Generó sorpesa en las Fuerzas Armadas la renuncia del ministro Agustín Rossi y se evalúan reemplazantes

Así como el todavía ministro de Defensa, Agustín Rossi, se enteró por televisión de que debía renunciar si era candidato, la noticia de su salida fue recibida con sorpresa en las Fuerzas Armadas.“No se esperaba. Fue por cuestiones de la política, ajenas a la coyuntura militar”, explicaron en fuentes castrenses a LA NACION.Con el correr…

genero-sorpesa-en-las-fuerzas-armadas-la-renuncia-del-ministro-agustin-rossi-y-se-evaluan-reemplazantes

Así como el todavía ministro de Defensa, Agustín Rossi, se enteró por televisión de que debía renunciar si era candidato, la noticia de su salida fue recibida con sorpresa en las Fuerzas Armadas.

“No se esperaba. Fue por cuestiones de la política, ajenas a la coyuntura militar”, explicaron en fuentes castrenses a LA NACION.

Con el correr de las horas, en tanto, crecen las expectativas en las Fuerzas Armadas por quién será su sucesor, incógnita que seguramente se develará tras el regreso del presidente Alberto Fernández de su viaje a Perú.

Por ahora circulan los nombres de Sabina Frederic, actual ministra de Seguridad, y de Daniel Scioli, embajador en Brasil, como posibles reemplazantes de Rossi, que encabezará la candidatura en un sector del peronismo de Santa Fe para llegar al Senado, en las PASO de septiembre próximo.

Frederic, cuya hipotética salida de Seguridad obligaría al Presidente a efectuar un nuevo cambio en el gabinete, fue funcionaria en el Ministerio de Defensa durante la gestión de Nilda Garré, entre 2005 y 2010, en el período de mayores crispaciones entre el kirchnerismo y el ámbito militar. Tuvo a su cargo el área de formación y promovió reformas en los planes de estudios de los institutos educativos del las Fuerzas Armadas, donde no la recuerdan en general con mucho agrado.

En el Ministerio de Seguridad indicaron a LA NACION que no tenían información sobre un posible pase de Frederic al área de Defensa.

“A las Fuerzas Armadas siempre les resulta mejor una figura política de peso, porque le da más visibilidad al área y probablemente, más llegada a recursos”, comentaron fuentes militares.

Precisamente, la ampliación de recursos, mediante la creación del Fondo Nacional de la Defensa (Fondef), fue el efecto diferenciador de la gestión de Rossi, según la percepción de los militares. “Fue creado por el ministro aún antes de asumir, para destinar fondos a la adquisición de materiales para mejorar el equipamiento”, coincide la mayoría de las fuentes castrenses. Para otros, sin embargo, fue “un caramelito de madera”.

“El Fondef es un recurso tangible que contribuye a mejorar las capacidades de las fuerzas, a través de la adquisición de materiales. Aunque está sujeto a efectos inflacionarios y a la movilidad del dólar, ya que muchas adquisiciones y componentes que utiliza la industria nacional están ligadas a los precios internacionales”, se explicó.

El ministro de Defensa, Agustín Rossi, encabeza el acto de homenaje a los veteranos de la Guerra de MalvinasDaniel Dabove – Télam

En la Fuerza Aérea recibieron con beneplácito la incorporación del Boeing 737, que hace una semana realizó el relevo de la dotación de los Cascos Azules que integran la misión internacional de paz en Chipre. Quedó avanzada, además, la promesa de la llegada de los aviones Beechcraft C-12 Huron, adquiridos a Estados Unidos por US$ 16,7 millones.

La limitación de recursos, sin embargo, obligó a restringir los ejercicios militares conjuntos con las fuerzas armadas de otros países. Para la temporada 2021/22, por ejemplo, ´no se programó ningún ejercicio combinado para el Ejército.

“No hay gestión ministerial que pueda ser buena con presupuesto bajo”, estimó un oficial con años de experiencia.

Los contactos más aceitados del ministro saliente se dieron con el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, general Juan Martín Paleo, en particular por el apoyo logístico desplegado por las fuerzas militares durante la pandemia. Se vieron, en ese sentido, postales inéditas de efectivos en calles y espacios abiertos de barrios vulnerables, como las villas de La Matanza y Quilmes.

En el plano internacional, Rossi acompañó las posiciones enérgicas del presidente Alberto Fernández frente al Reino Unido por la cuestión Malvinas. El propio ministro denunció que Gran Bretaña frena los intentos de compra para el reequipamiento militar argentino, al atribuir a presiones de ese país la imposibilidad de concretar operaciones para la adquisición de aviones supersónicos que se venían tramitando con Corea del Sur.

Hubo cortocircuitos focalizados, como los frentes abiertos con los exsoldados conscriptos que reclaman ser reconocidos veteranos de Malvinas, por su actuación durante la guerra en las bases del litoral marítimo patagónico, y con las comunidades de los liceos militares que se oponen a la reforma de sus estructuras y planes de estudios.

Hay consenso, en tanto, en que durante la segunda gestión de Rossi en el área de Defensa, que concluyó abruptamente, se avanzó en el blanqueo salarial del personal militar, aunque en rigor la recomposición había empezado en la gestión del ministro anterior, Oscar Aguad. Ahora el blanqueo se completó, pero también la mejora fue absorbida por la inflación. El alivio se sintió más entre los retirados, si bien todos lo consideraron insuficiente. Y las fuerzas de seguridad siguen teniendo sueldos más altos.

Conocé The Trust Project