Falleció por Covid el jefe comunal de la localidad de Godoy, Daniel Caruso

Caruso tenía 70 años de edad, era un viejo referente del Partido Justicialista y ejercía su sexto mandato como jefe comunal. El 25 de agosto la comuna de Godoy informó que fue internando en el Hospital villense debido a “una descompensación en la saturación de oxígeno en sangre” y posteriormente se comprobó que tenía Covid-19.…

fallecio-por-covid-el-jefe-comunal-de-la-localidad-de-godoy,-daniel-caruso

Caruso tenía 70 años de edad, era un viejo referente del Partido Justicialista y ejercía su sexto mandato como jefe comunal. El 25 de agosto la comuna de Godoy informó que fue internando en el Hospital villense debido a “una descompensación en la saturación de oxígeno en sangre” y posteriormente se comprobó que tenía Covid-19. Desde entonces se encontraba intubado en el efector de salud de nuestra ciudad.

Es el segundo presidente comunal del departamento Constitución que fallece como consecuencia del Covid, el caso anterior fue el de María de los Ángeles Cervigni, quien presidía la comisión de la Comuna de J. B. Molina. Su deceso tuvo lugar el 20 de noviembre del 2020, a los 48 años, recordó el diario El Sur, de Villa.

Un pueblo, un hombre

Godoy es una localidad del departamento Constitución ubicada a unos 70 kilómetros al sur de Rosario. Se accede a ella por la ruta provincial 90, a unos 15 kilómetros de la autopista Rosario Buenos Aires.

Tiene alrededor de 1.650 habitantes, aunque su jurisdicción abarca 170 kilómetros cuadrados, atravesados en toda su extensión por 220 kilómetros de caminos rurales. Vive del campo, en Godoy no hay industria.

Caruso era un jubilado docente, con 30 años de ejercicio en la escuela secundaria de J. B. Molina y regenteaba un comercio polirrubro en el pueblo. A la fecha, levaba adelante su sexto mandato. Ya había adelantado que éste sería el último.

Era un hombre reconocido y votado reiteradas veces por su prestigio personal más que por el color político, algo muy común en los pueblos, aunque él lo hacía desde el Justicialismo. En un momento había tomado notoriedad por ser el primer mandatario (o unos de los primeros) en renunciar a su sueldo como gobernante. En Godoy, los miembros de la comisión comunal trabajan ad honórem.

El sueño del Oratorio

En 2018, La Capital compartió una jornada con este hombre, a propósito de uno de los grandes anhelos: valorizar el Oratorio Morante y y convertirlo en un polo de atracción para los visitantes. “Ese puente lo gestionamos nosotros, aquél también, conseguimos que el gas natural entrara al pueblo, compramos una motoniveladora y logramos que nos entreguen una niveladora de arrastre”, repasaba entonces, entre tantos logros.

Pero su gran sueño era el Oratorio Morante, que se encontraba en excelente estado de mantenimiento, pero resultaba de difícil acceso: los dos caminos de tierra que llevan a la capilla se convierten en un barrial con cada lluvia y dejan, tanto al Oratorio como a las dos escuelas (la CER 372 Campo la Victoria y la N 190 Domingo Cullen) totalmente aislados del mundo.

ORATORIO MORANTE.jpg

El histórico Oratorio Morante, el sueño de Caruso: quería vincularlo al resto del pueblo con obras viales.

A ese fin, puso a funcionar un Área de Turismo que invita a las escuelas de la zona a conocer el oratorio, conocido por su belleza singular y por haber sido testigo de la historia argentina, desde la misma colonia, pasando por la independencia, las luchas internas que desangraron al país y hasta la política del siglo XX.

Se sabe que se levanta sobre lo que fue el Camino Real que conectaba Buenos Aires con el norte argentino y lo que fue el Alto Perú. Está documentado que por allí pasó a rezar el general José de San Martín con sus granaderos, que lo propio hizo Manuel Belgrano en su paso hacia Rosario, donde enarboló la Bandera nacional. Narra la historia que en un ombú cercano fue fusilado el 28 de junio de 1839 Domingo Cullen, quien había sido gobernador de Santa Fe y no pudo escapar a la persecución de Juan Manuel de Rosas. Allí se edificó, aseguran, la primera escuela rural de la provincia, destruida por un tornado y donde ahora funciona un museo del paraje.

También allí se levanta un pequeño cementerio, amurallado por paredes de ladrillos, donde descansan los restos de soldados caídos en la Batalla de Pavón, el 17 de septiembre de 1861. Y más cerca en el tiempo, cuentan que allí iba a orar Eva Duarte de Perón cuando vacacionaba con su esposo en una estancia cercana, en la década de 1940.