El regreso del rugby requiere otra preparación mental

Fuente: LA NACION – Crédito: Carlos Crusoe El rugby empieza a volver. Hoy lo harán los Pumas, y ese escenario quizá se amplíe a los clubes en un plazo cercano, aunque nunca debe dejarse de lado la incertidumbre general que provoca la pandemia. Es momento de preguntarse entonces cómo puede darse el regreso. Javier Villa,…

El regreso del rugby requiere otra preparación mental

Fuente: LA NACION – Crédito: Carlos Crusoe

El rugby empieza a volver. Hoy lo harán los Pumas, y ese escenario quizá se amplíe a los clubes en un plazo cercano, aunque nunca debe dejarse de lado la incertidumbre general que provoca la pandemia. Es momento de preguntarse entonces cómo puede darse el regreso. Javier Villa, psicólogo deportivo con varios años de trabajo en el rugby, ratifica un panorama que ya se viene advirtiendo en jugadores y entrenadores, y que revela que la alegría de conectarse nuevamente con la rutina física y con los amigos convivirá con tres temores básicos: el número de bajas de jugadores y de socios, la posibilidad de lesionarse pronto y las dificultades de cumplir con los protocolos de salud e higiene que se redactaron desde la UAR y las distintas Uniones del país.

Villa describe que los jugadores fueron atravesando desde marzo distintos sentimientos. A las ganas de volver cuanto antes les siguieron, en ese orden, la incertidumbre, la decepción y el desgano. “Es importante que se entienda que, además de lo físico y de lo técnico, habrá que trabajar especialmente lo mental, ya que se viene primero de un corte abrupto, de un día para otro, y después de un largo tiempo en el que la vida de la mayoría ha sufrido cambios de todo tipo”, subraya Villa.

Hay un hecho determinante: salvo en la primera y segunda Guerra Mundial, el rugby nunca estuvo tantos meses sin jugar. Ni siquiera se paró el campeonato durante la Guerra de Malvinas. Esta es una situación inédita, por lo cual también lo será el regreso.


Fuente: AFP

El equipo de investigación de la cátedra de Psicología Aplicada al Deporte de la UBA, de la cual Villa es docente, realizó un estudio con 1.200 deportistas de una edad promedio de 30 años y encontró que el entrenamiento individual se mantuvo en su nivel habitual en las primeras semanas de cuarentena, pero que después empezó a disminuir bruscamente al punto que un 17% ya no realiza actividad física. Esto tiene un correlato con las emociones que se fueron registrando: ansiedad, tristeza, ira, temor. Más del 60% señaló en ese mismo testeo que su motivación disminuyó. Entre los miedos, el contagio del coronavirus apareció en primer lugar (70%), seguido por las lesiones y las condiciones para el retorno.

En el rugby, el miedo al contagio no aparece tan nítidamente. Villa sostiene que es peligroso, ya que en los estudios conjuntos de infectología y psicología se comprobó que la ausencia del miedo, más concretamente en el “a mí no me va a pasar”, es la primera causa de infecciones, como por ejemplo aquellas de transmisión sexual.

Pueden existir varias causas para que el temor al Covid-19 aparezca por detrás de otros. Una de ellas es que hay instalado un fuerte discurso no sólo anticuarentena, sino que apunta todos los males a la cuarentena y no a la pandemia, cuando está harto comprobado que la propagación del virus afecta a todos los países y en todos los órdenes, hayan hecho o no cuarentena. También en algo que exhiben muchos jóvenes en el mundo: creen que a ellos no les hará daño, sin comprender que si se contagian pueden llevar el virus a sus seres queridos, con riesgos a veces fatales. Como la han definido algunos sociólogos, lo que se está viviendo es “un hecho social total”, porque, como en las guerras, no deja aspecto de la sociedad sin dañar.

Al respecto, Villa aporta otro dato de esta pandemia y que también se vivió en las guerras: el fuerte aumento del consumo de ansiolíticos y de alcohol. En 2011, Villa, quien trabaja en la URBA y en el club Los Matreros, organizó el primer congreso de psicología en el rugby. Fue un gran primer paso para instalar una especialidad que el rugby siempre miró con desconfianza. Ahora va por más. Armó por YouTube un encuentro internacional que entre mañana y el sábado contará con destacadas figuras como Ken Hodge (habilidades mentales en New Zealand Rugby y en Highlanders), Stephen Mellalieu (galés, psicólogo en Ospreys, una eminencia en lo suyo), Wanda Douglas (habilidades mentales en NZ) y Kylie Wilson (Blues y Auckland). El cierre estará a cargo de él mismo y de Marcelo Loffreda, flamante manager de los Pumas. Mellalieu hará foco en cómo afrontó el equipo galés el regreso a los entrenamientos. Porque de lo que se trata en esta situación no es sólo volver, sino hacerlo con el menor margen de riesgo posible. Para que la alegría de jugar nuevamente no se transforme en una frustración.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *