Cómo está hoy y qué se sabe sobre la salud de Michael Schumacher: hermetismo familiar, rumores y especulaciones

La Fórmula 1 volvió a hablar este domingo de Michael Schumacher y a recordar esas 91 victorias que cosechó durante sus 19 temporadas como piloto de la categoría reina, luego de que el británico Lewis Hamilton superara ese récord en el Grand Premio de Portugal, en Portimão, al conseguir su 92° triunfo.Como ocurre desde hace casi…

Cómo está hoy y qué se sabe sobre la salud de Michael Schumacher: hermetismo familiar, rumores y especulaciones

La Fórmula 1 volvió a hablar este domingo de Michael Schumacher y a recordar esas 91 victorias que cosechó durante sus 19 temporadas como piloto de la categoría reina, luego de que el británico Lewis Hamilton superara ese récord en el Grand Premio de Portugal, en Portimão, al conseguir su 92° triunfo.

Como ocurre desde hace casi siete años cada vez que el nombre del heptacampeón se escucha en el ambiente del deporte motor, se reavivó la curiosidad y reaparecieron las preguntas sobre cómo está Schumy desde el accidente que sufrió mientras esquiaba en los Alpes Franceses a fines de 2013. Lo cierto es que poco se sabe de él.

Su familia y su entorno más cercano eligieron mantener su condición en secreto. Según aseguran, para respetar su deseo y darle tranquilidad durante su recuperación. Solo rompieron el silencio en algunas contadas ocasiones.

Ese hermetismo no hizo más que aumentar el deseo de los fanáticos de averiguar más y llevó a que se generaran rumores y especulaciones, que sumados a declaraciones aisladas de personas cercanas al círculo íntimo del alemán, que se recupera en su mansión en Suiza, fueron la principal fuente de noticias sobre su estado de salud.

Schumacher era habitué del esquí.

Schumacher se accidentó el 29 de diciembre de 2013, mientras esquiaba junto a su hijo Mick -por entonces de 14 años; hoy una de las grandes promesas del automovilismo– en Méribel, un centro de esquí situado en el Valle de Tarentaise, en los Alpes Franceses.

El Kaiser se cayó y se golpeó la cabeza contra una roca, lo que le provocó serias lesiones cerebrales. Según señalaron los médicos en ese momento, el casco que llevaba puesto le salvó la vida. Fue trasladado al hospital de Grenoble, donde fue operado dos veces.

El alemán estuvo en coma inducido durante seis meses. En abril de 2014, su representante y mano derecha, Sabine Kehm, quien se transformó en la vocera oficial de la familia en cuanto al accidente se refiere, comentó que el ex piloto estaba “mostrando síntomas de conciencia” y “despertando”. Y agregó: “Estamos a su lado en esta larga y difícil lucha, junto con el equipo del hospital de Grenoble, y seguimos teniendo confianza”.

En junio de 2014, el alemán fue trasladado al Hospital Universitario de Lausana para continuar su rehabilitación y tres meses más tarde a su casa a orillas del lago Leman, en Ginebra, que según varios medios europeos se transformó en una clínica para brindarle los mejores cuidados.

El año pasado, el diario británico Daily Mirror aseguró que el costo de los equipos y el personal que se encarga del alemán es de 65.500 dólares por semana, lo que estaría agotando rápidamente la fortuna familiar.

“Teniendo en cuenta las lesiones graves que sufrió, se han logrado avances en las últimas semanas y meses, pero queda un largo y difícil camino por delante. Pedimos que se siga respetando la privacidad de la familia y que no se hagan especulaciones sobre su salud”, afirmó Kehm.

Desde esa mudanza a la mansión suiza, el hermetismo alrededor de Schumacher se hizo aún mayor. Y solo en ocasiones especiales, su entorno dio información sobre su evolución.

En diciembre de 2014, cuando se cumplió un año del accidente, la representante reiteró que el alemán enfrentaba una “larga batalla” hacia su recuperación y desmintió las versiones que indicaban que había comenzado a comunicarse con sus ojos.

Sabine Kehm, su representante, se transformó en la vocera oficial de la familia en cuanto a salud de Schumacher. Foto AP

Ese año había sido muy movido para el entorno del alemán. Porque en junio la familia había denunciado el robo de su historial médico, que se puso a la venta poco después por unos 48 mil euros. La Policía suiza arrestó por el hecho a un hombre cuya identidad no se dio a conocer y que se suicidó dos meses más tarde, ahorcándose en su celda de la cárcel de Zurich.

Kehm volvió a dar detalles sobre la salud de Schumacher en una videoconferencia de mayo de 2015, en la que afirmó: “Me alegra contar que Michael sigue mostrando mejoras y realizando pequeños avances, y digo esto considerando la gravedad de la lesión que tuvo”.

En septiembre de 2016, se conocieron nuevos datos durante el proceso legal por la demanda que Corinna Schumacher, mujer del ex piloto, inició contra la revista Die Bunte por publicar información incorrecta y crear falsas esperanzas sobre la recuperación de su esposo.

La publicación alemana había asegurado que Schumacher podía dar algunos pasos y hasta levantar un brazo con ayuda. Sin embargo, Felix Damm, abogado de la familia, afirmó ante un tribunal alemán que eso no era cierto. “Michael no puede ni siquiera pararse con la ayuda de su terapista especial. Y no puedo hacer más comentarios acerca de su salud”, explicó.

Corinna Schumacher, la mujer del ex piloto, demandó en 2016 a una revista alemana por divulgar información falsa.

A fines de 2016, luego de que unas fotos de Schumacher postrado en la cama de su mansión de Suiza fueran ofrecidas por un millón de euros -un hecho que se repitió en enero pasado-, Kehm volvió a pedir que se respetara la privacidad de Schumacher. “Su salud no es un asunto de interés público”, aseguró.

En 2019, fue Corinna quien rompió el silencio. En enero, unos días antes del 50° cumpleaños de su esposo, comentó en un comunicado: “Pueden estar seguros de que está en las mejores manos y que estamos haciendo todo lo humanamente posible para ayudarle”.

En noviembre, en una entrevista con la revista She, la primera que brindó desde el accidente, explicó: “Solo estamos siguiendo la voluntad de Michael de mantener un tema tan sensible como la salud como siempre ha sido, en privado”. Y no dio nuevos datos sobre el estado del ex piloto.

Y en diciembre, en una charla con fanáticos de su esposo que se preparan para lanzar una campaña llamada “Keep Fighting Michael” en redes sociales, compartió un mensaje que alimentó la esperanza. “Las cosas grandes comienzan con pequeños pasos”, comentó, según el diario The Mirror. Su mensaje fue interpretado por muchos como un indicio de la recuperación de Schumacher.

Jean Todt contó en julio del año pasado que vio una carrera de F1 con Schumacher.

Esas fueron las últimas palabras que salieron del círculo íntimo del expiloto. Aunque en julio del año pasado, Jean Todt, presidente de la FIA y amigo del alemán, comentó que vio junto a Schumy el Gran Premio de Alemania de F1. “Siempre tengo cuidado con anuncios como éste, pero es verdad. Vimos la carrera juntos con Michael en su casa en Suiza. Está progresando. No se rinde y continúa luchando, al igual que su familia”, comentó el francés en una entrevista a Radio Monte Carlo.

“Sé cómo está, tengo información. Mi relación con él siempre ha sido muy cercana. Lo principal de todo esto es que sabemos que su situación no es fácil, que está en una fase difícil, pero debemos respetarlo, como he hecho con la familia. No les gusta divulgar ninguna información, ¿y quién soy yo para hacerlo?”, comentó en mayo pasado el brasileño Felipe Massa, quien fue su compañero en 2006 en Ferrari, en el programa “Expediente Futebol” de Fox Sports.

Los rumores y las especulaciones

Ese hermetismo que creó la familia abrió la puerta a las especulaciones y a los rumores sobre la salud de Schumacher. Y hubo muchas versiones diferentes, algunas desmentidas por el entorno del heptacampeón, en especial en los últimos años.

El expiloto francés Philippe Streiff, paralítico desde que sufrió un accidente automovilístico en 1989, aseguró en noviembre de 2014 que Schumacher estaba “mejorando, pero todo es relativo”. “La situación es complicada porque está como yo, paralizado en una silla de ruedas, no puede hablar y sufre un problema de memoria”, afirmó.

Sin embargo, Kehm aseguró que Streiff no era amigo de Schumacher y que no había tenido contacto ni comunicación con ella ni con el doctor Gerard Saillant, quien lo había tratado durante ese primer año.

El alemán ganó 91 Grandes Premios. El último, en 2006 en Shanghai. Foto AP

No hubo respuesta de la familia, sin embargo, a la información publicada en diciembre de 2018 por el periódico británico Daily Mail, que aseguró que “Schumacher no está postrado en una cama y mantiene sus signos vitales sin necesidad de estar conectado a una máquina”.

Unos meses antes, en septiembre, varios medios europeos habían informado que el alemán había sido ingresado al hospital Pompidou de París para someterse a un “tratamiento secreto”, que luego se describió como un tratamiento de células madres en el corazón. 

Días más tarde, el médico Phillipe Menasche dio algunos indicios sobre qué ocurría durante la internación de Schumacher. “Yo no hago milagros. Con mi equipo no estamos haciendo ningún ‘experimento’, término abominable que no se corresponde con una visión seria de la medicina”, comentó en primer término el especialista.

“Es cierto que fui el primero en hacer trasplantes de células madre del corazón, pero el ciclo de pruebas clínicas terminó hace dos años. Ha habido un gran progreso en los últimos veinte años, pero la verdad es que todavía sabemos poco”, agregó. 

Mick Schumacher le regaló un casco de su padre a Hamilton cuando el británico igualó el record de 91 triunfos hace una semaa. Foto AP

El diario Le Parisien consiguió el testimonio de una joven trabajadora del área de cardiología, quien aseguró: “Sí, él está en mi área. Y te puedo asegurar que está consciente”.

En enero de este año, Nicola Acciari, un reconocido neurocirujano italiano, advirtió cuál sería la situación del expiloto en una charla con el periódico Contro Copertina. “Debemos imaginar a una persona muy diferente de la que recordamos en la pista, con una estructura orgánica, muscular y esquelética muy alterada y deteriorada”, aseguró.

Hace unos meses, el Daily Mirror publicó un artículo sobre los “problemas de salud secretos” del alemán y aseguró que su estado se habría deteriorado en este 2020 marcado por la pandemia. “La leyenda padece devastadoras complicaciones de salud durante el tiempo que esta confinado en su cama con atrofia muscular, e incluso los huesos también se verían afectados al sufrir de osteoporosis”, se leyó en el texto del 4 de julio.

Las últimas versiones sobre la salud del alemán aparecieron el mes pasado. En un documental de la cadena francesa RMC llamado “Michael Schumacher: en búsqueda de la verdad”, Erich Riederer, un reconocido neurólogo en Zúrich, afirmó que en su opinión, por cómo se trató el caso, el ex piloto está en estado vegetativo.

En tanto, Elisabetta Gregoraci, la exmujer de Flavio Briatore, jefe del heptacampeón en su etapa en Benetton, comentó: “No habla, se comunica con los ojos. Solo tres personas pueden visitarlo y yo sé quienes son. Se mudaron a España y su esposa ha montado un hospital en esa casa”.

Entre el hermetismo de la familia, las especulaciones y los rumores, el verdadero estado de salud de Michael Schumacher sigue siendo una gran incógnita.

FK

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *