Juan Antonio Pizzi está contra las cuerdas: si no le gana a Central, el lunes puede ser su último partido en Racing

“Somos un desastre”. La frase que se escuchó entre los labios de uno de los principales colaboradores de Juan Antonio Pizzi es un testimonio realista. La goleada de River, el rendimiento en declive y la presión que empieza a asfixiar al técnico dejó a Racing ante un frente de crisis. No hay reacción, por más…

juan-antonio-pizzi-esta-contra-las-cuerdas:-si-no-le-gana-a-central,-el-lunes-puede-ser-su-ultimo-partido-en-racing

“Somos un desastre”. La frase que se escuchó entre los labios de uno de los principales colaboradores de Juan Antonio Pizzi es un testimonio realista. La goleada de River, el rendimiento en declive y la presión que empieza a asfixiar al técnico dejó a Racing ante un frente de crisis. No hay reacción, por más que el santafesino haga un alegato de su trabajo basado en el poco tiempo que lleva en el cargo. El plantel no responde y ya existen discrepancias porque los entrenamientos de la semana no se corresponden con el plan de juego durante los partidos. Los dirigentes le transfieren la exigencia de la gente a Rubén Capria. A fin de cuentas, el manager eligió al entrenador de 52 años.

Sin ir más lejos, este viernes hubo una charla telefónica entre Víctor Blanco y el Mago. “Queremos saber qué opina de Pizzi, cómo lo ve, si tiene fuerzas para seguir”, le dijeron a Clarín en el entorno del presidente. Capria estuvo en la práctica de la tarde, que se llevó a cabo en Avellaneda, y habló con el entrenador. Le dijo que no piensa bajarse del barco. De hecho, hace un par de semanas alquiló un departamento en Puerto Madero. Un indicio de que proyecta una larga estadía en Buenos Aires, lejos de su Santa Fe natal.

Sin embargo, en las redes sociales, -el único termómetro porque los hinchas no pueden copar la tribuna-, el técnico está sentenciado. La mayoría pide su renuncia. Y ya empiezan a sonar nombres, entre ellos, el de Diego Cocca, campeón en 2014.

Un nombre pesado. Diego Cocca, en el banco de Racing. El técnico fue campeón en 2014. Empezó a sonar tras la caída con River.

¿Se puede terminar un ciclo tan abruptamente? ¿Es posible dar por cerrada una etapa en apenas cuatro partidos? Serán cinco porque el duelo de Academias definirá el futuro de Juan Antonio Pizzi. El lunes, contra Central en Avellaneda, el equipo no sólo debe ganar; además, tiene que mostrar señales positivas. De otro modo, la continuidad del santafesino será insostenible. Allegados a Pizzi creen que será inevitable pegar el portazo.

“Respecto a mi futuro, estoy convencido de que estamos en un proceso nuevo, que tenemos que trabajar muchísimo y después de todo el dolor que me causa esta derrota, mi mente se va a focalizar en el partido del lunes”, dijo Pizzi en Santiago del Estero. Y agregó: “Lamentamos mucho este resultado. Entendemos el dolor. Soy el principal responsable de esto y sólo podemos prometer el máximo trabajo para tratar de revertir esta situación”.

El entrenador hará cambios y hay varios futbolistas apuntados: Matías Rojas, Leonel Miranda y Nicolás Reniero, fundamentalmente. Capria, su principal sostén, está golpeado. No esperaba una derrota de esa magnitud y empieza a sentir la espada de Damocles sobre su cabeza. ¿Qué sucederá si Pizzi termina despedido, como quieren algunos dirigentes? ¿Esta decisión puede desembocar en la salida del manager?

“Capria es inteligente, tiene oficio y sabrá si el técnico puede revertir esta situación”, insisten cerca de Blanco. Capria es el dique de contención: la decisión de que siga o no en su cargo dependerá del manager. Lo que no significa que la dirigencia no sea salpicada por las críticas.

Defensor a ultranza de los proyectos a largo plazo, parece difícil que al Mago lo hagan cambiar un puñado de resultados. Aunque la semana pasada advirtió: “No me gusta lo que veo de Racing”. Lo que se observa es un equipo sin volantes de recuperación, con buenos pies, pero muchos pelotazos para el “9”. Y una extrema fragilidad en la defensa.

Capria siempre pensó en Pizzi, pero en la Comisión Directiva se propuso el nombre de Diego Dabove. El ex técnico de Argentinos Juniors, finalmente, terminó cerrando trato en San Lorenzo. De todos modos, el presidente y el manager sólo tuvieron dos charlas mano a mano: una con Pizzi y otra con Pablo Lavallén. Al final, se decidieron por el ex entrenador de Chile, Arabia Saudita y San Lorenzo, entre otros.

“Es anticuado”, deslizan algunos jugadores. “No parece tomar dimensión de que el fútbol argentino cambió”, le contó a Clarín una persona que charló en la intimidad con el entrenador. En el cuerpo técnico tiene gente joven, como los casos de Iván Moreno y Fabianesi y Rafael Maceratesi, pero con poca experiencia.

Justo Central, el club en el que comenzó su carrera como futbolista, puede ser el punto final para lo que hasta ahora es un paso en falso.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA