Clases de arte, impresoras 3D, robots, comida orgánica y un campus rodeado de verde: así es el exclusivo colegio de los hijos de Lionel Messi y Antonela Roccuzzo en París

Hace un mes los Messi irrumpieron en París y en la capital francesa explotó la messimanía. Mientras la familia se acomoda a su nueva vida y se pone al día con el idioma, los hijos de Lionel y Antonela retomaron el camino de la escuela. Se sabe, Thiago (8), Mateo (5) y Ciro (3) son…

clases-de-arte,-impresoras-3d,-robots,-comida-organica-y-un-campus-rodeado-de-verde:-asi-es-el-exclusivo-colegio-de-los-hijos-de-lionel-messi-y-antonela-roccuzzo-en-paris

Hace un mes los Messi irrumpieron en París y en la capital francesa explotó la messimanía. Mientras la familia se acomoda a su nueva vida y se pone al día con el idioma, los hijos de Lionel y Antonela retomaron el camino de la escuela. Se sabe, Thiago (8), Mateo (5) y Ciro (3) son lo más preciado que tiene la pareja. Por eso, buscaron lo que creen será la mejor escuela posible para ellos.

En España, los tres chiquitos iban a la British School of Barcelona. En Francia los Messi “cruzaron el Atlántico” y los inscribieron en la American School of Paris, una exclusiva escuela internacional ubicada en Saint Cloud, en las afueras de la capital, a unos 9 kilómetros de la Torre Eiffel, ese nuevo telón de fondo en la vida de los rosarinos.

El campus de la American School of Paris ocupa 4 hectáreas en las afueras de la capital francesa. (Foto: gentileza American School of Paris).

Según indica la institución en su página web, se destacan por impartir una “educación estadounidense centrada en el individuo” con un “enfoque holístico” en el que no faltan las clases de arte, música y teatro ni el deporte.

Lee también

La escuela, mixta, tiene unos 800 alumnos de más de 60 nacionalidades, que hablan una treintena de idiomas y componen “una comunidad rica en diversidad cultural”. Entre los alumnos hay muchos hijos de empresarios y diplomáticos. Además, como muchas escuelas internacionales, tienen un importante “turn over”. Los tres pequeños Messi no son los únicos en arrancar este año: hay 200 alumnos nuevos desde el jardín hasta la secundaria y en la escuela afirman que se volvieron “expertos en facilitar una transición suave” tanto para los recién llegados.

Así es por dentro la escuela de los hijos de Messi. (Foto: gentileza American School of Paris).

Pero quizás esto no les cueste tanto. Días atrás, Antonela compartió una imagen de sus hijos abrazados en su nueva escuela. “¡Qué orgullo ver con cuánta ilusión y ganas empezaron en un cole nuevo! Cuánto aprendemos de ustedes”, escribió la mamá en su Instagram.

El campus, de cuatro hectáreas, tiene todo para que los hijos de la Pulga estudien y se entretengan: aulas modernas con mucha luz natural y rodeadas de verde, varias canchas de fútbol y básquet, dos gimnasios completos, dos bibliotecas con más de 2.000 volúmenes, dos cafeterías “con chefs franceses y comida orgánica” y espacios recreativos con juegos dignos de las mejores plazas de barrio.

Thiago, Ciro y Mateo Messi. (Foto: Captura Instagram/@antonelaroccuzzo)

También hay clases de yoga y otras tareas extracurriculares como cerámica, teatro, una sala de música con todo lo necesario para armar una orquesta y hasta clases de cine.

La escuela hace un gran enfoque en el uso de nuevas tecnologías y cuenta con laboratorios equipados con impresoras 3D de calidad profesional, robots programables y otros aparatos para que los peques puedan dar rienda suelta a su imaginación. Tienen además un club de programación y otro de ajedrez.

Un aula de la American School of Paris. (Foto: gentileza American School of Paris).

Pero no todo es tecnología. La American School of Paris -o ASP, como la llaman sus estudiantes- da mucha importancia a la conexión con el mundo exterior. Los menores de cinco años pueden explorar y dibujar en los grandes jardines, plantar verduras en la huerta y realizan salidas en París y a mercados y granjas locales, o a los bosques que rodean la capital, aunque sin dejar de lado sus tabletas.

Afirman que en la ASP todo está pensado para que los alumnos tengan “mentes y cuerpos saludables” y se busca ante todo “despertar su curiosidad y su imaginación” en un ambiente “positivo y amoroso” y a través del juego.

Según dicen, el objetivo del centro educativo es “desarrollar ciudadanos verdaderamente globales que tengan la confianza necesaria para ser líderes, preparados para desafiar el status quo, empoderados para asumir la responsabilidad de su propio aprendizaje e inspirados para hacer una diferencia en el mundo”.

Lee también

Cuánto cuesta la escuela de los hijos de Lionel Messi y Antonela Roccuzzo

Pero claro está, semejante propuesta educativa tiene un costo, y la cuenta no es apta para cualquier billetera. Para poder aplicar por una vacante, se debe primero abonar una tarifa obligatoria y no reembolsable de 1400 euros.

Por otro lado, se debe pagar una tasa por alumno de 12.200 euros, que se cobra únicamente el primer año y sirve para el mantenimiento de la escuela.

La American School of Paris tiene un extenso programa exrtracurricular. (Foto: gentileza American School of Paris).

La matrícula para los nenes mayores de cinco años como Thiago y Mateo es de 30.400 euros. En tanto, para los de tres como Ciro l’addition es un poco menos salada: hay que abonar “sólo” 19.000 euros. La escuela ofrece además clases de inglés para los no nativos por 5.490 euros.

Con un público de familias muy selectas, otro de los aspectos destacados del lugar es la seguridad. La escuela cuenta con guardias, alarmas y cámaras de última generación. Según explica el centro educativo, los gastos en el rubro se multiplicaron desde hace 20 años con los atentados contra las Torres Gemelas y luego la ola de atentados yihadistas que golpearon París desde 2015. Para hacer frente a todos estos costos, los padres tienen que pagar una cuota anual de 1700 euros por alumno.

En total, Lionel y Antonela pagarán por lo menos 111.500 euros al año ($24 millones) para la educación de sus chiquitos. Por suerte, con los 35 millones por año que cobrará en el PSG, al crack no le debería costar tanto saldar la cuenta. Es apenas el 0,3% de su sueldo. Un vuelto. La parte más difícil, quizás, es conseguir que los chicos se levanten.