Facebook cerró la “oficina del odio” de Jair Bolsonaro: suspendió una red de 88 cuentas de su círculo íntimo que hostigaban opositores

Facebook suspendió 88 cuentas personales y páginas de la llamada “oficina del odio” del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en un gesto que se leyó como una reacción al boicot de anunciantes que grandes marcas le aplicaron a la compañía de Mark Zuckerberg.El fundamento: “violación de las reglas de conducta”. Se trata de una ofensiva…

Facebook cerró la “oficina del odio” de Jair Bolsonaro: suspendió una red de 88 cuentas de su círculo íntimo que hostigaban opositores

Facebook suspendió 88 cuentas personales y páginas de la llamada “oficina del odio” del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en un gesto que se leyó como una reacción al boicot de anunciantes que grandes marcas le aplicaron a la compañía de Mark Zuckerberg.

El fundamento: “violación de las reglas de conducta”.

Se trata de una ofensiva contra un sector del gobierno de Bolsonaro, que se maneja con una estrategia de hostigamiento contra opositores, modalidad que fue investigada incluso por el Tribunal Superior Electoral brasileño.

La suspensión incluye también cuentas de Instagram, y Brasil no fue el único país en el que Facebook tomó estas medidas: Estados Unidos, Canadá, Ecuador y Ucrania también.

Fueron en total 402 cuentas suspendidas, luego de una auditoría que Facebook encargó al Laboratorio Forense Digital, del centro de estudios Atlantic Council.

El caso se supo porque el diario El País de España publicó un artículo en el que señalan a Tércio Arnaud Tomaz, quien pasó de ser secretario parlamentario de Bolsonaro en la Cámara de Diputados de Brasil a asesor especial de la presidencia.

Facebook “castigó” el trabajo de Tomaz, quien maneja una cuenta dedicada al “odio” contra opositores, @bolsonaronewss.

Mirá también

Allí apuntaba contra diversos ministros que tras su renuncia rivalizaron con Bolsonaro y también opositores declarador del presidente brasileño: desde Luiz Henrique Mandetta, de Sanidad; Sergio Moro, de Justicia; y Carlos Alberto Santos Cruz, exsecretario de Gobierno, hasta gobernadores de distintos estados de Brasil como San Pablo, Juan Doria y Río de Janeiro, Wilson Witzel.

Facebook cerró cuentas “de odio” de Brasil: instigan opositores. (AFP – AP)

Los mensajes de Whatsapp también están en el centro de la polémica: si bien Facebook no comentó sobre este punto, la máxima autoridad de Justicia de Brasil investiga el envío de mensajes masivos para difundir propaganda de Bolsonaro, además de destruir la reputación de opositores. Y también hubo sanciones.

Hay un blog que me asocia con el nazismo y me muestra decapitado: nadie habla de suspender esas páginas.

Jair Bolsonaro

Así, el “contenido tóxico” quedó en jaque, que es precisamente lo que marcas como Unilever, Adidas, Coca Cola, HP y otros gigantes le venían reclamando a Mark Zuckerberg, a partir del asesinato de George Floyd​ y la gran cantidad de mensajes de odio que se propagaron por las redes sociales que son propiedad de Facebook.

La reacción de Bolsonaro: “La izquierda presume de moralista”

Jair Bolsonaro dio positivo de coronavirus esta semana. (AFP)

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, no quedó indiferente ante la medida de Facebook. Recluido en su residencia oficial desde que dio positivo de coronavirus, repudió la sanción durante la transmisión semanal que hace cada semana desde, precisamente, Facebook.

“Vemos que Facebook suspendió páginas en todo el mundo. En Brasil, les tocó a quienes están de mi lado, quienes simpatizan conmigo. La izquierda presume de moralista, pero miren aquí, un blog que me asocia con el nazismo. Bolsonaro decapitado. Nadie habla de suspender estas páginas”, se quejó.

En WhatsApp se suspendieron cuentas vinculadas al Partido de los Trabajadores (PT) por enviar mensajes masivos, algo que está considerado ilegal.

Mirá también

Una “prueba piloto” de Facebook, que va por más

Facebook intenta recuperar el apoyo de las grandes marcas. (AP)

El boicot de las grandes marcas a Facebook levantó mucho polvo en el debate público de Estados Unidos. Y no sólo en el mundo techie, sino también en el político.

Sucede que a fines del mes de mayo comenzó a circular la idea de suspender los anuncios en Facebook como repudio a la falta de medidas que la red social de Mark Zuckerberg estaba tomando en contra del discurso de odio.

Y finalmente Adidas, Starbucks, Ford, Coca Cola y otras 500 grandes firmas se sumaron, encolumnadas tras la consigna #StopHateForProfit.

Tomaz, precisamente, está apuntado en Brasil por ser la cabeza de esa “oficina del odio” del gobierno brasileño.

Una prueba piloto para el paquete de acciones que Facebook estaría preparando para destrabar el conflicto: empezar a cerrar cuentas de odio y, a pesar del desafiante discurso de Zuckerberg, recuperar los anuncios de los grandes jugadores del mercado global.

Mirá también

PJB

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *