A 12 años de su desaparición, hicieron una actualización del rostro de Sofía Herrera

El juez de instrucción 1 de la ciudad de Río Grande, Daniel Cesari Hernández, difundió este viernes la actualización del rostro de Sofía Herrera, la niña desaparecida en Tierra del Fuego en 2008 cuando salió a compartir un día de campo con sus padres y un grupo de amigos.Como había anticipado Clarín, hace dos meses…

A 12 años de su desaparición, hicieron una actualización del rostro de Sofía Herrera

El juez de instrucción 1 de la ciudad de Río Grande, Daniel Cesari Hernández, difundió este viernes la actualización del rostro de Sofía Herrera, la niña desaparecida en Tierra del Fuego en 2008 cuando salió a compartir un día de campo con sus padres y un grupo de amigos.

Como había anticipado Clarín, hace dos meses le encargaron una nueva imagen de Sofía –que tenía tres años cuando la vieron por última vez– a un perito dibujante experto en reconstrucciones faciales, y simula cómo se vería la niña en la actualidad, a tres meses de cumplir 16 años.

La Justicia fueguina informó en un parte de prensa que la primera copia de la imagen fue entregada al abogado de la familia Herrera y que luego se distribuyó a la prensa y a las autoridades policiales de todo el país para sumar a las tareas de búsqueda de paradero.

El juez indicó que con el nuevo dibujo se realizarán una serie de diligencias y se confeccionarán afiches para “su distribución masiva”, justo cuando faltan tres días para que se cumpla el decimosegundo aniversario de la desaparición.

La nueva actualización del rostro de Sofía Herrera.

La realización de la imagen fue encomendada al mismo experto internacional que ya trabajó en la causa, Alberto Suárez, un ex dibujante de la policía de la provincia de Buenos Aires que “ha colaborado con nosotros de manera desinteresada”, destacó María Elena Delgado, la madre de Sofía.

“Mi hija cumplirá 16 años en diciembre de este año. La última imagen con que se realiza la búsqueda es de cuando tenía 12 años. Actualizar el dibujo puede ayudar a que alguien la identifique o a que ella misma pueda reconocerse“, explicó la mujer a Télam en el momento en que la Justicia encargó el trabajo.

Dagoberto Díaz Aguila es el principal sospechoso de haber secuestrado a Sofía en 2008.

Por su parte, Cesari Hernández sostuvo este viernes que el juzgado “sigue dos hipótesis en forma paralela”, una vinculada a que la niña haya sido secuestrada y esté viva a cargo de alguna familia, y la otra acerca de que haya sido asesinada por un ciudadano chileno nómade, que deambula por zonas rurales del sur de Argentina y Chile, y que según algunos indicios podría estar vinculado al caso.

A propósito de ello, el juez dictó semanas atrás la captura internacional de José Dagoberto Díaz Aguilar, a quien apodan “Espanta la Virgen”, y que ahora es buscado por Interpol.

La Justicia llegó a la imputación de Díaz Aguilar por dos caminos distintos: el testimonio brindado por un suboficial de la policía de la provincia que participó de las primeras tareas de búsqueda de Sofía, y por la descripción que brindó uno de los niños que estaba en el lugar donde desapareció Sofía y que hoy tiene 18 años.

El 28 de septiembre de 2008, la familia Herrera salió con amigos a pasar un domingo de esparcimiento en el camping John Goodall, ubicado 59 kilómetros al sur de Río Grande.

Sofía, en una foto familiar.

María Elena, su marido Fabián Herrera y Sofía se detuvieron en un supermercado a comprar comida y luego en una estación de servicio donde se encontraron con Noemí Ramírez y Silvio Giménez, quienes a su vez estaban con sus hijos de 2 y 9 años y con Néstor, el hermano de Ramírez, que entonces tenía 6 años.

El grupo llegó al camping situado en el kilómetro 2893 de la Ruta Nacional 3, en dos autos que estacionaron cerca del camino.

El reclamo de la mamá de Sofía y la amiga que estaba con ella el día de su desaparición, mostrando la última actualización del rostro de la nena que se había hecho hace tres años.

El lugar, un paraje casi desértico, es un rectángulo de 15 hectáreas cercado con un alambre de un metro de altura y seis hilos, el primero de púas.

Sofía se separó por unos instantes de sus padres y desde entonces nadie volvió a saber de ella. Néstor declaró ahora que vio cómo un hombre se llevaba a la pequeña y dio una descripción que coincide con la de Díaz Aguilar.

Fuente: Télam

Mirá también

Mirá también

AS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *