figura en el sistema. Incluso detectó 224 juicio por mala praxis sin resolver y denunció que muchas veces no se hacen presupuesto para la compra de insumos. 

La obra social históricamente estuvo bajo control del juez de la Corte Juan Carlos Maqueda, quien durante años fue aliado de Ricardo Lorenzetti en la interna del tribunal, pero que en la última elección de la Corte votó junto a Rosenkrantz y Rosatti para que este último se quedara con la presidencia. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA