La vacunación contra el coronavirus, lenta: ¿cuándo se podrá alcanzar la inmunidad de rebaño en Argentina?

El Gobierno informó que antes de la llegada del otoño deberían estar vacunados contra el coronavirus 13 millones de argentinos. Más allá de la rusa Sputnik V, avanzan con todos los proveedores a través del plan Covax, cuyas vacunas estarán “en marzo en Argentina”, prometió el presidente Alberto Fernández. Además, hay negociaciones con Pfizer y AstraZeneca. Sin…

La vacunación contra el coronavirus, lenta: ¿cuándo se podrá alcanzar la inmunidad de rebaño en Argentina?

El Gobierno informó que antes de la llegada del otoño deberían estar vacunados contra el coronavirus 13 millones de argentinos. Más allá de la rusa Sputnik V, avanzan con todos los proveedores a través del plan Covax, cuyas vacunas estarán “en marzo en Argentina”, prometió el presidente Alberto Fernández. Además, hay negociaciones con Pfizer y AstraZeneca.

Sin embargo, distintos referentes del área de la salud plantean que hay demoras en el plan de vacunación y que el operativo se va a extender hasta fines del 2021. “Creo que por lo menos va a llevar todo este año”, dice a Clarín el ex Ministro de Salud nacional, Adolfo Rubinstein. En la misma línea, Graciela Ocaña consideró que la política de adquisición de vacunas fue “errática y erróneo” y dijo que es “difícil que podamos inmunizar a 13 millones de personas para marzo”.

Este viernes, la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, confirmó que ya se aplicaron 200.759 dosis de la vacuna Sputnik V destinada en esta primera etapa a los trabajadores de la salud. Ahora se avanza en la distribución de 152.900 dosis del segundo componente, que servirán para completar el esquema.

Al respecto, Rubinstein señala que “las primeras dosis han tomado bastante tiempo” porque “estamos hablando de 200 mil dosis que se dieron en aproximadamente tres semanas”.

Este sábado llegó a la Argentina el segundo envió de 300 mil dosis de la vacuna rusa Sputnik V.

“Si eso lo extrapolás, obviamente te toma mucho más de un año. Porque tenés que llegar, idealmente, a una población objetivo para vacunar que está en el orden de los 35 millones en Argentina”, sigue el ex Ministro. Este número excluye a quienes no tienen indicación de vacunarse, como los niños y las embarazadas.

Para llegar al 70% de esa población objetivo -lo que serviría para alcanzar la “inmunidad de rebaño“- unas 25 millones de personas tendrían que ser vacunadas con dos dosis. “Estamos hablando de 50 millones de dosis. Es virtualmente imposible llegar en plazos que sean menores a un año. Realmente lo veo muy difícil”, dice Rubinstein.

El Plan Estratégico de Vacunación publicado a fin de diciembre estima un total de 54.431.000 dosis para vacunar a entre 23 y 24 millones de personas (calcula una tasa de pérdida estimativa del 15% en la aplicación).

Los grupos que se van a priorizar se discriminan en trabajadores de salud (763.000), fuerzas de seguridad y armadas (500.000), docentes y no docentes (1,3 millón), mayores de 60 años (7.279.394 + 94.000 en geriátricos) y personas de entre 18 y 59 años con factores de riesgo (5.653.000).

El Gobierno presentó un esquema por el cual tendría más de 50 millones de dosis de vacunas contra el coronavirus para julio. Foto: Mauricio Nievas

Según Rubinstein, uno de los problemas es que hoy el gobierno no tiene asegurada la provisión de vacunas para llegar a esta “población blanco”. Y aún en el caso de que se consiguieran, la operación logística que implica la vacunación es “muy compleja”.

Por estos motivos, el ex Ministro tampoco ve posible que se apliquen unas 150 mil dosis por día en la Provincia, como informó el viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, en diálogo con radio El Destape. “Es una meta extremadamente ambiciosa”, sentencia Rubinstein.

Este lunes, desde el Ministerio de Salud se difundió un esquema de llegada de vacunas. De acuerdo a la información oficial, basada en los contratos firmados, se espera otros 4,7 millones de dosis de Sputnik V en lo que queda de enero y luego 14,7 millones en marzo.

A eso se suman 9 millones de dosis comprometidas por el plan Covax -a llegar entre febrero y julio- y 22,4 millones de la vacuna de Astrazeneca y Oxford (casi 1,2 millón en marzo, 4,6 millones en abril y otros 4,6 en mayo, 3,4 millones en junio y 8,5 millones en julio). Con estos contratos, este lunes ratificó el plan de vacunar al 85% de los mayores de 18 años en 2021. 

El ex ministro de salud, Adolfo Rubinstein, afirma que la Argentina aún no tiene asegurada la provisión de vacunas contra el coronavirus. Foto: Rolando Andrade Stracuzzi

Pero dentro del propio oficialismo también están admitiendo que hubo demoras en la vacunación. Pablo Yedlin, titular de la Comisión de Salud de Diputados, reconoció que “vamos a pasar todo el año vacunando”.

“Se ha demorado muchísimo (el operativo). Nos vamos a pasar todo el año vacunando. El ritmo con el que arrancó tiene que mejorar, si no, no llegamos. Los planes se van a iniciar cuando lleguen grandes cantidades: dependerá de cada jurisdicción y se realizará con base en los padrones”, dijo en una entrevista con La Nación.

Yedlin agregó que el objetivo siempre fue vacunar a todo el personal esencial y de salud y a los mayores de 60 años y grupos de riesgo. Y que “en ningún lugar del mundo se están cumpliendo los plazos que habían prometido”.

En este punto coincide Rubinstein. “En muchos países del mundo las campañas van mucho más lento de lo que se va planeando. Por lo general, todos van muy por detrás de las metas. Así que la realidad es que difícilmente nosotros podamos ir más rápido”, señala.

La diputada Graciela Ocaña afirma Argentina tuvo una política “errática y errónea” en la adquisición de las vacunas contra el coronavirus. Foto: Guillermo Rodríguez Adami

“Creo que el problema es que Argentina ha hecho una política errática y errónea en la adquisición de las vacunas”, le dijo a Clarín la diputada Graciela Ocaña. “La Sputnik V, que es la única disponible hasta el momento, no publicó su información en revistas científicas. Y, en esta línea, Brasil no la ha autorizado por falta de datos”, sostiene.

A eso se suma la imposibilidad de aplicársela a mayores de 60 años. “Es la población a la que tenemos que apuntar y, hasta ahora, con la Sputnik V no podemos llegar”, advierte.

Dice que “con AstraZeneca, el Gobierno en un primer momento llevó una negociación y la vacuna venía muy bien, pero después tuvo algunos tropiezos en fase 3, por lo que recién estaría en marzo”.

Entre los errores, destaca que “no se hayan hecho en su momento negociaciones con todas las farmacéuticas que tenían desarrollos”.

“Tampoco llegaron a un acuerdo con Pfizer. Consultamos a través de una carta a los CEOs para ver si le habían pedido condiciones especiales a la Argentina y nos respondieron que no, que las mismas que a otros países”, señala Ocaña.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió este lunes que el mundo se enfrentaría a un “catastrófico fracaso moral” si los países ricos aceptaran las vacunas contra el coronavirus en detrimento de las naciones pobres.

“Debo ser franco. El mundo está al borde de un catastrófico fracaso moral, y el precio de este fracaso será pagado con vidas en los países más pobres del mundo”, afirmó el máximo responsable de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Para el director general de la OMS la situación pone en peligro el acceso equitativo en todo el mundo a la vacuna y afirmó que 39 millones de dosis de vacunas contra el coronavirus ya se administraron en al menos 49 países ricos.

De cara a la temporada de otoño e invierno en Argentina, es clave que al menos los principales grupos de riesgo estén vacunados. “En este momento, el objetivo primario tiene que ser vacunar a la población de mayor riesgo antes de que sobrevenga la segunda ola”, dice Rubinstein, quien calcula que llegaría en abril o mayo.

DD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA