El hijo de cubanos, que es fan de Troilo y Soda Stereo y canta a Julio Iglesias

Podría haber sido tranquilamente el Luciano Pavarotti de Miami. O un Elvis Presley a la cubana. Tal vez el Frank Sinatra de Nashville, ciudad en la que vive. Pero no. Raúl Malo (un cantante muy bueno, valga la paradoja) es hoy por hoy el Gardel de los Estados Unidos.Al frente de su banda The Mavericks,…

El hijo de cubanos, que es fan de Troilo y Soda Stereo y canta a Julio Iglesias

Podría haber sido tranquilamente el Luciano Pavarotti de Miami. O un Elvis Presley a la cubana. Tal vez el Frank Sinatra de Nashville, ciudad en la que vive. Pero no. Raúl Malo (un cantante muy bueno, valga la paradoja) es hoy por hoy el Gardel de los Estados Unidos.

Al frente de su banda The Mavericks, este hombre de voz portentosa llevaba ya más de treinta años haciendo música country, rock and roll, blues y tex-mex (un estilo musical del noreste de México que fue introducido por los mexicanos en la región de Texas, en los años ’40) cuando ahora acaba de dar el golpe con un disco cantado totalmente en castellano. ¿Pero por qué comparar a este hombre nacido en los Estados Unidos nada menos que con el Zorzal criollo? Bueno, además del registro vocal inigualable que tiene Raúl (una especie de tenor del rock) hay toda una historia detrás.

“En mi casa allá en Miami mis padres escuchaban todo tipo de música. Boleros, rancheras, cumbias, fox-trot. Pero también se escuchaban muchos tangos. Tengo grabado el recuerdo de las canciones de Gardel siendo yo muy pequeño. Los tangos siempre estaban sonando ahí. También me gustaba mucho una orquesta de tangos de alguien que se llamaba… Aníbal… (piensa)… Aníbal…

Raúl Malo, el cantante de The Mavericks.

-¿Troilo?

– ¡Síííí! Aníbal Troilo. Dios mío, cómo sonaba esa orquesta. Era una delicia, you know.

Cada cuatro o cinco frases, Raúl va a decir “you know”. Porque al igual que sucede con sus amigos chicanos (estadounidenses de ascendencia mexicana), utiliza el spanglish para hablar en las entrevistas con los medios latinos. You know.

The Mavericks (cuya traducción al castellano podría ser “Los Disidentes”), una banda de las más importantes del género country en USA, multi-premiados y elogiados por verdaderos gigantes de la música, se disolvieron en 2003 luego de lanzar seis álbumes de estudios y tener catorce simples en los primeros puestos de las listas de éxitos. Tras la ruptura, Malo sacó seis discos como solista y reunió a los Mavericks, ya con otra formación, para el 2012. Y con mucha más aceptación que antes.

Me olvidé de vivir, por The Mavericks

La banda de Raúl Malo y su cover de Julio Iglesias


– ¿Qué sabes de la Argentina?

– Yo nací y me crié en Miami y mis padres son cubanos. Mi abuelo era español. Miami es una ciudad muy internacional y siempre he tenido amigas y amigos argentinos. A muchos de ellos los he considerado como hermanos, y aún tengo amigos argentinos. Es un país, el tuyo, que de niño me ha llamado la atención, no solamente la cultura sino la música que siempre ha resonado en mi casa y en mi alma desde un principio. Y no sólo la música de los tangos y de Astor Piazzolla, que es uno de mis favoritos. También me acuerdo cuando era joven y escuchaba la música de rock argentina. Ustedes siempre tuvieron una escena muy fuerte en el rock and roll. Por ejemplo, una banda muy famosa que sonaba mucho en casa era Soda Stereo. ¡Wow! Esa banda para nosotros sonaba súper bien, nos gustaban sus canciones. Y siempre al escucharla me daban deseos de visitar Buenos Aires.

Raúl Malo y sus Mavericks acaban de lanzar hace muy pocas semanas un álbum titulado En Español, que la viene rompiendo entre el público anglo. Algo que no es para nada usual en los Estados Unidos. ¿A qué se debe este suceso? Para comenzar se incluye una lista de temas clásicos latinos tan imbatibles como desconocidos para quien no sea latino. Por ejemplo, canciones de Juan Gabriel (No vale la pena), o inmortalizadas por Javier Solís, Omara Portuondo y hasta una versión del tango de José María Contursi y Francisco Lomuto Sombras nada más. ¿Pero cómo?, ¿un country singer cantando tangos? Sí, con este tipo eso es posible y hasta normal.

-Esa canción se escuchaba mucho en mi casa, cuando era niño. Creo que en la versión que cantaba Libertad Lamarque. Aunque sé que también la cantó Gardel. Es una gran canción. Primero la conocí como un tango, y luego descubrí otras versiones, aprendí a tocarla a mi manera y me gustó siempre esa cosa tan sensual, que no es tan del tango, sino que es más bolerito, tiene un ritmo diferente. Representa ese hilo que atraviesa los géneros musicales. Esa versión yo la toco medio como al estilo de (la música de) James Bond. Con una guitarra eléctrica muy de rock espionaje.

Pero luego hay otro dato no menor para la explicación de este éxito. Y es la versión que hace de Me olvidé de vivir. Sí, claro, la de Julio Iglesias…

The Mavericks ssacó un disco en español, con temas muy populares para el público latino.

– Esa fue una de las primeras canciones que quise grabar. Tenía una idea de hacer un arreglo más folk, Es una canción de country folclórica. Mis músicos no la conocían. Esa es una canción bella, que se puede grabar de mil diferentes maneras. A mi abuelo le gustaba muchísimo, la escuchaba por Julio Iglesias. Y a mí se me quedó pegada en el inconsciente.

– Este es un disco que abre fronteras, justo en un momento donde Donald Trump en los Estados Unidos genera muros para separar. ¿Fue algún tipo de mensaje que quisiste dar?

– En este momento en este país la política se ha puesto muy fea, incluso el lenguaje que esta gente usa en público… Particularmente el tratamiento a los latinos es algo que me ha molestado muchísimo. Eso no quiere decir que este disco tenga mensajes políticos en sí, pero también y de alguna manera somos una banda que ha tenido éxito en la música americana, y que a esta altura y en este momento en particular saca un disco totalmente en español. Mira, si este disco, estas canciones le hacen pensar a alguien algo diferente, le cambia un poquito la mente, o por lo menos los hace recordar lo lindo de la cultura latina, ese ya es todo un mensaje. Lo bello que tiene este país (por USA) lo tiene precisamente por esa cultura latina que está presente aquí en todos lados. Uno va a cualquier ciudad y hay latinos por todos lados. No solamente mexicanos y colombianos, sino argentinos, cubanos, peruanos, bolivianos, nicaragüenses. Y para mí eso es lo bueno que tiene mi país. Así que este disco es un homenaje a todas esas culturas. Esto era lo que teníamos que decir en este momento.

– O sea que sí hay un mensaje entonces…

– Si fuera otro momento a lo mejor no sería así, quizás sería un disco que no llama tanto la atención. Pero en estos momentos que vivimos aquí todo es un mensaje político. Si te pones una máscara es un mensaje político. Tanto como si no te la pones. No es bueno cuando hay tantos sentimientos de rencor y de miedo.

la portada del álbum en español de The Mavericks .

Antes de comenzar su carrera como solista, Raúl participó de una experiencia fantástica. Un colectivo musical llamado Los Súper Seven, donde entre otras figuras del arte musical latino estaban Chucho Valdés, Caetano Veloso, Los Lobos y Susana Baca.

“Fue una experiencia muy bonita y de las más especiales, musical y personalmente hablando, que yo he pasado en mi vida recuerda-. Ahí conocí y me hice amigo de grandes artistas. Sacamos ese disco (Canto, 2001), salimos de gira con ellos y fue algo bellísimo. Y el público estaba enamorado con el grupo, porque imagínate, ¡una mezcla tan interesante! Lamento que no hayamos tocado más, pero una de las ideas que tengo para el futuro es reunir a Los Súper Seven nuevamente. No va a pasar ahora mismo, pero vamos a hacer algo apenas se pueda.

– Tenés hijos, ¿ellos son músicos también?

– Tengo tres hijos varones, y dos de ellos han tocado y grabado conmigo. El del medio nunca han querido ser músico, porque dice que los músicos sufren mucho. ¡Y tiene razón! Pero no se sabe si ellos seguirán mi camino. Lo más que puedo hacer es guiar, ayudar, inspirar y el resto es lo que no se enseña, lo que cada uno tiene que hacer para echar pa’lante, tú sabes.

The Mavericks combina ritmos de toda América latina..

– ¿Qué sentís cuando te dicen que sos diferente, distinto, un nuevo referente de la música?

– Yo sólo espero que no me estén criticando mucho, porque eso duele (se ríe) Pero es parte de la vida del músico también, ¿no? Mira, si tú le preguntas a diez personas qué música tocan The Mavericks, las diez personas te van a decir algo diferente. Y yo soy parte de eso. Eso es todo positivo para mí. Me gustan las mezclas, buscar ese hilo que une a todas las músicas, como te decía antes. Una de las cosas que yo quería era no hacer un disco de un género específico, no de salsa o de cumbias o de tango. Yo quería escoger canciones que a mí me llaman la atención o me inspiraron en algún momento. Esas canciones tenían que sonar bien con la banda. Porque en realidad nosotros no somos tradicionales, siempre hemos mezclado todos los estilos, buscando, experimentando.

– ¿Para vos entonces era una deuda hacer un disco en español?

– Si, pero es más como si fuera un homenaje. No sólo a mis raíces sino a todas las culturas latinas. Los latinos en este momento tenemos que estar muy unidos y la música para mí es algo que inspira, que nos enseña, nos hace pensar, así que nos pareció buena idea en este momento lanzar este disco.

-Vi un video tuyo donde estas cantando alguna canción italiana, creo que “Santa Lucia”. Pero tus padres son cubanos y tu abuelo era español. ¿Entonces?

– A mis padres les encantaba la música. Mi mamá toca piano y toca muy bien, aún toca. A ella le gusta de todo, clásica, operas, jazz, big bands, los grandes cantantes, el rock, Elvis. Y a mi papá le gustaba la música tradicional. La música guajira de Cuba, la música guajira-americana. El escuchaba discos de country music. En Miami nadie escuchaba country, pero mi papá sí. En casa lo mismo escuchábamos a Willie Nelson que a Celia Cruz, Pavarotti, Vicente Fernández, música española, mexicana. No todo el mundo tiene ese mismo ambiente que tuve yo. Un día le mostré a mi mamá el tema que hacía Elvis, Is Now or never. Ella se rió mucho, se fue y volvió para mostrarme el original, que es O Sole Mio. Yo no lo podía creer. ¡Quedé fascinado con esa aria italiana! Desde entonces me gustan esas canciones italianas, y cuando puedo las toco en mi casa, en forma casera, y las subo para entretener a la gente.

-Pero imagino que también escuchabas mucho rock. Con tu banda suelen tocar algún tema de Chuck Berry.

– Si, hacemos (Cést La Vie), You Never Can Tell en los shows. De joven escuchaba Led Zeppelin, los Stones, The Clash, The Beatles. Cada vez que yo tocaba mi rock and roll en casa, nadie me decía “oye apaga eso” o “córtate el pelo”. Un día solamente mi papá me dijo “no te pongas una camisa abierta con un collar jamás, porque ese día vamos a la iglesia” (se ríe). Nunca me dijeron nada, siempre mis padres me respetaron los gustos musicales. Y a mí me encanta el rock and roll.

Raúl Malo y la iconografía larina de The Mavericks .

– ¿Pero en tu casa alguien ya era músico?

– Sí, pero ninguno profesional. Mi mamá todavía canta de lo más bonito. Ella siempre encontraba la armonía en los juegos de voces, se acompañaba con los discos. Aprendí mucho de ella cuando era niño, encontrando las armonías vocales. Mi abuelo también cantaba y tenía una bella voz y. Era español, pero él nunca cantó como profesional. Siempre en las fiestas o reuniones familiares. Lo recuerdo cantando El Rey o unas canciones bellas españolas.

– Por supuesto que hay varios antecedentes de músicos de Estados Unidos que han experimentado con la música latina. Uno de los más famosos ejemplos debe ser Ry Cooder con el Buena Vista Social Club. ¿Te influyó ese disco?

– Si, ese disco fue algo muy especial no solo para mí, sino para los músicos viejos de Cuba, que ya nadie les estaba prestando atención, estaban en sus últimas horas. Y en esos momentos llega Ry Cooder y hace ese disco que fue una belleza y nos hizo acordar de la música cubana, como si fuera un nuevo descubrimiento de esa música tradicional. No sólo el disco, sino la película fue algo bien especial, y de ese grupo me hice amigo de Eliades Ochoa que vive en Santiago de Cuba. Eliades grabó dos canciones mías. Volví a verlo cuando estuvimos en Cuba haciendo un especial para la CBS. Me considero orgulloso de esa amistad.

– ¿Realmente pensás que la música puede hacer cambios en las sociedades?

– Todo tipo de arte, de cultura, de películas de libros, de canciones de música, todo es parte de la experiencia humana. Y creo que en momentos de oscuridad el arte nos da un camino hacia la luz. En eso yo siempre he tenido fe. Mira, cuando sucedió lo del 11 de septiembre (el atentado a las Torres gemelas), lo que nos salvó la vida a muchos, y en especial a los músicos, fue precisamente la música. Y en esta pandemia la música nos ayuda, nos inspira, nos salva.

– ¿Sabés bailar tango, Raúl?

– No, pero eso está en mi lista de cosas que voy a aprender a hacer este año. Y no es porque estamos hablando ahora, eh? Con mi mujer hemos hablado de eso y ella sabe que este año vamos a aprender. Porque vamos a ir a tocar a la Argentina, te lo digo claramente, redondamente… Yo no sé hasta cuándo vamos a tener que esperar, pero con la banda hemos hablado, todos queremos ir a la Argentina. O por lo menos llegarnos hasta Buenos Aires, you know

WD

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *