Empleados de una fábrica se raparon para mostrarle su apoyo a un compañero que recibe quimioterapia en Rosario

Trabajadores de una fábrica de carrocerías y remolques de Rosario decidieron acompañar y apoyar a un compañero que tiene cáncer de una manera particular. Los empleados se raparon para demostrar solidaridad con el joven, que comenzó a recibir quimioterapia para luchar contra la enfermedad.Rodrigo, de 23 años, el más chico del plantel de trabajadores de la…

empleados-de-una-fabrica-se-raparon-para-mostrarle-su-apoyo-a-un-companero-que-recibe-quimioterapia-en-rosario

Trabajadores de una fábrica de carrocerías y remolques de Rosario decidieron acompañar y apoyar a un compañero que tiene cáncer de una manera particular. Los empleados se raparon para demostrar solidaridad con el joven, que comenzó a recibir quimioterapia para luchar contra la enfermedad.

Rodrigo, de 23 años, el más chico del plantel de trabajadores de la empresa Innovar, ubicada al sur de Rosario, perdió el pelo debido al fuerte tratamiento para enfrentar este tipo de enfermedad.

Ante esta situación todos sus compañeros también se pelaron y la imagen del grupo se viralizó rápidamente en las redes sociales.

Una de las esposas de los trabajadores fue la que contó la historia a Rosario3. “Mi marido es uno de los empleados, y con su grupo de 20 personas, al enterarse de la situación de su compañero, y ante la pérdida de cabello, decidieron raparse la cabeza”, relató María.

“Sus compañeros lo apoyan, y tampoco lo dejan ir si se siente mal. Creo que es una buena historia para contar entre tantas malas que tenemos a diario”, agregó.

Hernán, dueño de la fábrica, contó a La Capital que “iba a ser algo íntimo, que hicimos entre nosotros”. Sin embargo, ahora que el episodio se amplificó y son muchos los emocionados con el fuerte lazo entre compañeros, deseó que “otras empresas se sumen y hagan algo por el estilo”.

“Se empezó a hacer las quimios más fuertes y no quiso venir porque le daba vergüenza”, recordó. “Al otro día cuando llegué, hablé con los chicos y se prendieron casi todos. Nos empezamos a pelar todos juntos, para que sepa que estamos con él en esto y en todos los sentidos”, resaltó.

La mayoría de los 20 empleados de la pequeña empresa de zona sur pasó por la máquina de cortar el pelo. “Admiro la fuerza que tiene este muchachito”, destacó su jefe.

Otro caso en Mendoza

En 2019 se conoció una foto conmovedora cuando diez integrantes de una familia mendocina lucieron sus cabezas rapadas en un acto de cariño para con Mónica Bravo que atravesaba una situación difícil.

La mujer llamó a una de sus hermanas para contarle que iba a ir a la peluquería porque empezaba a perder mechones de pelo, a lo que le respondió que ella la acompañaría.

Mónica Bravo (41) empezó la quimioterapia para luchar contra el cáncer y perdió el pelo. Sus familiares, en Tunuyán, decidieron raparse para acompañarla.

Lo que no sabía Mónica es que sus dos hijas ya habían ido antes a la peluquería. Después se sumaron las cinco hermanas y, por último, los hermanos varones.

El plan ya estaba en marcha: tanto las hijas de Mónica como sus hermanos habían decidido acompañarla en este doloroso trance.

El cabello de los integrantes de la familia Bravo fue donado a la entidad médica Fuesmen y sirvió para hacer pelucas a otros enfermos de cáncer.

DD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA