La primera escuela finlandesa de Latinoamérica está en Mendoza: cómo es y cómo funciona

En muchos hogares argentinos, la pandemia despertó el debate sobre los métodos de aprendizaje y la calidad de los contenidos escolares. Las clases virtuales también implicaron cambios para los estudiantes: ya no existe un horario fijo ni un espacio determinado. Y quedó demostrado que la virtualidad no ha podido suplir el encuentro social y el…

La primera escuela finlandesa de Latinoamérica está en Mendoza: cómo es y cómo funciona

En muchos hogares argentinos, la pandemia despertó el debate sobre los métodos de aprendizaje y la calidad de los contenidos escolares. Las clases virtuales también implicaron cambios para los estudiantes: ya no existe un horario fijo ni un espacio determinado. Y quedó demostrado que la virtualidad no ha podido suplir el encuentro social y el aprender junto al otro de la escuela presencial. En ese contexto, hizo pie en la Argentina la primera escuela de educación finlandesa de Latinoamérica.

Se trata de una sucursal de las Escuelas Internacionales de Helsinki (HEI School). Está en la ciudad de San Rafael, al sur de Mendoza. Es pionera en el modelo educativo de los países bálticos y piensa extenderse a otras ciudades.

Escuela HEI San Rafael. Los chicos aprenden jugando, en salas y patios de distintas estructuras y materiales.

¿En qué se diferencia la educación finlandesa con la tradicional?

La directora de la escuela HEI de San Rafael, Carolina Bellitti, explica que proponen “favorecer el desarrollo de los niños a través de la creatividad y la exploración en espacios desestructurados”. Y el socio fundador del proyecto, Sergio Koremblit, agrega: “Obvio que se enseña matemática y lengua, pero se trabaja transversalmente; desde las habilidades de los chicos y el desarrollo motriz. En la escuela hay juegos que son para hacer equilibrio, para la creación, el arte, las manualidades. Es una combinación de motricidad, habilidades e inteligencia”.

Esta red de escuelas fueron co-fundadas por la Universidad de Helsinki junto a expertos en educación y diseño. La directora de la escuela mendocina fue capacitada en Finlandia y dos mentoras de Helsinki viajaron a la Argentina y se instalaron en la apertura del año lectivo 2020 en San Rafael. El plan de estudios se sustenta en la “capacitación permanente de docentes, tecnología virtual y personalizada, el diseño del ambiente de aprendizaje, los materiales y el soporte operativo para un modelo educativo de alta calidad”, detalla Bellitti.

La escuela ofrece educación bilingüe y laica. Los niños no tienen la materia “inglés” en su programa educativo, sino que el conocimiento de la lengua se aplica en forma progresiva con juegos, canciones, en las áreas comunes y en el ejercicio de la enseñanza.

Escuela HEI San Rafael. En el centro la embajadora de Finlandia en Argentina Kirsi Vanamo Santacruz, junto a la directora Carolina Bellitti y las docentes mentoras de Helsinki.

El edificio del colegio fue construido con las exigencias de HEl, con pisos, espacios y superficies determinadas. Por ejemplo, pisos rugosos, espacios verdes, estructuras para trepar o agudizar el sentido del tacto. Los libros y todo el material didáctico lo otorgan desde la escuela.

La llegada a Mendoza fue parte del proyecto Ciudad Futuro, un mega complejo urbano de 6 inversores, la mayoría reside en Perú y con negocios locales. Está enfocado en los migrantes. Familias que quieren radicarse de cero en un lugar y les ofrecen desde casa y colegio hasta el asesoramiento económico y legal para instalarse en el sur de Mendoza.

Escuela Hei. El modelo de enseñanza finlandés en Mendoza. Funciona en San Rafael, Mendoza.

“Hemos construido un barrio diferente, abierto, con lotes de 400 metros cuadrados, con la posibilidad de que los chicos vayan un colegio con educación finlandesa y la generación de vínculos empresariales y actividades recreativas”, explica Koremblit, porteño radicado en Lima, que es el fundador de DUA (Desarrollos Urbanísticos Azalea).

“Hay personas en todo el mundo que viajan y deciden instalarse en otros lugares. Me ha tocado emigrar muchas veces, así es que comprendo cuáles son las necesidades que tenés. Llegás a otro país, con una cultura y todo diferente. Incluso, si es otra provincia la cultura es la misma pero no conocés a nadie ni sabés cuál es el costo de vida”, explica el inversor.

¿Por qué eligieron San Rafael? Koremblit dice, primero, porque la gente busca cielo limpio, no contaminado y estrellado, También porque San Rafael cuenta con buenos servicios de salud y educación; y porque el costo de vida es “más barato que en Buenos Aires”.

Aclara Koremblit, experto en consultoría, que el barrio fue pensado como consecuencia de la decisión de traer la escuela internacional. Los colegios HEI son parte de una red internacional que está en Australia, Kuwait, Indonesia, Egipto, Canadá, Singapur, entre otros países.

En Argentina abrió durante el ciclo escolar de 2020, después de un trámite de dos años para ser aprobada como escuela pública de gestión privada por la Dirección General de Escuelas de Mendoza.

“Se enseña transversalmente y cognitivamente, naturaleza y ejercitación. Empieza desde los 2 años y el año próximo abarcará hasta tercer grado del primario”, dice el fundador. El proyecto es ir creciendo cada año hasta llegar a cubrir el ciclo secundario.

Escuela HEI San Rafael. La embajadora de Finlandia, Kirsi Vanamo Santacruz, el intendente de San Rafael, Emir Félix, en la inauguración del colegio finlandés en Mendoza. Marzo 2020.


Un edificio hecho a la medida

Los pisos, las áreas libres, los tipos de juegos, las ventanas, los baños tienen un diseño especial. Los pisos distintos permiten jugar con el tacto y la movilidad: de arena, de césped o parqué, o en senderos ondulados. Tienen una sala de arte, un buffet, un sector de carpas para dormir, y aulas amplias.

El método educativo, según explica la directora, busca “atender a la necesidad de los chicos y comprender el desarrollo de habilidades”. Y comenta que utilizan metodologías pedagógicas que combinan técnicas de Montessori, Waldorf, Emilia Reggio, y la inteligencia múltiple de Gardner.

Las maestras son bilingües. Trabajan el inglés en función de palabras sencillas, frases y canciones. Los chicos concurren cinco horas a clases y meriendan en HEI café, en un recreo largo de 30 minutos. No se dan cantidad de deberes, sino que se motivan habilidades, capacidades, valores, trabajo en equipo, el respeto a las tradiciones del otro. 

Por la pandemia del coronavirus las clases son virtuales desde marzo pero los directivos aseguran que igual se cumplen los objetivos metodológicos. “Por ejemplo, en una clase on line los chicos aprenden cocinando. La descripción de la receta sirve para abordar todo lo que es lengua y las cantidades y formas, para matemáticas”, apunta la directora.

Y si bien se enfoca más en la perspectiva del niño, en la creatividad y en la exploración a través del juego (no en la evaluación del rendimiento), la escuela cumple con la currícula obligatoria de los contenidos de Mendoza. A decir de sus fundadores, lo distinto es el modo -el cómo- enseñan.

GL

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *