La soja pasó la barrera de los US$600 en la Bolsa de Chicago y tocó niveles de 2012

Aunque se trata de una posición a punto de vencer, la soja en la Bolsa de Chicago logró romper hoy la barrera de los US$600, aunque a distancia todavía de los US$650,73 que marcó como récord el 4 de septiembre de 2012. La última vez con el grano arriba de los 600 dólares por tonelada…

la-soja-paso-la-barrera-de-los-us$600-en-la-bolsa-de-chicago-y-toco-niveles-de-2012

Aunque se trata de una posición a punto de vencer, la soja en la Bolsa de Chicago logró romper hoy la barrera de los US$600, aunque a distancia todavía de los US$650,73 que marcó como récord el 4 de septiembre de 2012. La última vez con el grano arriba de los 600 dólares por tonelada fue el 21 de septiembre de ese mismo año.

Se trata de la posición mayo, que tocó los US$606,45 por tonelada (el cierre fue de US$601,68, con una ganancia de 6,43 dólares versus ayer) en medio de un contexto donde influye que Estados Unidos tiene prácticamente agotado su saldo exportable y que China, el mayor comprador del mundo, sigue con una fuerte demanda. En tanto, julio, la posición de referencia ahora, llegó a ubicarse en US$597,27 por tonelada (finalizó la rueda a US$593,32, con una mejora de poco más de 10 dólares).

Según Gustavo López, analista de Agritrend, con la escalada de precios de las últimas dos semanas las exportaciones del complejo soja se valorizaron en unos US$1500 a 1600 millones de dólares. Hace dos semanas López esperaba que el complejo soja (poroto, harina y aceite) deje a la Argentina US$24.464 millones. Ahora ese número pasa a unos US$26.000 millones.

Más allá de lo que marca el precio en Chicago, al productor argentino, por efecto de las retenciones -el grano tributa un 33% y los subproductos un 31%- y de la brecha cambiaria, en la práctica le termina quedando mucho menos que el valor en EE.UU. En la práctica percibe el equivalente al 36%, considerando el acceso al dólar (para convertir en dólar billete los pesos que cobra) por el Contado Con Liqui, mientras en Brasil, Uruguay, Paraguay y Bolivia los productores se quedan con más del 90% del precio.

“Mayo ya no es referencia siendo que está por vencer, pero no deja de ser un dato que acompañe la firmeza del mercado (por superarse los US$600), con menor volumen de operaciones”, señaló Eugenio Irazuegui, de la firma Zeni.

“El saldo de exportación de soja en EE.UU. está al límite. Por mercadería de la campaña actual se comprometió el 99,9%”, añadió. El analista se refirió a la presencia demandante más general de China en el mercado. “Cada aparición de China en el mercado estadounidense impacta en toda la operatoria. Todo mayormente dirigido a alimentación animal en ese país, desde poroto de soja para la elaboración de harinas hasta granos forrajeros como maíz e incluso trigo”, remarcó.

“Si bien hay que destacar que son posiciones muy próximas a vencer, por lo que pierden algo de referencia, la realidad es que todo el mercado está muy firme de nuevo”, evaluó, por su parte, Ariel Tejera, de Grassi SA.

“Transitamos un ciclo que se dirige a finalizar con hojas de balance muy ajustadas. Al dinamismo que está caracterizando a la demanda, con China apuntando a concretar volúmenes históricos de importaciones de soja y de maíz, se han sumado nuevas preocupaciones por el lado de la oferta. Tras las bajas temperaturas en EE.UU., aparece el clima en Brasil, que no estaría acompañando y podría comprometer el volumen de producción de maíz de segunda”, señaló Tejera.

El analista de Grassi SA indicó que se esperan importantes revisiones en el reporte mensual del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) de mañana. “Hemos visto al maíz con un fuerte recorrido alcista desde principios de abril y a la soja que tampoco quiere perder terreno. Entre otros números relevantes del reporte mensual del USDA de mañana, aparecen las primeras estimaciones para la campaña 2021/22, sobre lo que se especula que el organismo podría presentar un escenario que también se mostrará muy ajustado”, expresó.

Vale recordar que la soja en Chicago cerró con un récord histórico el 4 de septiembre de 2012, con US$650,73 la tonelada. En tanto, la última vez con el grano arriba de los 600 por tonelada fue el 21 de septiembre de ese mismo año.

Irazuegui recordó que en ese momento la fortaleza fue en medio de un mercado influido por una severa sequía en el núcleo productivo de EE.UU. “Hoy en día (la suba) responde a una serie de factores, entre los que se destaca una mayor demanda a nivel internacional”, afirmó.

La noticia sobre la firmeza de los granos se da en un momento donde, según los exportadores, en el primer cuatrimestre fue récord el ingreso de divisas para el país. Llegaron US$9755 millones, un 94,4% más versus igual período del año pasado y superior al anterior récord de 2016.

En tanto, según un informe de David Miazzo, economista de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA), el valor de la cosecha 2020/2021, con los cuatro cultivos principales incluidos (soja, maíz, trigo y girasol) será de US$44.485 millones, unos US$15.202 millones extra versus el año pasado. El cálculo lo hizo anteayer, antes de los nuevos precios.

Esos cuatro productos dejarán exportaciones, según el economista, por US$30.458 millones. Se trata de un incremento de US$10.452 millones respecto del año pasado.

En este contexto, la recaudación por derechos de exportación a esos granos se ubicará en 7411 millones de dólares, que según Miazzo implicaría un salto de US$2531 millones con respecto al ciclo agrícola pasado.

Pese a la menor cosecha total por la sequía (de 137,5 millones de toneladas a 127,3 millones de toneladas entre el ciclo agrícola pasado y el actual) en la Bolsa de Comercio de Rosario venían previendo en los últimos días exportaciones de soja, girasol, trigo, maíz y cebada, entre otros productos más, por US$37.121 millones, 10.542 millones de dólares más versus el año pasado.

En el caso de las retenciones, que percibe el Estado, el cálculo indica, con US$8600 millones, unos US$2600 millones más versus el año pasado.