Juanse con Andrés Ciro Martínez, y el día que Charly García se compró una vidriera entera

En tiempos de cuarentena por coronavirus, los vivos de Instagram de famosos se multiplicaron. Muchos de ellos conversan con amigos y compañeros de ruta, y surgen charlas ricas, en donde afloran las confesiones, ayudadas por la intimidad de las circunstancias. Es lo que sucedió con la entrevista que Andrés Ciro Martínez le hizo a Juanse…

Juanse con Andrés Ciro Martínez, y el día que Charly García se compró una vidriera entera

En tiempos de cuarentena por coronavirus, los vivos de Instagram de famosos se multiplicaron. Muchos de ellos conversan con amigos y compañeros de ruta, y surgen charlas ricas, en donde afloran las confesiones, ayudadas por la intimidad de las circunstancias. Es lo que sucedió con la entrevista que Andrés Ciro Martínez le hizo a Juanse esta semana: en poco menos de dos horas, el cantante de los Ratones Paranoicos se reveló como un gran narrador y un eximio imitador.

Entre desopilantes historias que involucraban a colegas como Pappo o Joe Cocker, se destacó una que Juanse contó sobre Charly García, en la que lo revela no sólo como un comprador desmesurado, sino también como un talentoso electricista e inventor, casi un Thomas Alva Edison argentino.

En horas en que García es noticia por su estado de salud, este risueño recuerdo de otros tiempos de su vida sirve para distender la espera de su alta: cabe recordar que está internado desde el sábado en el Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento, luego de presentar un cuadro febril y dolores musculares. Está descartado el coronavirus.

Charly García y Juanse juntos sobre un escenario, en Punta del Este, en 2019.

Juanse se remontó a los tiempos en que Charly y él eran socios en los excesos. “Hacía tres semanas que estábamos juntos: estuvimos tres semanas sin dormir. Los últimos cuatro dias de esas tres semanas estábamos él y yo mirándonos de frente en el living de su casa, sin hablarnos. En un momento yo hice un gran esfuerzo y me moví, me paré y le dije ‘me voy a casa, me baño, me cambio y vuelvo‘”.

Y entonces el Mick Jagger criollo se tapa la nariz para conseguir el tono nasal de Charly y lo saca a la perfección. “Dale, pero no tardes”, le respondió su amigo García. Así, haciendo una pequeña pausa en ese mes de locura, Juanse se fue del mítico departamento de Coronel Díaz y Santa Fe, en Palermo.

Mirá también

“Parecía una estatua del Museo de Bellas Artes que quería tomarse un taxi: entré parado al taxi. Llegué a casa, en Belgrano, me tomé un lexotanil, me bañé como pude y me recuperé. Me tomé medio bourbon, me cambié, me sequé el pelo y me volví. No habrán pasado más de dos horas, como mucho tres”, continuó recordando Juanse.

Charly, Juanse y sus respectivas parejas, en una salida nocturna en 2011.

“Cuando vuelvo voy por el Bajo, subo por Coronel Díaz y cuando pasamos Melo, desde ahí veo que estaba todo el tránsito cortado y no era por el semáforo. Había gente cruzando la calle con mameluco gris, cruzaban como si fueran hormigas. Dije: ¿qué pasó? Se tiró por el balcón”.

Al llegar al edificio, les preguntó a esos hombres de mameluco qué ocurría. “’Estamos yendo a lo de Charly’, me dice uno que iba con una caja con un televisor de esos que nos vas a volver a ver nunca más en tu vida”. Al subir, Juanse se encontró con un panorama completamente distinto al que había dejado un rato atrás: “Estaba toda la casa llena de cajas, cámaras, radios, televisores, auriculares”.

La explicación de Charly fue sencilla: había cruzado al local de Garbarino que tenía enfrente de la casa y había hecho una compra. “Fui y le dije ‘quiero toda la vidriera’. El tipo no me quería creer. Y fui y me la compré, man. ¿Qué? Me compré la vidriera, man”. Parece Charly el que está hablando: la imitación de Juanse es perfecta.

Ante un Ciro que en la otra mitad de la pantalla se desternilla de risa, el cantante retoma el relato: “Se compró toda la vidriera, las cámaras, todo. Lo más grave fue lo que hizo después: desarmó todo. Se transformó toda la casa, había una altura así de cosas. Agarró una cámara de esas de mano, JVC, y la desarmó toda, pieza por pieza. Después volvía a armar otros aparatos distintos. Armó un circuito cerrado de televisión propio, donde levantaba el teléfono y por el teléfono escuchaba lo que hablaban de él en el living. Charly es un genio de la electricidad”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *