La cuarentena por el coronavirus generó un fuerte impacto económico que derivó en una crisis de la que algunos no lograron salir.

Uno de los sectores más golpeados fue el gastronómico, ya que durante más de tres meses debieron cerrar sus puertas, algunos para nunca más abrirlas.Establecimientos gastronómicos que cerraron definitivamente.

Ese es el caso de más de 10 bares y restaurantes santafesinos, algunos de ellos de una gran trayectoria en la ciudad: Sirio Libanés, La Chacha, Bajo Güemes, Palo y hueso (socio),


La Tasca, Gente que no bar, Gente que no gourmet, Don Freyre, Lindo Café, Havana Recoleta, Los árabes de 9 de julio y Tucumán y La Capri Napole, son los que recientemente comunicaron el cierre definitivo.

La reapertura, los protocolos y el poco movimiento tampoco colabora, por lo que no sorprendería que más locales se sumaran a este lista.