Sellos electorales en Argentina: ¿ampliación democrática o negocio?

El Estado nacional desembolsará para estas elecciones de medio término la suma de 20 mil millones de pesos. Del total, casi 700 millones de pesos estarán destinados a financiar los partidos políticos. El fenómeno Unite, de José Bonacci, se trasladó hacia otros sectores de la política partidaria. Este sector ya le prestó el partido a…

sellos-electorales-en-argentina:-¿ampliacion-democratica-o-negocio?

El Estado nacional desembolsará para estas elecciones de medio término la suma de 20 mil millones de pesos. Del total, casi 700 millones de pesos estarán destinados a financiar los partidos políticos.

El fenómeno Unite, de José Bonacci, se trasladó hacia otros sectores de la política partidaria. Este sector ya le prestó el partido a Amalia Granata, Jorge Boasso y a José Luis Espert para las presidenciales de 2019. En 2017 este partido presentó 9 listas para una misma categoría.

En Santa Fe para estas elecciones primarias de septiembre hay 22 listas de precandidatos a Senadores Nacionales y 23 listas de Diputados Nacionales.


El ofrecimiento del sello electoral de Unite a personajes políticos y mediáticos no es nuevo. En 2017, solo para la categoría de diputados nacionales por Santa Fe, presentó 9 listas que compitieron en las internas. Entre ellas, la de Jorge Boasso. Cada una recibió una suma cercana a los 600 mil pesos por parte del Estado solo para la impresión de boletas.

Ocurre que el Fondo Partidario Permanente, que apunta a garantizar cada año el desenvolvimiento institucional de los distintos espacios políticos a nivel nacional y distrital reparte un 20% de los fondos en cuestión de manera igualitaria entre todos los partidos reconocidos, mientras que el 80% restante se reparte en forma proporcional a la cantidad de votos que el partido haya obtenido en las últimas elecciones.

No obstante, la norma aclara que sólo entran en consideración aquellos espacios que hayan obtenido un porcentaje igual o mayor al 1% de los votos.

En la actualidad existen 600 partidos de alcance nacional y otros 500 que aún están en trámite.

Según la ley, por el solo hecho de obtener el sello de goma, cada partido recibe fondos por año del Estado nacional.

También estos partidos reciben un monto variable para financiar su campaña electoral.

El Estado debe garantizar la supervivencia de los partidos políticos; así lo establece la ley. Por eso se reciben fondos para la impresión de boleta (una por cada elector habilitado). Lo mismo que para actividades proselitistas.