Coronavirus: la Ciudad ratifica su posición de no cerrar todo y apuesta a una reestructuración hospitalaria

Cuando la segunda ola comenzaba a ser una realidad en todo el país, principalmente en el área metropolitana, la idea de una cuarentena estricta como ocurrió durante gran parte de 2020 no tenía muchos adherentes, pero en los últimos días, con el avance arrollador del coronavirus y la circulación de nuevas variantes, se fueron sumando…

coronavirus:-la-ciudad-ratifica-su-posicion-de-no-cerrar-todo-y-apuesta-a-una-reestructuracion-hospitalaria

Cuando la segunda ola comenzaba a ser una realidad en todo el país, principalmente en el área metropolitana, la idea de una cuarentena estricta como ocurrió durante gran parte de 2020 no tenía muchos adherentes, pero en los últimos días, con el avance arrollador del coronavirus y la circulación de nuevas variantes, se fueron sumando voces que aconsejan medidas más restrictivas y de corto plazo. En la ciudad, sin embargo, insisten en respetar lo acordado la semana pasada y apuestan a la reestructuración hospitalaria para que el sistema sanitario no entre en crisis.

El comité de expertos que asesora al presidente Alberto Fernández recomendó ayer que se analicen medidas de cierre por poco tiempo, con principio y final, con el objetivo de reducir la circulación de gente y mantener la apertura de actividades más prioritarias, como la educación. Y hoy el jefe de Gabinete de la provincia de Buenos Aires, Carlos Bianco, advirtió sobre la posibilidad de tomar nuevas medidas restrictivas antes del 30 de abril, cuando se vence el DNU presidencial, si se incrementan los contagios en el distrito.

A pesar de haber alcanzado ayer el récord de contagios diarios, con 3185 casos en la ciudad, el Gobierno no cree que sea el momento de ajustar las medidas y cerrar todo. “Hay que esperar para saber cuál es el impacto de las medidas que se tomaron la semana pasada. No tiene sentido estar discutiendo otra cosa cuando pasaron apenas unos días del último anuncio. No es consistente pensar en cerrar todo”, asegura una fuente oficial.

Al igual que el año pasado, la administración porteña analiza día a día las variables que determinan la situación sanitaria en el sector público y el privado, principalmente en ocupación de camas en las Unidades de Terapia Intensiva (UTI). “Para el 30 de abril falta un montón; vamos monitoreando los indicadores que todavía no justifican tomar una decisión diferente. Hay que esperar”, repite un funcionario que participa de la toma de decisiones.

Ayer hubo un encuentro virtual entre la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, con sus pares de provincia, Daniel Gollán, y ciudad, Fernán Quirós, a quienes se sumó la titular del PAMI, Luana Volnovich, entre otros funcionarios, para analizar la complementación entre el sistema público y el privado y un posible escenario de derivación de pacientes entre los distritos si aumenta el nivel de ocupación de camas Covid-19. “La reunión fue para intercambiar opinión e información y ver cómo se interpretan esos números. Nadie exigió nuevas medidas”, dijeron en la ciudad.

En otros encuentros también participaron los ministros Daniel Arroyo (Desarrollo Social), Eduardo De Pedro (Interior) y Sabina Frederic (Seguridad); la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca; la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz. También los especialistas Luis Cámera, Omar Sued, María Marta Contrini, Susana Lloveras, Florencia Cahn, Gonzalo Camargo, Pablo Bonvehí, Angela Gentile, Eduardo López, Tomás Orduna, Gustavo Lopardo y Pedro Cahn.

Los fallecidos desde que comenzó la pandemia

Con la restricción de la circulación nocturna, el cierre adelantado de los comercios gastronómicos y la suspensión de los encuentros sociales en ámbitos privados la ciudad espera bajar la cantidad de casos, aunque con la certeza de que por delante habrá al menos un mes con un número alto de contagios diarios. Además apuestan a ampliar la capacidad de camas como ocurrió el año pasado.

En 2020, cuando arremetió la primera ola, se debieron postergar las atenciones programadas en establecimientos privados y hospitales públicos para darle prioridad a la atención de pacientes con Covid-19. Cuando la demanda por coronavirus disminuyó el sector sanitario comenzó a reprogramar atención en general, desde consultas menores hasta cirugías que demandan internación en terapia intensiva.

Por estos días, con un rebrote más veloz se debe ralentizar la atención programada para volcar mayor disponibilidad en los sectores de Covid-19, con lo que debería aumentar la cantidad de camas en un corto plazo, tanto en el sector público como en el privado, hasta que se equilibren las altas en los establecimientos.

De acuerdo al último reporte oficial hay un 49,5% de camas ocupadas con pacientes graves de Covid-19 en los hospitales públicos (223 de 450 disponibles), un 33,8% en moderados (508 de 1500) y 9,7% en leves (487 de 5000). Mientras que en el sector privado se cuentan con unas 1500 camas para coronavirus, con una ocupación que en algunos lugares llega al 80%.

Además, la ciudad cuenta con una red extrahospitalaria de hoteles para contener personas que llegan al país y para enfermos con síntomas leves o asintomáticos de coronavirus. La Secretaría de Atención Ciudadana coordina junto al Ministerio de Salud todas las pautas y lineamientos sanitarios de la campaña que tiene hoy nueve espacios en funcionamiento para sumar un hotel más esta semana. Actualmente hay 1271 camas disponibles y 780 están ocupadas. El año pasado, durante el pico de la pandemia, los hoteles llegaron a ser 50 con hasta 4850 personas alojadas al mismo tiempo.

Conocé The Trust Project