Recordaron a Fernando Báez Sosa con un emotivo video frente al boliche donde lo asesinaron en Villa Gesell

La jornada solidaria y muy emotiva que durante todo el domingo se vivió en Parque Rivadavia, en el barrio de Caballito, tuvo un sentimiento continuado este lunes cuando se replicaron homenajes y recuerdos a Fernando Báez Sosa (18) en el lugar donde exactamente un año atrás fue asesinado a golpes y patadas por una patota…

Recordaron a Fernando Báez Sosa con un emotivo video frente al boliche donde lo asesinaron en Villa Gesell

La jornada solidaria y muy emotiva que durante todo el domingo se vivió en Parque Rivadavia, en el barrio de Caballito, tuvo un sentimiento continuado este lunes cuando se replicaron homenajes y recuerdos a Fernando Báez Sosa (18) en el lugar donde exactamente un año atrás fue asesinado a golpes y patadas por una patota de rugbiers de la ciudad de Zárate.

Unas cinco toneladas de alimentos y últiles escolares fueron recibidos por amigos y familiares de Fernando durante las nueve jornadas de acción solidaria, que contó con la organización del Colegio Marianista, a donde el joven había cursado el secundario. Silvino y Graciela, sus padres, tuvieron en ese acto la oportunidad de recibir el apoyo y el cariño de los vecinos que fueron hasta ese punto referencial del barrio.

La primera acción de este lunes se dio durante la mañana, cuando el municipio descubrió otra placa (ya había instalado una): “1er. aniversario del asesinato de Fernando Báez Sosa. El pueblo de Villa Gesell acompaña a su familia y solicita Justicia”, se lee, sobre la avenida 3, frente al boliche Le Brique, al que había ido Fernando el 18 de enero del 2020 y del que fue expulsado esa madrugada, al igual que los rugbiers que, momentos después, lo atacaron a golpes y patadas.

Los vecinos se acercaron al santuario que se armó días después del crimen y todo el tiempo recibe fotos, carteles, flores… Foto: Fernando de la Orden

Ese nuevo reconocimiento no fue bien visto por los vecinos, que convocaron a una marcha en el mismo lugar pero a partir de las 19 horas. Los geselinos presentes en el lugar, sensibilizados por el caso Fernando y por otros hechos ocurridos en temporadas de verano, criticaron la iniciativa del intendente Gustavo Carrera.

Sabrina Pereyra es una de las vecinas fundadora del grupo que convocó a la marcha y reclama “Justicia por Fernando”, lo hacen todo el tiempo en el santuario que se fue armando durante todo el año en un árbol frente al boliche. Flores, carteles y rosarios se fueron sumando a las fotos de un “Fer” siempre sonriente, en ese retrato que quedó como una imagen imborrable. El mensaje se repite: “A 2 meses…”, “A 10 meses…” y “Juicio + justicia= perpetua”.

“Del minuto cero estamos acá. Nos quedamos todas las noches para que esto cierre. Somos vecinos de la ciudad y ya pasaron otras, incluso con hijos del poder que quedaron en libertad. Pudo haber sido uno de nosotros. Mi hija trabaja acá. Le pudo haber pasado a cualquiera de los nuestros. Desde el intendente hasta los del boliche actuaron con falta de humanidad. Eso no puede ser una salida de emergencia”, cuestionó Sabrina, mientras tapaba la placa colocada más temprano por los políticos.

Los geselinos no se olvidan de Fernando y de otros hechos violentos que ocurrieron en la ciudad. Por eso no aceptaron que el municipio pusiera otra placa. Foto: Fernando de la Orden

En el homenaje hubo chicos, chicas, padres, madres, abuelos… El momento de mayor emoción fue la proyección de un video, en el que habló Silvino, el padre de Fernando. “Hola hijo, ¿cómo estás? Soy papá. Abrazo a tu mamá todos los días… Cuando te asesinaron me asusté. Siempre fuimos tres. Y ese día quedamos nosotros dos solos. Dios nos envió a toda la Argentina para decirnos que no estamos solos. Y eso nos da fuerza. Fer, seguimos acá, no nos damos por vencidos”, se le escuchó decir.

Entre lágrimas y casi sin poder expresarse, la voz de Graciela también se escuchó y tocó el pico de emoción, con el recuerdo de su hijo, con los deseos y sueños que ya no podrá cumplir. Y desde ya, con el reclamo de Justicia. “No se merecen otra condena, tiene que ser perpetua”, pidió, al final.

“Hoy todos se preguntan por qué estamos acá si no somos familiares de él ni lo conocimos. Pero como vecinos acompañamos el dolor. No podemos hacer de cuenta que no pasa nada. Estamos teniendo un problema como raza humana y como sociedad. Y exigir justicia es un deber de todos. Pena máxima, condena por 30 años. Y que se los declare personas no gratas para Villa Gesell”, explicaron los vecinos y cerraron el acto levantando los carteles con la imagen de Fernando mientras exclamaban Justicia y Perpetua.

Carlos Rodríguez, otro vecino, dijo que “esto se veía venir… Asesinos serán 10, 11, pero responsables también son los de la municipalidad, los del boliche, todos. Si no pasaba con este chico, iba a ser otro. Gesell es chico y siempre se vieron peleas en las noches, excesos de gente en los boliches, falta de control”.

Además de la marcha frente a Le Brique, a las 20 se hizo una misa en la parroquia Inmaculada Concepción, en avenida Buenos Aires y Paseo 101, “por la paz y por la justicia” encabezada por el obispo de la Diócesis de Mar del Plata y ex párroco de Villa Gesell, monseñor Gabriel Mestre. Casi al mismo tiempo, los padres de Fernando asistieron a la parroquia Santísimo Redentor de Recoleta.

Villa Gesell. Enviados Especiales.

GL

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA