Abrió hace menos de una semana y ya fue robada por mecheras

Según relató Milagros, dueña del comercio, a UNO Santa Fe, “primero ingresó una mujer sola, que rápidamente eligió un par de prendas de vestir para probarse”. Al instante, otra mujer golpea la puerta del local y es atendida por Milagros, que según narró, siempre atiende a sus clientes con la puerta cerrada “por los hechos…

abrio-hace-menos-de-una-semana-y-ya-fue-robada-por-mecheras

Según relató Milagros, dueña del comercio, a UNO Santa Fe, “primero ingresó una mujer sola, que rápidamente eligió un par de prendas de vestir para probarse”. Al instante, otra mujer golpea la puerta del local y es atendida por Milagros, que según narró, siempre atiende a sus clientes con la puerta cerrada “por los hechos de inseguridad que se dan en la zona”.

robo mecheras 2.jpg

Mecheras en acción. Robaron en un comercio de avenida Galicia y Rivadavia.

“Esa segunda mujer que entró al comercio, comenzó a dialogar más de lo habitual y a pedirme que le muestre indumentaria para un regalo. Mientras tanto, la otra supuesta clienta seguía en el probador”, narró Milagros y continuó: “Mientras una mujer me hacía consultas, la otra aprovechaba para meter en una cartera y debajo de sus prendas indumentaria que tenía exhibida”.

El sospecho accionar de las supuestas clientas que trabajan organizadas y comunicadas, puso en alerta a la propietaria del comercio, que al confirmar que le estaban robando, rápidamente puso al descubierto a las “mecheras”.

“Cuando me doy cuenta de la situación intento cerrar la puerta, pero una de las mujeres me lo impide. En ese instante salen las dos corriendo hacia la esquina de Galicia y Rivadavia, se suben a un auto e intentan darse a la fuga”, subrayó la comerciante.

Acto seguido a lo narrado por Milagros, quien salió corriendo tras las mecheras a los gritos por la calle, un remisero que observó la situación, frenó su vehículo delante del auto de las ladronas impidiendo que se escapen. En ese momento, una de las mecheras comenzó a tirar por la ventana del auto todas las prendas que se había robado minutos antes haciéndose pasar por una clienta.

“Eran dos mujeres jóvenes y se trasladaban en un Volkswagen Gol gris oscuro de tres puertas con vidrios polarizados. Si bien no pude recuperar toda la indumentaria que me robaron, vale la descripción de las mecheras para que los comerciantes de la zona estén atentos”, finalizó Milagros.