Coronavirus: hubo otros 5 contagios en la villa José Luis Cabezas y los testeos siguen en La Matanza, San Isidro y Lomas

El virus mete miedo. En la villa José Luis Cabezas, donde se detecta el contagio múltiple de coronavirus, no hay retenes policiales en los accesos o controles estrictos. Pero los pobladores de este asentamiento que comparte límites con Ensenada y Berisso​ apenas asomaban de las construcciones precarias o desde los pasillos oscuros que se proyectan desde…

Coronavirus: hubo otros 5 contagios en la villa José Luis Cabezas y los testeos siguen en La Matanza, San Isidro y Lomas

El virus mete miedo. En la villa José Luis Cabezas, donde se detecta el contagio múltiple de coronavirus, no hay retenes policiales en los accesos o controles estrictos. Pero los pobladores de este asentamiento que comparte límites con Ensenada y Berissoapenas asomaban de las construcciones precarias o desde los pasillos oscuros que se proyectan desde las calles de tierra y mejoradas.

Las autoridades confirmaron este domingo cinco nuevos casos que se suman a los cinco constatados el viernes y se esperan los resultados de las pruebas PCR remitidos a hospitales de la región.

Después de un intenso operativo que bloqueó el barrio por más de ocho horas el viernes pasado, se retiraron los policías, agentes y enfermeros. Pero este domingo siguieron las tareas sanitarias en una sala de primeros auxilios donde casi todo el día se formó una cola de varios metros para acceder a la vacuna contra la gripe y otras dosis de inmunización para los niños.

En la José Luis Cabezas, que se despliega al costado de una vieja vía ferroviaria que transporta carbón de coque a la Refinería La Plata de YPF y otras empresas del polo petroquímico, se encendió un foco de contagio en una vivienda de la zona de 129 y 53. Un matrimonio de abuelos tuvo síntomas y los hisopados fueron positivos. Tres familiares directos también se infectaron. Dos están internados en un hospital municipal. Dos están aislados en ese centro, pero sin internación y otro está confinado en su domicilio.

El barrio se levanta al costado de una vieja vía ferroviaria que transporta carbón de coque. (Mauricio Nievas)

Además se constataron 30 casos sospechosos: 21 fueron a laboratorio y este domingo se confirmó que cinco de esos estudios también reaccionaron favorable a Covid-19. De los 10 contagiados, cinco son de Berisso y cinco de Ensenada.

La barriada se formó hacia principios de los ’90. Una producción gráfica del reportero asesinado en 1997 en Pinamar retrató las condiciones de vida en ese “triángulo” donde viven 1.200 personas. Después del homicidio del fotógrafo, la villa asumió como propio el nombre del periodista.

Se constataron 30 casos sospechosos de coronavirus en la villa José Luis Cabezas. (Mauricio Nievas)

Se realizó una campaña de vacunación contra la gripe, además de los controles de coronavirus. (Mauricio Nievas)

Finalizado el “barrido” casa por casa para verificar el estado de salud de los vecinos, el municipio de Ensenada corrió los operativos hacia la villa Catella, que tiene entrada por 126 y 35. Allí, la semana pasada hubo dos infectados. En la fría mañana de este domingo revisaron unas 200 viviendas y encuestaron a más de 600 personas. “No encontramos personas que presentaran indicios de la enfermedad”, informaron desde el municipio.

El eje de la pelea contra la peste que llegó al país en los primeros días de marzo está concentrado, en estas dos últimas semanas, en los barrios precarios desparramados por los distritos del Gran Buenos Aires. Son casi 1.450 complejos donde las condiciones de vida de 345 mil familias bonaerenses son de extrema vulnerabilidad.

Mirá también

Una explosión de enfermos en la Villa Azul, en el límite entre Quilmes y Avellaneda, hace 10 días encendió las alertas. Allí viven unas 5.000 personas y 211 terminaron enfermos con el virus. El gobierno decidió bloquear el asentamiento por 15 días. Sus habitantes no tienen posibilidades de salir del complejo. Son asistidos por el Estado con alimentos y bebidas.

Después, el dispositivo de control se corrió hacia la Itatí, separada de la villa Azul por el acceso Sudeste. Otro despliegue de cuadrillas sanitarias recorrió durante la semana las callejuelas y casas frágiles en una “búsqueda activa” de enfermos. Hallaron 11 más.

Según los datos reunidos por Clarín en fuentes de salud bonaerense y en los municipios, en 15 días se encuestaron más de 55 mil personas que habitan en esas regiones vulnerables. El programa Detectar –del ministerio de Nación- abarcó núcleos poblacionales de La Matanza, Lomas de Zamora, San Isidro, Quilmes, Avellaneda, Almirante Brown y San Martín.

Por iniciativa de los intendentes se desplegaron tareas preventivas y de búsqueda en La Plata, Lanús, Moreno y Vicente López.

Mirá también

El trabajo continuará este lunes, con otros asentamientos de La Matanza, San Isidro y Lomas. Hasta la primera semana de mayo, los casos confirmados en las barriadas populares representan el 4% del total en la provincia de Buenos Aires. Para el viernes 29 –último informe de salud bonaerense- el porcentaje se ubicaba en el 14%.

Esos indicadores miran con atención los expertos sanitarios. Y ahí está uno de los motivos de las precauciones –y preocupaciones- que manifiesta el ministro de Salud, Daniel Gollán, cuando advierte que “si se levanta la cuarentena podemos ver imágenes de cuerpos apilados como en Italia o Nueva York”. “No hay sistema sanitario que soporte un pico elevado”, es el argumento.

Hubo colas este domingo en el barrio José Luis Cabezas para las campañas de vacunación de gripe y control de coronavirus. (Mauricio Nievas)

Por ahora, sólo se mantienen 88 enfermos de Covid-19 en salas de terapia intensiva. El porcentaje de ocupación de plazas de esta categoría en todo el territorio es de 40% (incluyendo todas las patologías). Por ahora, hay margen y resiste.

La Plata. Corresponsalía.

DD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *