Racing – San Pablo: la Academia busca en Avellaneda el pase a los cuartos de final de la Copa Libertadores

Racing Club recibe en Avellaneda a San Pablo, de Brasil, dirigido por el argentino Hernán Crespo, en el encuentro de vuelta de los octavos de final de la Copa Libertadores de América. De mantenerse el resultado global actual, el gol de visitante haría la diferencia y el conjunto entrenado por Pizzi se clasificará a los…

racing-–-san-pablo:-la-academia-busca-en-avellaneda-el-pase-a-los-cuartos-de-final-de-la-copa-libertadores

Racing Club recibe en Avellaneda a San Pablo, de Brasil, dirigido por el argentino Hernán Crespo, en el encuentro de vuelta de los octavos de final de la Copa Libertadores de América. De mantenerse el resultado global actual, el gol de visitante haría la diferencia y el conjunto entrenado por Pizzi se clasificará a los cuartos de final. El partido de ida finalizó 1 a 1. Los goles, en esa ocasión, fueron anotados por Vitor Bueno (San Pablo) y de Enzo Copetti (Racing).

El equipo que llegó al estadio con la necesidad de cambiar los números del tablero fue San Pablo. Y eso se vio reflejado en la disposición táctica de Racing, que con una línea de tres centrales y el catamarqueño Aníbal Moreno como mediocampista de quite, buscó suprimir a los puntas brasileños para luego activar ataques directos con pases largos a Chancalay y Piatti.

En frente se encontraba un equipo agresivo. Ya a los 10 minutos, Wellington trabó en tres cuartos y se la cedió a Benítez, quien tocó rápido para Gabriel Sara, que corría lanzado en un galope agresivo sobre la banda derecha y con mucha ventaja sobre su marcador, Mena. El volante finalizó con un disparo enroscado que salió a pocos centímetros del caño derecho defendido por Arias.

Con rigor táctico y templanza, la Academia siguió el libreto copero y neutralizó a los creativos del rival. Fue recién a los 20 minutos que, en un córner venenoso de Rigoni, Liziero cabeceó a ciegas y la pelota fue a parar muy cerca del segundo palo. Miranda tuvo la chance de empujarla, pero subestimó el pique y no llegó.

Dos minutos después, Copetti casi atrapa un buscapié en el punto penal. Estaba Racing más adelantado en la cancha.

Ya sobre los 30 minutos, San Pablo forzaba errores en la última línea del local. Cáceres derribó a Marquinhos sobre el vértice del área y el árbitro cobró tiro libre. Martín Benítez, con un muy mal centro, continuó la jugada. San Pablo no llegaba al gol pero comenzaba a desorientar al quinteto defensivo de Avellaneda.

El partido se endurecía con el pasar de los minutos: San Pablo atacaba con menor intensidad y Racing perfeccionaba el corte en mitad de cancha. Todo indicaba el cero era inquebrantable, hasta que Mena se arrojó en una excursión individual de ataque y perdió cerca de la medialuna de enfrente. Entonces Miranda vio picar a Marquinhos y envió el pelotazo largo. Sigali y Mauricio Martínez estaban notablemente mal parados y no tuvieron otra opción que ver la inevitable definición. Marquinhos falló, pero Rigoni captó el reboté y no perdonó. 1 a 0 para el equipo paulista.

LA NACION

Conocé The Trust Project