Para ver: Modern Love, una exquisitez hecha serie

¿Por qué la recomendamos? Porque es estupenda. Y es estupenda porque se tira de cabeza en el amor desde trampolines que no son los habituales en las series estadounidenses. Y, antes de entrar al agua, esquiva todos los clichés del género romántico.Va un consejo que puede sonar caprichoso, pero es netamente generoso: si pueden, véanla.…

Para ver: Modern Love, una exquisitez hecha serie

¿Por qué la recomendamos? Porque es estupenda. Y es estupenda porque se tira de cabeza en el amor desde trampolines que no son los habituales en las series estadounidenses. Y, antes de entrar al agua, esquiva todos los clichés del género romántico.

Va un consejo que puede sonar caprichoso, pero es netamente generoso: si pueden, véanla. Es un abordaje al amor a través de todas las formas posibles, en todas con sutileza, con tiempo, con amorosidad, aunque parezca una redundancia.

Modern Love, disponible en Amazon Prime Video desde el año pasado, está estructurada en ocho episodios -de media hora- autoconcluyentes, liderados por nombres potentes, como Anne Hathaway, Dev Pattel, Andrew Scott, Julia Garner y Tina Fey. Y si bien pareciera que cada caso no tiene nada que ver con el otro, con un poco de perspectiva se pueden tomar como ocho piezas indispensables de un rompecabezas que dan una panorámica de emociones que entibian el alma. Y, encima, si se llega al final, hay yapa.

Cada capítulo es una historia en sí misma, pero si se llega al final…

Más allá de lo impecable de la producción y de casi todas las actuaciones, lo que hace la diferencia es el relato, son los vínculos, es la chance de ser testigos del bien querer ajeno.

Anne Hathaway y Gary Carr, en uno de los mejores episodios de “Modern Love”.

Inspirada en las columnas semanales y homónimas de The New York Times, la ficción escrita y dirigida por John Carney recorre todas las formas sentimentales imaginables, incluidas las tradicionales. Y, para que quede claro de entrada que no es la receta del ABC de los novios (o no es únicamente eso), el primer episodio se titula ‘Cuando el portero es tu hombre más importante‘.

El cuarto episodio se ocupa del desgaste de la vida conyugal y de la chance de reformular el vínculo.

Tiene capítulos buenos, otros muy buenos y algunos sublimes -como el tercero, en el que Hathaway interpreta a una mujer con bipolaridad, y que tiene un arranque tramposo en clave de comedia musical- que hacen un producto final precioso, necesario para el alma en estos tiempos de pandemia y una delicia para maratonear en plena cuarentena.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *